Connecting Waterpeople

Agua regenerada para preservar una reserva estratégica para millones de habitantes

925
(7)
  • Agua regenerada preservar reserva estratégica millones habitantes

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).

La sequía registrada en Cataluña durante los años 2007 y 2008 provocó un descenso lento pero constante de las reservas de los embalses de las cuencas internas catalanas. A finales del mes de marzo de 2008 se alcanzaron los valores más bajos, con los embalses del sistema Ter Llobregat cerca del 20% de su capacidad. A pesar de que las lluvias llegaron a tiempo para evitar la aplicación de restricciones en el ámbito urbano, durante muchos meses el abastecimiento para más de dos millones de habitantes estuvo garantizado gracias una reserva de agua subterránea, el acuífero del delta del Llobregat.


Embalse de Sau el 21 de febrero de 2008, al 30% de su capacidad. Fuente: ACA

Durante la sequía de 2007 y 2008, con los embalses alrededor del 20% de su capacidad, el acuífero garantizó el agua de boca para más de 2 millones de habitantes

Intrusión salina

Este acuífero tiene una extensión de 115 kilómetros cuadrados y se extraen cerca de 31 hm3 de agua anualmente, la mayoría de los cuales se destinan para usos industriales.

Durante muchos años, esta masa de agua subterránea ha tenido varias amenazas, a raíz de la sobreexplotación (en la década de los 70 se llegaron a extraer más de 100 hm3) y de las obras de ampliación que se llevaron a cabo en el puerto de Barcelona, que favorecieron la entrada de agua de mar en esta reserva estratégica. A partir de la disponibilidad de otros recursos alternativos y a la ordenación de un plan de extracciones, se ha reducido su vulnerabilidad, pero aún sigue siendo una masa de agua con una presión alta en relación con su estado cuantitativo y cualitativo.


Los niveles de cloruros en el acuífero en caso de no activarse la barrera contra la intrusión salina. Fuente: ACA

La sobreexplotación del acuífero y las obras de ampliación del puerto de Barcelona, durante la década de los 70, fueron las principales vías para salinizar esta masa de agua subterránea

Proyecto pionero en Europa

En 2007, en pleno periodo de sequía, se llevó a cabo en el límite de este acuífero un proyecto pionero a nivel europeo: la construcción de una barrera a partir de agua regenerada para frenar la intrusión de agua de mar. El recurso procede del terciario de la depuradora del Llobregat, gestionada por el Área Metropolitana de Barcelona (AMB). Esta iniciativa, articulada a través de dos fases, contemplaba inicialmente la inyección de 2.500 m3/día a través de cuatro pozos se hacía con agua de red (50%) y agua regenerada. Por lo que respecta a la segunda, fase, operativa desde abril de 2010. consistió en la inyección de 15.000 m3/día a través de 14 pozos con agua regenerada.


Pozos para inyectar el agua regenerada y frenar la intrusión salina del acuífero. Fuente: ACA

Este proyecto, pionero en Europa, permitió aportar agua regenerada para preservar una reserva estratégica para el área metropolitana de Barcelona.

La barrera contra la intrusión salina con agua regenerada se articuló mediante dos fases: una activada en 2007 y la segunda en 2010, a pesar de que la crisis económica obligó a parar el proyecto hasta la mínima expresión

Las dificultades económicas

A finales de 2010 eclosionó la crisis económica en toda Europa, con grandes dificultades para las empresas y las administraciones públicas, que vieron cerrada la posibilidad de adquirir nuevos créditos. En este contexto, la Agencia Catalana del Agua (ACA) se encontraba inmersa en una delicada situación, con una deuda cercana a los 1.400 millones de euros y sin posibilidad de adquirir nuevas vías de financiación. Esto obligó al diseño y aplicación de un plan de equilibro económico y financiero, consistente en reducir el gasto, refinanciar la deuda, incrementar los ingresos procedentes del canon del agua y al compromiso de no hacer obras nuevas.

En esta situación, la reducción del gasto implicó la paralización de proyectos como el terciario de la depuradora del Llobregat, dejando sin funcionar de manera continuada la barrera contra la intrusión salina y sólo contemplando su activación en casos muy concretos y puntuales.

La reactivación

En 2018, la situación económica de la ACA ha cambiado de un modo radical, con una reducción de su deuda superior al 80%. Esto permite recuperar a la empresa pública su capacidad inversora y a llevar a cabo importantes mejoras en el ciclo integral del agua.

En 2018, un acuerdo entre la ACA y la AMB ha fijado el presupuesto (4,5 MEUR) para activar la planta y ha establecido tres escenarios de funcionamiento en función de las reservas hídricas

A partir de un convenio firmado entre la ACA y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) durante el pasado mes de enero, se fijaron los mecanismos para activar de nuevo la barrera contra la intrusión salina, no sólo en periodos de sequía sino de manera continuada. Este acuerdo se ha materializado esta semana, con la puesta en marcha del terciario para activar la barrera contra la intrusión salina, medida que fomaría parte del primer y segundo escenario de activación de la planta. A continuación se detalla el régimen de funcionamiento del terciario en función del estado de las reservas convencionales:

Además, el acuerdo entre las dos partes también establece un valor añadido: la posibilidad de aportar agua regenerada en el tramo final del río Llobregat, cuando los embalses del sistema estén por debajo del 25%, con la finalidad de disponer de más agua en el río y para que sea posteriormente potabilizada. Esta sería la tercera fase del protocolo de activación del terciario.


Infraestructura para aportar agua regenerada en el tramo final del río Llobregat.

Dicho acuerdo también establece una comisión de expertos con el objetivo de llevar a cabo varias pruebas de demostración y valorar la aplicación de esta medida de un modo más continuado, lejos de la necesidad y presión de las situaciones de sequía. Una muestra que la reutilización es y debe ser un eje primordial en la gestión del agua del presente y el futuro.

Comentarios