Aqualia
Connecting Waterpeople

El agua durante la pandemia

  • agua durante pandemia

Después de meses duros a causa de la pandemia provocada por la propagación del coronavirus (SARS-CoV-2) en el mundo, por fin podremos ver luz al final del túnel, ya que en esta semana se han anunciado avances importantes en varias vacunas para la COVID-19, para frenar de forma permanente la propagación de este, y volver a la normalidad. Hasta ahora, la única forma para luchar contra la enfermedad era lavar las manos con agua y jabón y distanciamiento social.

Lamentablemente, tres de cada diez personas en el mundo no tiene acceso a agua potable, y no solo por escasez de este, sino por falta de infraestructuras necesarias para almacenar, tratar y distribuir el agua en las mejores condiciones hasta los hogares. Nada es tan importante como la necesidad de agua segura y de condiciones básicas de saneamiento. Estos servicios van más allá de satisfacer la sed y permitir la preparación de alimentos, su importancia radica en la protección de la higiene pública.

Por lo tanto, agua y saneamiento deben figurar entre las prioridades de las autoridades ya que son la clave para afrontar situaciones parecidas a las que está atravesando el mundo actualmente. La evolución inquietante de la situación epidemiológica requiere elevar el nivel de vigilancia y de prudencia, y contribuir positivamente en la lucha contra esta pandemia. Ante esta emergencia sanitaria, el agua ha jugado un papel muy importante, donde el análisis de las aguas residuales a la entrada de la depuradora puede utilizarse como un indicador epidemiológico para la detección de la circulación del virus en la población, utilizando este como un sistema de alerta sobre la propagación de la enfermedad, para poder establecer las medidas necesarias para controlar la situación epidemiológica, y así reducir su impacto sobre la población.

El agua y el saneamiento son dos términos muy vinculados a la salud pública, lo que significa que en cuanto se pueda garantizar el acceso al agua salubre y a instalaciones sanitarias adecuadas, se podrá evitar todo tipo de enfermedades siendo el agua gran portador de microorganismos y sustancias químicas que podrían perjudicar a la salud de la población. La gestión adecuada de este recurso permitirá la preservación del buen estado de las masas de agua disponibles, y la satisfacción de las demandas crecientes, basándose en el desarrollo tecnológico y la innovación.

Uno de los problemas graves que nos esta provocando la pandemia con respecto al agua es el abandono de las mascarillas, según la OMS está aconsejado el uso de las mascarillas para protegernos del virus pero el abandono de estas en el entorno natural, nos llenó los ríos y océanos de este material difícil de degradar. Así que deberíamos usar las mascarillas con responsabilidad para evitar dañar nuestras aguas y el medio ambiente en general. No olvidemos que el agua y el jabón siguen siendo nuestros aliados en estos momentos difíciles.

Te puede interesar