Aqualia
Connecting Waterpeople

La economía circular del agua está en auge

  • economía circular agua está auge

Sobre el blog

Robert Brears
Robert es el autor de Urban Water Security (Wiley), The Green Economy y Water-Energy-Food Nexus (Palgrave Macmillan) y Blue and Green Cities: el papel de la infraestructura azul-verde en la gestión de los recursos hídricos urbanos.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
Minsait
Global Omnium

Los conceptos de la economía circular se están implantando en varios sitios. Conceptos que promueven la reducción del consumo de agua, su reutilización, y la recuperación de recursos en las aguas residuales.

La economía lineal

El modelo económico actual se puede describir como lineal: un modelo en el que los actores económicos (personas u organizaciones) extraen los recursos naturales para fabricar un producto, que luego se vende a otros actores económicos, y finalmente se desecha cuando ya no sirve.

En la economía lineal, que sigue este modelo que implica “obtener-producir-tirar”, el sector del agua suele utilizar la estrategia “obtener-usar-verter”. Es decir, el agua se obtiene de ríos, lagos, embalses, océanos y acuíferos, y a partir del agua de lluvia. Después, es utilizada por municipios, industrias, agricultores, el medioambiente, etc., como parte del ciclo del agua, que incluye usos consuntivos y no consuntivos. El agua utilizada y no consumida se devuelve a la cuenca hidrográfica directamente o pasando por una depuradora. Dependiendo de la ubicación dentro de la cuenca, puede utilizarse de nuevo aguas abajo o salir de la cuenca.

La economía circular del agua

Aunque el modelo económico lineal actual ha generado un crecimiento sin precedentes, también ha llevado a restricciones en la disponibilidad de recursos naturales, generación de residuos y degradación ambiental. En respuesta al cambio climático, la escasez de recursos y la degradación ambiental, gobiernos de todo el mundo están implantando diferentes políticas para fomentar la transición hacia una “economía circular” que reduzca el consumo de materias primas, mediante la reutilización y la recuperación de recursos en los residuos.

Gobiernos de todo el mundo están implantando diferentes políticas para fomentar la transición hacia una “economía circular”

En el contexto de la gestión de recursos hídricos, los operadores comienzan a promover una economía circular que reduce el consumo de agua, recicla agua y aguas residuales, recupera recursos -tanto energía térmica como minerales- del agua y las aguas residuales, y no solo reduce las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que también mejora la resiliencia al cambio climático.

Reducir el consumo del agua con contadores inteligentes en Singapur

Para satisfacer la demanda de agua en el futuro con las tecnologías actuales, la agencia gubernamental para la gestión del agua (Public Utilties Board o PUB) de Singapur cuadriplicaría su huella energética de 1.000 GW/año actualmente a 4.000 GW/año. Para reducir dicha demanda, el PUB está ensayando una red de aguas inteligente que recoge datos detallados sobre el consumo doméstico para construir perfiles de consumo de los usuarios e identificar patrones y tendencias. Este piloto forma parte de un programa más amplio que incluye la instalación de 300.000 contadores inteligentes en edificios residenciales, comerciales e industriales, nuevos y existentes, en 2023.

Reutilización de agua en Nueva York

El Departamento de Protección Ambiental de la Ciudad de Nueva York ha lanzado un programa piloto de ayudas económicas para la reutilización de agua in situ, que proporciona a los dueños de inmuebles comerciales, de viviendas o uso mixto incentivos para instalar sistemas de reutilización de agua. Puede tratarse de sistemas para un solo edificio o bien a nivel de distrito. Estos últimos incluirían dos o más parcelas de terreno, como un desarrollo urbanístico, en donde el proyecto reduce la demanda sobre el sistema de abastecimiento.

Recuperación de biogás en Estocolmo

Estocolmo, con dos depuradoras, Henriksdal y Bromma, produce un millón de toneladas de lodos al año. La digestión de los lodos genera biogás, lo que proporciona una fuente permanente de combustible para vehículos. Actualmente, se producen y venden unos diecisiete millones de metros cúbicos de gas bruto a Scandinavian Biogas, que lo transforma en combustible para vehículos. El que no se transforma se utiliza para calefacción y generación de electricidad.

En conclusión, existen varias tecnologías innovadoras para cerrar el círculo y crear una economía circular.