Los ríos que vertebran nuestra naturaleza: Caso del río Jarama

400
5

Sobre el blog

Rubén Olalla Salmón
Grado en Ciencias Ambientales por la Universidad de Alcalá. Máster en Hidrología y Gestión de Recursos Hídricos. Máster en Sistemas Integrados de Gestión. Apasionado de todo lo que gira en torno al mundo AGUA.
  • Río Jarama en Mejorada del Campo.

La gestión del recurso agua es asunto prioritario, actual y universal. A veces por su escasez o extraordinaria cantidad y otras por su escasa calidad. En el caso de la Comunidad de Madrid, los recursos hídricos son notables si bien la calidad de ellos en muchos casos no es la deseada, motivada sobremanera por la presencia de núcleos urbanos importantes, industrias significativas o extensiones agrícolas que por su dependencia productiva revierten en un deterioro de la calidad del agua que toman.

En este sentido, el sureste de la Comunidad de Madrid registra una concentración importante de numerosos usos, actividades productivas y aprovechamientos en torno al recurso agua. Y en ellos, han permitido que “en los últimos 50 años, el río Jarama ha experimentado grandes cambios debidos a las actuaciones humanas en la llanura de inundación” (Vizcaíno, P., 2003)1 que ponen en peligro la salud de ecosistemas tan ricos, diversos y valiosos en nuestra naturaleza, como los ríos.

En los últimos 50 años, el río Jarama ha experimentado grandes cambios debidos a las actuaciones humanas en la llanura de inundación

El caso del río Jarama es un caso singular. Recoge las aguas del río Manzanares (río que atraviesa Madrid, con todo lo que conlleva), atraviesa los más importantes núcleos urbanos del sureste madrileño y constituye el río Jarama, el principal afluente por su margen derecha del río Tajo, curso fluvial más largo de la Península Ibérica y de España. Por tanto, el estudio y diagnóstico de las características físico-químicas de este río, van a determinar en gran medida la salud en la que se encuentra este curso importante dentro de la hidrografía regional y nacional.

Para su estudio, se ha diseñado una red de puntos de control de muestreo, escogidos de manera estratégica y en los que se han tomado medidas de todos los parámetros físico-químicos. Se han tomado muestras en cuatro puntos del tramo bajo del río Jarama, antes de su confluencia con el río Tajo, también se han tomado en consideración el estudio de las aguas de varias lagunas de gravera y humedales importantes en la zona, con el fin de analizar la posible relación de conectividad hidráulica entre aguas superficiales y subterráneas. De igual manera, se han analizado los niveles piezométricos de diversos pozos del área de estudio y se han analizado los parámetros físico-químicos de las aguas de los mismos, para completar el estudio.

Con el fin de realizar una caracterización hidroquímica integral, se han analizado las muestras en el laboratorio de Aguas de IMDEA-Agua con el fin de realizar una comparativa entre datos obtenidos “in situ” y en laboratorio, con los datos ofrecidos por la Confederación Hidrográfica del Tajo en las estaciones más próximas y presentes en el área de estudio, obteniendo unos resultados de estudio muy significativos para el estudio.

Para complementar la caracterización hidroquímica, se ha apoyado el estudio en la realización de varios vídeos “in situ”, con el objeto de acercar la problemática de la zona, la importancia del análisis y como herramienta para la concienciación en torno a la gestión y conservación de los recursos hídricos de un territorio.

Bibliografía y recursos

1 Vizcaíno, P., Magdaleno, F., Seves, A., Merino, S., González del Tánago, M., García de Jalón, D. (2003). Los cambios geomorfológicos del río Jarama como base para su restauración. Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes. Ramiro de Maeztu s/n. Universidad Politécnica de Madrid.  

Comentarios

La redacción recomienda