Aqualia
Connecting Waterpeople
ICEX España Exportación e Inversiones
Idrica
BACCARA
Grupo Mejoras
Ingeteam
Prefabricados Delta
s::can Iberia Sistemas de Medición
Minsait
AGENDA 21500
TecnoConverting
TEDAGUA
DATAKORUM
Sacyr Agua
Fundación CONAMA
DAM-Aguas
FENACORE
NOVAGRIC
BELGICAST by TALIS
VisualNAcert
ISMedioambiente
Lama Sistemas de Filtrado
ACCIONA
Saint Gobain PAM
Almar Water Solutions
Consorcio de Aguas de Asturias
AZUD
Molecor
Kurita - Fracta
SCRATS
NTT DATA
STF
Control Techniques
Cibernos
biv Innova
UPM Water
TFS Grupo Amper
Ulbios
CALAF GRUP
IIAMA
Innovyze, an Autodesk company
Regaber
UNOPS
Vector Motor Control
Red Control
EPG Salinas
Elmasa Tecnología del Agua
Catalan Water Partnership
Fundación We Are Water
Saleplas
Redexia network
Agencia Vasca del Agua
Confederación Hidrográfica del Segura
Bentley Systems
Isle Utilities
Kamstrup
Hidroconta
Cajamar Innova
Elliot Cloud
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Asociación de Ciencias Ambientales
Aganova
Terranova
Filtralite
AMPHOS 21
Blue Gold
Barmatec
J. Huesa Water Technology
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Schneider Electric
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Insituform
Xylem Water Solutions España
AECID
Danfoss
GS Inima Environment
Smagua
Global Omnium
Rädlinger primus line GmbH
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Aqualia
CAF
ITC Dosing Pumps
Aigües Segarra Garrigues
Fundación Biodiversidad
ADECAGUA
Fundación Botín
EMALSA
ESAMUR
LACROIX
Hach
Likitech
ABB
FLOVAC
Baseform
HANNA instruments
Gestagua
IAPsolutions

Usos del agua: Incongruencias en la agricultura

Sobre el blog

Alma Migens
Profesional del agua, saneamiento e higiene en cooperación al desarrollo y respuestas humanitarias. Licenciada en Ciencias Ambientales y Máster en Hidrología.
ABB
  • El acceso al agua es el factor determinante de la productividad de la agricultura en toda España

El agua es un elemento esencial para la vida, necesario en diferentes procesos de producción y una parte esencial de los ecosistemas para mantener su funcionamiento y capacidad de provisión de servicios en la economía a largo plazo. Por ello, la gestión del agua debe ser uno de los ejes centrales de cualquier estrategia de desarrollo, de cara a mantener el equilibrio territorial, y un factor a tener en cuenta para garantizar el bienestar.

La gestión del agua debe ser uno de los ejes centrales de cualquier estrategia de desarrollo

Así, también lo establece la Directiva Marco del Agua, qué introdujo, entre otros, dos enfoques fundamentales en la política de aguas de la Unión Europea: uno medioambiental, en el que se propone alcanzar el buen estado de las masas de agua y prevenir el deterioro adicional de las mismas, y otro de gestión, donde se promueve el uso sostenible del agua.

La caracterización económica de los usos del agua ha sido siempre uno de los ejes principales de estudio, ya que el agua de calidad es un recurso escaso y crecientemente amenazado, lo que exige medidas urgentes que aseguren su “buen estado” para el 2015.

El acceso al agua es el factor determinante de la productividad de la agricultura en toda España

El uso del agua es ineficiente, insostenible e incompatible con los objetivos de sostenibilidad ambiental. Dentro de todos los usos del agua, destaca el destinado a la agricultura, donde España y, en particular, el arco mediterráneo, cuentan con unas condiciones especialmente favorables para el desarrollo de la agricultura competitiva. Sin embargo, estas ventajas se ven limitadas por la oferta natural de agua (régimen mediterráneo de precipitaciones y concurrentes estiajes) haciendo que el acceso a cantidades suficientes de agua en el momento adecuado sea complicado. Por ello, el acceso al agua es el factor determinante de la productividad de la agricultura en toda España, dónde los beneficios económicos por hectárea de regadío multiplican a los del secano por 4,4. En España, una hectárea promedio de secano deja un Margen Bruto de 428€ mientras que una de regadío permite obtener 1.867€ en promedio.

Las diferencias económicas tan elevadas entre los diferentes tipos de cultivo provocan que en algunos territorios, la infraestructura de riego se convierta en la condición necesaria para la expansión de la actividad sin reducir los márgenes de beneficios. En otros casos, el regadío es un elemento consustancial de una estructura agraria consolidada como ocurre, por ejemplo, con las comarcas del levante, con una elevada especialización en cítricos y hortalizas.

Así, el uso del agua en la agricultura crece más rápido en las zonas de más baja rentabilidad, tendiendo a concentrarse los cultivos en zonas de mayor escasez hídrica, ya que de no existir facilidades de riego, los márgenes de rendimiento se situarían entre los 300 €/ha y los 800 €/ha, muy por debajo de los valores superiores a los 1.800 € que consiguen las mismas hectáreas, productivas de la región, en regadío. Dicho de otro modo, en las zonas menos productivas los márgenes de beneficio son mucho mayores utilizando regadío que en las zonas más productivas, donde ese margen disminuye y, en comparación, no es tan rentable.

Ante esta situación, es importante mejorar la productividad y la eficiencia en el uso del agua para poder garantizar la sostenibilidad del sistema, manteniendo precios y costes asumibles, recuperando las fuentes de agua y mejorando la resiliencia frente a situaciones de sequía y a la mayor incertidumbre asociada al cambio climático. Además, es importante ser conscientes de que existe un límite natural al uso eficiente de los recursos hídricos, que no debe ser superado.

Este artículo se publicó originalmente en el blog de GaiaEMA.