Aqualia
Connecting Waterpeople

Principios de gestión del agua de riego en la producción ornamental

  • Principios gestión agua riego producción ornamental

Sobre el blog

Aunque la mayoría del agua utilizada para regar las plantas se pierde en la atmósfera a través de la transpiración, la pequeña porción utilizada en la fotosíntesis es vital para el crecimiento.

Por lo tanto, la aplicación de la cantidad adecuada de agua de buena calidad a los cultivos de invernadero, en el momento óptimo, es un factor importante en la producción de flores de calidad.

Los cultivos de invernadero utilizan grandes cantidades de agua de forma continua, pero la tasa de uso depende de las especies de plantas, el tamaño, la temperatura y las condiciones atmosféricas.

El enorme requerimiento de agua de las plantas se demuestra por el hecho de que se necesitan entre 300 y 500 libras de agua para producir una libra de materia orgánica seca. Aunque el agua cumple muchas funciones en la planta, más del 99% del agua absorbida se pierde en la atmósfera.

Principio 1. Factores de cultivo

Los requisitos de agua de las plantas cultivadas en contenedores varían de acuerdo a la edad, la suculencia del crecimiento y las especies de plantas.

Las plantas jóvenes, con poco crecimiento en la parte superior, requieren menos agua porque pierden menos por transpiración que las plantas más grandes.

Publicidad

Asimismo, las plantas con crecimiento suculento generalmente se marchitan antes, porque la mayor parte del tejido está compuesto de agua. Y las plantas con hojas grandes y delgadas absorben y transpiran agua más rápidamente que aquellas con hojas pequeñas y gruesas.

Por otro lado, las plantas deben agruparse en el invernadero o vivero de acuerdo con su especie, tamaño y tipo de contenedor, tasa de crecimiento y requisitos de humedad.

Principio 2. Factores de agua

La calidad del agua de riego es muy importante en la producción de cultivos de invernadero debido a los productos químicos indeseables que se encuentran en algunas aguas.

Cuando se planifica un nuevo pozo o una operación de cultivo, se debe verificar la calidad de las fuentes de agua. Para que la calidad del agua sea aceptable, los niveles de sales solubles deben estar por debajo de 600 ppm y, en general, no se debe usar agua por encima de 1200 ppm.

Los químicos específicos que se encuentran en el agua y que pueden causar daño a las plantas incluyen cloro, flúor y boro. Los productos químicos que dejan residuos foliares indeseables incluyen hierro, calcio y magnesio.

Los estanques y piscinas de drenaje generalmente no son fuentes deseables de agua de riego, debido a la posibilidad de que los organismos patógenos y las semillas de malezas se distribuyan sobre las plantas.

Principio 3. Factores del medio de crecimiento

La capacidad de retención de agua, la capacidad de un suelo o medio de contener el agua contra la fuerza de la gravedad, es importante porque determina la frecuencia del riego e influye en la fertilidad.

Del agua total contenida en una mezcla para macetas, solo una parte está disponible para la planta. El agua disponible es la porción entre la capacidad máxima del punto medio y el punto de marchitez permanente.

La medida más significativa del agua presente en un medio es el porcentaje en volumen de humedad (agua) retenida después de que se haya drenado toda el agua gravitacional. El contenido máximo de agua del sustrato, en porcentaje de peso seco, puede obtenerse pesando el medio total, con el agua gravitacional eliminada y luego secando al horno a 105°C.

A continuación, se vuelve a pesar el medio y se divide la diferencia por el peso seco. El porcentaje de agua que se mantiene a quince atmósferas se puede determinar en un aparato de membrana de presión. La diferencia entre el contenido máximo de agua y el porcentaje a quince atmósferas se considera agua disponible. Estas cifras se pueden convertir a una base de volumen multiplicando su porcentaje de peso seco por la densidad aparente.

Los medios de contenedor utilizados para la mayoría de los cultivos de invernadero deben tener al menos un 10-15% de capacidad de retención de agua disponible por volumen, y un espacio de aire máximo de 40-50% por volumen.

El drenaje y aireación adecuados de las mezclas de contenedores es tan importante como la capacidad de retención de agua. La aireación de los medios influye directamente en el crecimiento de las plantas por su efecto sobre el oxígeno del suelo, que controla en gran medida la absorción de nutrientes y agua.

El factor principal que afecta el drenaje y la aireación es el tipo de mezcla para macetas, pero la superficie debajo de los contenedores, así como los orificios de drenaje y otros factores cerca de estos orificios de drenaje también son importantes.

Aproximadamente el 10% debe ser fácilmente drenado para proporcionar una adecuada aireación y capacidad de retención de agua. Un método simple para verificar el drenaje es agregar agua a la parte superior de un recipiente hasta una profundidad de 1/2 pulgada.

Si esta agua entra en la mezcla para macetas en 1 minuto, el porcentaje de espacio poroso es adecuado. Cuanto más tiempo (más de 1 minuto) se requiera para que el agua entre en el medio, menos satisfactoria será la mezcla para macetas.

Las mezclas que requieren 3 minutos o más para escurrirse son completamente insatisfactorias para su uso en recipientes y no deben considerarse. La superficie debajo de un contenedor también influye en el drenaje. Este giro afecta la profundidad del medio que permanece saturado en el fondo del recipiente.

La colocación de contenedores en bancos elevados proporciona el mejor drenaje. Sin embargo, Muchos productores colocan los contenedores directamente en el suelo o en una superficie dura.

