Connecting Waterpeople

La desalinización móvil para sobreponerse a las falta de agua y a las catástrofes

624
8
(6)

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).
Sofrel
  • desalinización móvil sobreponerse falta agua y catástrofes

Cuando una región vive un largo periodo de sequía es cuando se empiezan a buscar soluciones para paliar sus posibles efectos en caso de alargarse la falta de lluvias. Como la llegada de precipitaciones es algo que no podemos controlar, la primera opción siempre se centra en fomentar el ahorro y el consumo responsable de agua, continuando por la búsqueda de recursos hídricos alternativos que puedan garantizar todas las demandas.

La construcción de grandes infraestructuras como las desalinizadoras requiere un largo periodo de tiempo y estas soluciones se erigen como medidas a largo plazo incluidas de manera definitiva en la planificación hidrológica. Sin embargo, existe lo que se conoce como desalinizadoras portátiles, que permiten construir pequeñas plantas para su uso en emergencias, que se pueden transportar hasta el lugar donde hay las necesidades. El Grupo Inclam dispone de estas infraestructuras, tal y como se puede ver en su página web

Las desalinizadoras móviles permiten garantizar el abastecimiento de manera relativamente rápida, sobre todo en regiones que han vivido una catástrofe

La isla de Chipre, que en 2007 sufrió una intensa sequía, se abastece en un 27% de agua procedente de la desalinización. En la ciudad costera de Limassol se disponía de una planta desalinizadora móvil terrestre, que se erigió como una solución provisional hasta que se construyó una planta definitiva en la zona. En 2013, en la región chilena de Coquimbo, se vivió un periodo de sequía que planteó la necesidad de buscar fuentes alternativas de agua. Se planteó la posibilidad de construir plantas desalinizadoras móviles, con capacidad para producir hasta 1.500 litros de agua diarios. Aunque es una solución a pequeña escala, su aportación puede contribuir a disponer de agua en periodos de escasez.

Desalinizadoras flotantes

Además de la posibilidad de construir pequeñas desalinizadoras portátiles, también hay la opción de habilitar plantas para desalar agua de mar en barcos antiguos. De este modo, en caso de vivirse catástrofes o amenazas terroristas, estos barcos podrían estar anclados a unos metros de la costa (entre uno y dos kilómetros) y aportar agua en caso de necesidad. También esta opción sería eficaz para zonas que están viviendo un largo periodo de sequía y que no disponen de alternativas para el abastecimiento. Estos barcos ya tendrían equipos de generación de energía propios y depósitos para almacenar productos químicos utilizados en el proceso.

La ciudad chipriota de Limassol dispuso de una planta desalinizadora móvil terrestre para garantizar el agua a su población

La desalinizadora portátil eficiente

En caso de producirse grandes catástrofes (terremotos, inundaciones) que afecten las infraestructuras hídricas y contaminen las fuentes de abastecimiento, la habilitación de desalinizadoras portátiles y abastecidas con energía solar es una solución para disponer de agua en caso de necesidad, tal y como plantea el MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) a través de la siguiente imagen.


Fuente: MIT

El desarrollo de plantas desalinizadoras móviles alimentadas por energía solar se erige como un reto para el futuro

A finales de 2016 se dio a conocer un proyecto llevado a cabo por la Universidad de Nanjing, en China, que permitiría la construcción de pequeñas plantas desalinizadoras que funcionarían con energía solar (eficiencia del 80% y sin generar contaminantes ni dióxido de carbono) y estaría construida con grafeno, considerado por algunos como un material milagroso y que tendrá una vital importancia en el futuro. 

Comentarios