Aguas residuales en la producción del aceite de oliva (4): La reutilización de las aguas de almazara

382
0

Sobre el blog

TecDepur
Empresa de ingeniería especializada en el desarrollo de soluciones para el tratamiento del agua.
382
  • Paisaje de olivares en la provincia de Jaén.

Reutilizar las aguas residuales es una opción muy útil para paliar situaciones de déficit hídrico, sobre todo en áreas de escasa pluviometría, y de hecho es una práctica recomendada e impulsada desde administraciones públicas e instancias internacionales. Hoy en día, estas aguas tienen aplicaciones de lo más diverso: riego para cultivos, jardines o campos de golf, refrigeración de calderas, recarga de acuíferos, etc.

Hay 13 tipos diferentes de calidades del agua reutilizada, en función de las cuales podrán destinarse a distintas aplicaciones

No obstante, estos recursos hídricos deben someterse lógicamente a unos controles de uso y de calidad para evitar problemas de salud pública. Por ello, el Gobierno español aprobó hace pocos años el Real Decreto 1620/2007, que establece el régimen jurídico de la reutilización de aguas depuradas, de acuerdo con el artículo 109.1 del texto refundido de la Ley de Aguas. Este Decreto, en resumen, establece qué requisitos deben cumplirse para usar este tipo de aguas, e introduce el término de aguas regeneradas, así como los parámetros mínimos de calidad exigibles en función del uso que se les vaya a dar, además de los procedimientos para la obtención de concesiones.

El Real Decreto establece hasta 13 tipos diferentes de calidades del agua reutilizada, en función de las cuales podrán destinarse a distintas aplicaciones, dentro de 5 ámbitos generales: uso urbano, agrario, industrial, recreativo y ambiental.

Reutilización de aguas de almazara

En el caso concreto de las aguas procedentes de las almazaras, su destino principal es el riego de suelos agrícolas, en concreto de olivares y, en menor medida, huertos privados. No obstante sigue siendo a día de hoy una práctica habitual depositar las aguas residuales en balsas de evaporación, con los problemas que ello supone, como ya comentamos en el primer artículo de esta serie.

En la provincia de Jaén, principal productora mundial de este cultivo, lo habitual es la creación de comunidades de regantes, que autogestionan los recursos hídricos, superficiales y subterráneos, para su aprovechamiento agrícola, y gestionando los pagos de forma equitativa. Estas comunidades están reconocidas como corporaciones de derecho público, adscritas al organismo de cuenca, con personalidad jurídica propia y consideración de Administración Pública.

En el caso concreto de las aguas procedentes de las almazaras, su destino principal es el riego de suelos agrícolas

En Jaén es común que cada agricultor pague por los derechos de uso del agua en función de la cantidad de olivos que posea. Es decir, que si tiene 1.000 olivos, considerando un precio aproximado de unos 5 euros por olivo, tendría que pagar 5.000 euros por el derecho de riego. Por otro lado, este derecho se refiere a la tierra, no al propietario de la misma, lo que quiere decir que si ésta se vende, junto con la propiedad se traspasa el derecho de riego que le corresponde.

Nuevo Plan Nacional

El mencionado Real Decreto 1620/2007 supuso un importante hito normativo en el ámbito de la reutilización de las aguas, y fomentó su desarrollo en España. Además, los Estados Miembros de la UE están comprometidos a garantizar el buen estado de las aguas antes del 2015, como establece la Directiva Marco del Agua, que protege los ecosistemas acuáticos y promueve un uso sostenible del agua. Muestra de todo ello es la preparación del Gobierno de la aprobación definitiva del Plan Nacional de Reutilización de las Aguas (PNRA), con el principal cometido de reducir los vertidos directos al mar de aguas residuales, así como fijar un modelo de financiación adecuado que fomente la reutilización sostenible de estos recursos hídricos. 

Comentarios