Esto puede resultar en un drenaje deficiente ya que el agua queda atrapada alrededor de la base del contenedor. Esta situación puede minimizarse proporcionando un drenaje superficial adecuado de estas áreas de cultivo.

Principio 4. Requerimientos de agua

La experiencia y el buen juicio son esenciales para determinar cuánto y cuándo regar bajo un conjunto particular de condiciones.

Generalmente, las plantas deben regarse antes de marchitarse y no se debe permitir que el medio se seque excesivamente entre riegos.

La cantidad de agua requerida por las plantas cultivadas en contenedores y la frecuencia de riego dependen de la capacidad de retención de agua del medio para macetas, la cantidad de agua ya presente en el medio, el tamaño de la planta y el contenedor, la especie de planta, la temperatura, la humedad y el viento.

Controlar el riego es importante porque muy poca agua retardará el crecimiento de las plantas y reducirá la calidad, mientras que demasiada lixiviará los fertilizantes y reducirá la aireación.

En el mismo orden de ideas, las plantas de flores cultivadas en contenedores, a plena luz del sol, requieren un riego diario. Sin embargo, durante el tiempo nublado y/o fresco, suele ser adecuado regar con menos frecuencia.

Los sustratos de cultivo con menor capacidad de retención de agua requerirán un riego más frecuente. Cuando se suministra de 35% a 50% de sombra (ya sea de polipropileno o malla), la frecuencia de riego se puede reducir significativamente.

La cantidad de agua a aplicar en cualquier riego depende de la cantidad de humedad requerida dentro del contenedor, la cantidad desviada por el dosel de la planta que se pierde entre contenedores cuando se usan aspersores aéreos y la porción que se evapora durante la aplicación.

Generalmente, las plantas pequeñas que no cubren el contenedor reciben la mayor parte del agua aplicada con aspersores, mientras que hasta un 50% puede ser desviado por el dosel de las plantas grandes.

Normalmente, la cantidad de agua aplicada en cada riego debe hacer que el contenido de agua del sustrato vuelva a subir al 70-80% de la capacidad del recipiente.

Principio 5. Sistemas de riego

Los componentes clave de cualquier sistema de riego son el pozo, la bomba y las líneas principales y laterales del tamaño adecuado. Con frecuencia, estos componentes tienen un tamaño insuficiente para el área que se va a regar y se producen graves ineficiencias.

Dado que es necesaria la ingeniería adecuada de un sistema de riego, es importante determinar cuidadosamente el área a regar teniendo en cuenta el aumento de la capacidad.

La aspersión es uno de los métodos más utilizados para regar cultivos de invernadero. Otros métodos de riego incluyen el riego por goteo y el de subirrigación.

A continuación, se incluye información general sobre cada uno de estos sistemas, con mención de algunas de las principales ventajas y desventajas asociadas con cada método.

Riego por aspersión

Este método de aplicación tiene costos iniciales y de mantenimiento relativamente bajos. Sin embargo, un gran inconveniente es la distribución desigual del agua.

Esto se convierte en un problema mucho más grave cuando el sistema también se utiliza para la aplicación de fertilizantes, herbicidas y pesticidas.

Otro aspecto negativo del riego por aspersión es que promueve el desarrollo y la propagación de enfermedades foliares. La eficiencia de los rociadores aéreos está influenciada por el tipo de cabezal de rociado, el espaciado y la velocidad del viento. Los rociadores fijos son mejores para áreas más pequeñas donde están protegidos del viento y son más satisfactorios para contenedores más pequeños.

Los cabezales de impacto giratorios suministran agua con una fuerza considerable. Esto es deseable para obtener una cobertura amplia, pero la parte superior de la planta puede desviar parte del agua y hacer que caiga fuera del recipiente en lugar de entrar en el sustrato.

Los rociadores giratorios son los mejores para contenedores de mayor tamaño y brindan una cobertura satisfactoria en condiciones de viento tranquilo. Este tipo de rociador funciona mejor en lugares protegidos.

Riego por goteo

Los avances recientes en el diseño de pequeños tubos de plástico de bajo costo proporcionan un método excelente para regar contenedores individuales.

Este sistema es costoso de instalar, pero proporcionará riego a contenedores individuales sin mojar el follaje. Hay varios tipos de riego disponibles que suministran varios volúmenes de agua.

La mayoría de los sistemas de goteo operan a presiones que varían de 40 a 60 psi. Pueden obstruirse debido a los altos niveles de calcio y magnesio en la mayoría de las aguas de riego, así como por el crecimiento de algas y / o bacterias dentro de los tubos.

Cuando se utilizan tubos de diámetro pequeño, es deseable el tratamiento del agua (es decir, el filtrado). Estos sistemas también se pueden utilizar para inyectar fertilizantes y aplicar insecticidas y fungicidas sistémicos.

Subirrigación

Este método se usa con frecuencia para cultivos de campo donde existen bandejas rígidas cerca de la superficie del suelo, pero solo unos pocos viveros usan el riego por debajo del agua como contenedores.

Aunque este método de riego proporciona las cantidades deseadas de agua, la construcción de camas / bancos para contener el agua puede ser costosa.

Otra desventaja de la subirrigación es la lámina continua de agua que puede proporcionar un vehículo para los organismos de pudrición de la raíz. El riego capilar continuo también puede provocar la acumulación de sal en el medio.

Te puede interesar