¿Cómo puede el saneamiento contribuir al turismo local?

183
0

Sobre el blog

BID Agua
División de agua y saneamiento del Banco Interemericano de Desarrollo (BID).
183
  • Una adecuada solución de saneamiento puede cambiar la vida de las personas.

Es bien sabido que el saneamiento incrementa la calidad de vida de las personas que pueden contar con acceso a los servicios básicos. Sin embargo, algunos proyectos demuestran que una adecuada solución de saneamiento puede cambiar todavía más la vida de las personas.

En Cusco, Perú, desde 1995, la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) ha desarrollado e implementado un Modelo de Saneamiento Básico Integral (SABA) en comunidades rurales y cuyo principal objetivo es dar acceso a una vivienda saludable a través del aumento de la cobertura de la calidad del agua y los servicios básicos de saneamiento para las zonas rurales menos favorecidas, basándose en la promoción, ejecución de infraestructura, capacitación y educación sanitaria. Todo esto se ha logrado mediante la conjunción de esfuerzos de los Municipios, el Gobierno Regional, las ONGs y la población a través de las Juntas de Agua (JASS).

El saneamiento incrementa la calidad de vida de las personas.

Un proyecto, sin duda interesante, que visitó el grupo de trabajo de saneamiento rural del BID*, fue el de la localidad de Siusa. El proyecto consistió en la construcción de baños, adaptación de cocinas, ordenamiento de las viviendas y creación de huertos. Durante la visita, llamó la atención, más allá de la infraestructura construida, conocer las actividades productivas que ha desencadenado este proyecto dentro de la comunidad. La localidad se ha transformado en un punto ecoturístico, que recibe a gente para que viva la experiencia de convivir con una comunidad indígena local y recibiendo pasantes a quienes se les explica la forma de manejo de la infraestructura de agua y saneamiento. Estas actividades generan hoy el principal ingreso de la localidad y según comentan sus pobladores, la gente ya no tiene que irse de la comunidad a buscar fuentes de trabajo, se enorgullece de vivir ahí, y ha recuperado su vestimenta indígena y su tradición.

Independientemente del éxito de este proyecto en la atención de las necesidades básicas de saneamiento de la población, resulta interesante identificar como la infraestructura de agua y saneamiento puede convertirse en un detonante de actividades productivas vinculantes que permitan generar los recursos suficientes para mantener no solo la infraestructura sino para generar los ingresos comunitarios necesarios para vivir. Resulta conveniente entonces explorar dentro de los proyectos de agua y saneamiento rurales, las posibilidades de vincularlos con otras actividades que motiven en la población, la apropiación, la operación adecuada y el mantenimiento de la infraestructura y con ello garanticen la sostenibilidad de los proyectos.

*El grupo de saneamiento rural está compuesto por: María Julia BOCCO, Xenia COTÓN, Maria Eugenia DE LA PEÑA, Jorge DUCCI, Nelson ESTRADA, Javier GARCIA LARUMBE, Javier GRAU, Denis GRAVEL, Carmiña MORENO, Edgar ORELLANA, Silvia ORTIZ, Jorge OYAMADA, Germán STURZENEGGER, Max VELASQUEZ.

Artículo escrito por Maria Eugenia de la Peña, Especialista en Agua y Saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo. Esta entrada ha sido publicada originalmente en el blog del BID Volvamos a la fuente y replicado aquí con su expresa autorización.

Comentarios