Connecting Waterpeople

El control de las deyecciones ganaderas por GPS, un paso para mejorar la calidad de las aguas

8
239
  • control deyecciones ganaderas GPS, paso mejorar calidad aguas

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).
Sofrel
Bentley Systems
· 239
8

Uno de los grandes problemas de las aguas subterráneas en España es la contaminación por nitratos. La filtración de estas substancias, procedentes principalmente de la actividad ganadera a través de los excrementos de los animales, afecta la calidad del agua de nuestros acuíferos, alterando su calidad e impidiendo su posible uso para el abastecimiento.

Según la síntesis de los planes hidrológicos de cuenca españoles correspondiente al periodo 2015-21, aportada por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, de un total de 408 masas de agua subterránea, 321 se encontrarían en mal estado. La principal causa de esta situación vendría causada por la contaminación difusa. El diario ABC publicó hace tres años una noticia con un titular muy ilustrativo al respecto: Uno de cada cuatro acuíferos está contaminado por los fertilizantes.


Síntesis de los planes hidrológicos de cuenca españoles (2015-21). Fuente: Secretaria Estado Medio Ambiente

Desde 1975, la Unión Europea regula la concentración de nitratos y desde 1980 entró en vigor la directiva relativa a las aguas destinadas al consumo humano, que no deben superar las concentraciones de nitratos en 50 mg/L. Como el problema de los nitratos se ha ido agravando con el tiempo, desde 1991 se aprobó una nueva directiva que planteaba la necesidad de adoptar medidas para reducir la contaminación por nitratos y que se revisa cada cuatro años.

Uno de cada cuatro acuíferos en España están contaminados por los fertilizantes

Un problema difícil de solucionar

Las agencias del agua y las confederaciones hidrográficas, cumpliendo con las directivas y con los planes de seguimiento y control, se encargan de analizar la evolución de la contaminación en las aguas subterráneas y determinar, cada seis años, si las masas de agua mejoran, se estabilizan o empeoran. Hay que tener en cuenta que se requieren años para determinar si la tendencia marca una mejora o un empeoramiento de la situación, pero en líneas generales, la tendencia es de estabilización y sin grandes signos de mejora. Se pueden dar casos de mejoras puntuales en determinadas zonas, pero la constante es una evolución estacionaria y sin demasiados cambios.

En los últimos años, la evolución de la contaminación por nitratos se ha mantenido, con puntuales mejoras pero insuficientes


Aguas subterráneas afectadas por nitratos en Cataluña (fuente: ACA) y la cuenca del Ebro (Fuente: CHE)

A pesar de controlar la evolución de las aguas subterráneas, es necesario que las administraciones implicadas, así como el sector ganadero, adopten las actuaciones necesarias, que pasan por unas buenas prácticas agrarias, evitar el vertido ilegal de aguas contaminadas con purines al medio hídrico y, por supuesto, aplicar un modelo ganadero sostenible y adecuado.

Con el control del transporte de deyecciones por GPS se tiene conocimiento del origen y el destino del producto, mejorando su control y tratamiento

Una medida para la esperanza

Esta semana el Departamento de Agricultura de la Generalitat de Catalunya ha implantado una solución que puede suponer un punto de inflexión en la gestión de las deyecciones ganaderas. Desde el 19 de marzo de este año hay la obligatoriedad que se registre por GPS el transporte de estas deyecciones a más de 10 kilómetros de la granja de origen. Este hecho comportará una mejora en la gestión de los fertilizantes, un control más eficiente y también el impulso para el uso de nuevas tecnologías.

De este modo, se sabrá, en todo momento, el origen y el destino de las deyecciones. Esta actuación deberá ser complementaria al control de las actuaciones que se lleven a cabo dentro de la explotación agraria, al tratamiento de las deyecciones, así como medidas para poder reutilizar el purín, y a la aplicación adecuada de fertilizantes sin que se produzca una alteración de la calidad de las aguas subterráneas.

Mejorar lo que se tiene

En varios de mis posts anteriores sobre las mejores soluciones para incrementar la disponibilidad del agua pongo mucho interés en mejorar el agua que tenemos. Si pusiéramos freno a las captaciones ilegales, hiciéramos mejoras en las redes de suministro que tienen una baja eficiencia y mejoráramos la calidad del agua que está contaminada, resolveríamos los déficits de agua que hay actualmente en nuestro país. Seguramente que si se actuara en estas materias no serían tan relevantes los trasvases y la construcción de nuevas plantas desalinizadoras. 

Por supuesto, como en anteriores artículos que he redactado, no se pretende criminalizar a nadie. Las soluciones se deben adoptar de manera consensuada y se deben dar facilidades a aquellos sectores que no pueden costear mejoras. El agua es un bien común que necesitamos todos, su escasez nos afecta a todos y, al final, toda problemática acaba afectando a la totalidad de la sociedad. Por lo tanto, en vez de criminalizar y apuntar con el dedo acusador a los responsables, hay que entender cada situación y buscar todas las soluciones posibles. 

Comentarios