Aqualia
Connecting Waterpeople

El consumo de agua más allá de la que sale por el grifo

6
663
  • consumo agua más allá que sale grifo

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).
Bentley Systems
· 663
6

El otro día me llevé la sorpresa de ver en una web que Australia es el país que más agua consume del mundo, con unos registros anuales de 484 m3/persona/año, lo que equivaldría a un consumo de 1.000 litros al día por habitante. En segundo lugar y con un consumo bastante más bajo, pero aun así bastante elevado, encontramos a Armenia, con 281 m3/persona/año, lo que equivaldría a 780 litros por persona y día.

En la parte baja de la tabla de los países con un menor consumo de agua se sitúan Camboya, Mali o Mozambique, con registros que no superan los 3 m3/persona/año, lo que equivaldría a unos ocho litros por persona y día, una cifra muy alejada de los 100 litros per persona y día que recomienda la OMS.

Estos datos, consultados en ChartsBin, me han sorprendido un poco, sobre todo porqué nos aportan unos valores (sobre todo los de la parte alta) que considero muy elevados, y más si tenemos en cuenta que en España el valor medio de consumo diario de agua no supera los 140 litros por habitante y día.

Según el portal ChartsBin, Australia y Armenia son los países que más agua consumen (484 m3/persona/año y 281 m3/persona/año, respectivamente), mientras que Camboya, Mali y Mozambique son los que menos (alrededor de 3 m3/persona/año)

Para corroborar la veracidad de los datos de este portal, consulté los valores que otorgaba a España, fijando un consumo de 112 m3/persona/año, que equivaldría a unos 300 litros por habitante y día. Por lo tanto, los datos que aporta esta web son superiores a los reales, doblando incluso las cantidades.

El agua que consumimos y que no vemos

Los datos de ChartsBin, sin embargo, no son incorrectos, sino que contabilizan algo que hasta la fecha no era común en el análisis del consumo de agua: la huella hídrica. Tradicionalmente, nos hemos fijado únicamente en el agua que sale del grifo para contabilizar nuestros consumos del básico elemento. En este sentido, sólo contamos el agua que sale de nuestros embalses, la que se extrae de los acuíferos y la que se produce en las plantas desalinizadoras para calcular nuestro consumo. En este sentido, somos conscientes del agua que consumimos a partir del número de m3 que se contabiliza en nuestra factura.

Además del agua que utilizamos del grifo, también debemos contabilizar la que se destina para producir ropa o alimentos

No se ha tenido en cuenta, hasta la fecha, el agua que también consumimos a partir de nuestros hábitos alimentarios o de nuestras actividades y que comportan el uso de altas cantidades de agua que no observamos, pero que igualmente empleamos.

El agua que destinamos para nuestra alimentación

El periódico Heraldo de Aragón publicó hace unos meses un interesante reportaje sobre la huella hídrica. En esta pieza nos damos cuenta que para producir una manzana se necesitan 70 litros de agua y para disponer de un litro de leche se necesitan 1.000 litros de agua, por citar dos ejemplos. El uso de agua se dispara cuando descubrimos que un filete de ternera de 300 gramos requiere el uso de 4.500 litros de agua.

Sistemas hídricos de otros países

El diario británico The Guardian publicó una noticia sobre el consumo real de agua de los ciudadanos británicos y que sería, de media, de unos 4.645 litros al día. Esta cifra incluye la huella hídrica para producir alimentos y ropa. Se aporta, sin embargo, en esta noticia un dato que también es interesante y que desvela que sólo el 38% del total de agua utilizada en Gran Bretaña proviene de recursos propios. El resto, procede de sistemas hídricos de otros países. De este modo, y sin darnos cuenta, trazamos trasvases de agua invisibles, consumiendo agua de otras realidades.

Según The Guardian, el 38% del agua utilizada en Gran Bretaña procede de recursos propios. El resto viene de sistemas hídricos de otros países

En lo que respecta al consumo de agua neto de los británicos, es decir, el consumo del agua que sale por el grifo, este sería de unos 150 litros por persona y día. Teniendo en cuenta que el reportaje tiene 10 años, estas cifras aportan un consumo de agua bastante eficiente.

¿Y ahora qué?

Viendo estos indicadores, seguro que a muchos y muchas nos viene la necesidad urgente de cambiar radicalmente de hábitos. Contrario a los extremismos, considero que se debe adoptar un equilibrio en lo que respecta a nuestros hábitos, tanto de consumo como de vestuario. Un cambio radical tampoco es bueno ni sano, por lo que es recomendable ir poco a poco. Algo que sí podemos hacer de un modo tajante es evitar que tiremos comida que no consumimos, un problema que lamentablemente se produce y no tendría ni que existir.

Un primer paso es comprobar cuál es nuestra huella hídrica, a través de este aplicativo. A través de tus hábitos podrás conocer tu consumo real de agua y compararlo con otros países.

Comentarios