Connecting Waterpeople

Desmontando mitos sobre el uso de agua para los campos de golf

1.717
(7)
  • Desmontando mitos uso agua campos golf

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).
Sofrel
1717

Temas

En los últimos quince años se ha multiplicado la existencia de campos de golf en España, sobre todo en las comunidades de Murcia, Andalucía y Comunidad Valenciana. Desde siempre se ha puesto en entredicho la sostenibilidad de estas instalaciones, debido a la abundante agua que requieren para su mantenimiento. De media, se estima que el consumo de agua para un campo de golf oscila entre los 200 y los 300.000 m3/año.

Sin embargo, este sector es consciente de las limitaciones de agua que hay en nuestro país (sobre todo en zonas secas como el este y el sur de la península) y han buscado soluciones para un consumo de agua más eficiente y para utilizar nuevos recursos como el agua regenerada.

Se da la paradoja que la construcción de campos de golf crece en zonas con escasez de recursos hídricos

Cerca de medio millar de campos

En España existen unos 430 campos de golf, según datos de la Real Federación Española de Golf. Las comunidades con más instalaciones de este tipo son Andalucía (100 campos), Cataluña (50), Castilla y León (37), Madrid (36) y Valencia (33). Antes que nada, debemos tener en cuenta que las necesidades de agua varían en función de la ubicación del campo. No es lo mismo lo que necesita un campo de golf en el norte de España (1.000 m3/hectárea) que en la costa mediterránea o el sur (hasta 13.500 m3/hectárea). A pesar de que parecen cifras muy altas, para los campos de golf que hay en la Comunidad de Madrid se destinan unos 10 millones de metros cúbicos al año, lo que supone el 1% del agua que se consume en toda la comunidad.

Tampoco tiene el mismo consumo un campo de golf construido hace unos 20-30 años que una instalación de nueva creación. En la actualidad se siguen criterios de diseño y elaboración más eficientes (tanto para el consumo de agua y electricidad), el uso de especies vegetales con menos necesidades de agua, entre otras medidas.

Precisamente, Commited to Green Foundation propone soluciones como el control periódico de la eficiencia del riego, el uso de recursos hídricos alternativos como la reutilización o la captación de agua de pozos, todo con el objetivo de no poner en riesgo el abastecimiento urbano, así como otras soluciones como la habilitación de sistemas de reaprovechamiento del agua de lluvia.

Reutilización en la Costa del Sol

En Andalucía existen alrededor de unos 100 campos de golf. La Costa del Sol (Málaga) es uno de los destinos preferidos para la práctica de este deporte debido a su buen clima y donde abundan un elevado número de instalaciones para practicar el golf. Sin embargo, se ubican estos campos en zonas con escasa pluviometría y con un déficit de recursos hídricos. En la decena de las poblaciones más importantes de la zona (Marbella, Estepona, Fuengirola y Benalmádena, entre otros municipios), hay unos 24 campos de golf, todos ellos regados con agua depurada procedente de ocho estaciones depuradoras (algunas con sistemas secundarios como las de Manilva o Fuengirola y terciarios como en la depuradora de Guadalmansa, en Estepona).


Riego de campos de golf en la Costa del Sol (Málaga). Fuente: Acosol.

5 hm3 de agua regenerada en Cataluña para usos lúdicos

Cataluña destina anualmente más de cinco hectómetros de agua regenerada para usos lúdicos, principalmente el riego de campos de golf. Una cifra que muestra una cierta estabilidad y que apenas creció respecto el volumen reutilizado en 2015. Por otro lado, los campos que no disponen de la posibilidad de regar con agua regenerada, lo hacen a través de pozos propios y sin recurrir al agua destinada para el abastecimiento doméstico.


Uso de agua regenerada en Cataluña. Fuente: ACA

Para el riego de los campos de golf que hay en la Comunidad de Madrid se destina el 1% del agua que se consume en toda la comunidad

Madrid, 10 campos regados con agua regenerada

De los 36 campos de golf que hay en la Comunidad de Madrid, 10 riegan con agua regenerada distribuida a través del Canal de Isabel II. Existen en esta comunidad una red de cerca de 500 kilómetros y 35 depósitos que hacen posible la distribución del uso de agua regenerada.

¿Cuál debe ser el futuro?

Este post pretende ser totalmente divulgativo, sin criticar una actividad económica y lúdica que genera inversiones y puestos de trabajo en varios territorios del país. Además, es un sector que, en los últimos años, con la colaboración de las administraciones públicas, ha potenciado el uso de agua no destinada a usos domésticos procedente de pozos propios o del agua ya depurada.

También en ciudades como Alicante, después de fomentar el uso de agua regenerada para campos de golf, también se está estudiando el uso y aprovechamiento de aguas pluviales, con un triple objetivo: reducir el riesgo de inundación, incrementar la disponibilidad de agua y reducir la contaminación de las primeras escorrentías que afectan la calidad del agua de baño de las playas.

Potenciar aún más la reutilización y aprovechar las aguas pluviales son las soluciones más viables para el futuro del golf

Sin embargo, se constata que el mayor incremento de estas instalaciones se produce en zonas del país con un importante déficit de agua crónico. Es necesario que el crecimiento económico de una región sea sostenible y se adapte a los recursos de los que se dispone o bien que el nuevo campo se haga cargo de conseguir el agua sin detraerla del medio y poner en riesgo las demandas habituales. Si bien es cierto que la adquisición de agua para riego de campos de golf puede suponer un coste que oscila entre el 10 y el 70% de los gastos totales de una de estas instalaciones, hay que buscar el equilibrio.

Se constata un uso del agua regenerada para el riego de campos de golf y una adaptación de este sector a la utilización de otras fuentes de agua, liberando así de manera progresiva caudales que se pueden destinar al abastecimiento doméstico. Sin duda una vía que se debe continuar.

Comentarios