Aqualia

La gestión del agua en los campos de refugiados

  • gestión agua campos refugiados
· 1310

Actualmente hay en el mundo un total de 420 asentamientos y campos de refugiados repartidos entre 126 países, según datos de UNHCR ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados. A pesar de la crisis vivida en los últimos años en la zona de Siria e Irak, los campos de refugiados de mayor envergadura están en África, siendo el de Dadaab, en Kenia, el que más refugiados acoge, con un total de 450.000 personas huidos del conflicto armado en Somalia. Esta población, según publicó el diario ABC, equivale a la misma población que tiene la Coruña.

Lo más preocupante, según datos de Naciones Unidas de 2015, es la existencia de unos 65 millones de personas que viven en campos de refugiados, una cifra superior al número de refugiados registrados después de la Segunda Guerra Mundial, hace más de 70 años. El diario El País publicó hace unos meses cuáles son los campos de refugiados de mayor envergadura que hay en el mundo.


Población desplazada en el mundo. 2016. Fuente: ACNUR

Uno de los principales ejes para garantizar unas mínimas condiciones sanitarias para la gente que huye de guerras y conflictos es la gestión del ciclo del agua, tanto para garantizar el abastecimiento de agua como para evitar la proliferación de enfermedades.

Actualmente hay 65 millones de personas que viven en campos de refugiados, una cifra superior a la registrada después de la Segunda Guerra Mundial

La ubicación, parte esencial

Debemos tener en cuenta que la situación del campo de refugiados debe ser lo más adecuada para garantizar el buen estado de las personas. Aunque las decisiones se deben tomar con rapidez ante la presión de hacer frente a una emergencia humanitaria, se acostumbra a escoger para el asentamiento zonas con leves inclinaciones para evitar la acumulación de agua y propiciar de este modo un drenaje natural.

La gestión del agua es un tema vital y que acostumbra a ser la primera toma de contacto entre la agencia de ayuda y la población afectada. Por este motivo, se intentan identificar las posibles fuentes de abastecimiento cercanas, con el objetivo de determinar el posible transporte de agua y cuál es la calidad del recurso para analizar los tratamientos para garantizar su salubridad (cloro, principalmente).

En función de la proximidad de la fuente de agua, el transporte se puede hacer por dos vías: a través de sistemas móviles (camiones cisterna, principalmente) o bien infraestructuras fijas.

La dotación de agua en situaciones de emergencia se fija en 5 litros/persona/día, cifra que aumenta cuando la situación está más estable, pasando a los 15-20

Cinco litros por persona y día en situación de emergencia

Las dotaciones de agua en la construcción de un campo de refugiados varían en función de las situaciones a las que se tiene que hacer frente. De un modo inicial, cuando se afronta una fase inicial de emergencia, se intenta garantizar una dotación de 5 litros/persona/día. En la siguiente fase, cuando la situación sea menos crítica, esta dotación pasa a incrementarse hasta los 15-20 litros/persona/día. Tengamos en cuenta que la cantidad de agua mínima recomendada por la OMS es de 100 litros/persona/día. En lo que respecta a las dotaciones de agua para usos hospitalarios, se pretende garantizar unos 200 litros/habitante/día.

Una letrina por familia para garantizar el saneamiento

En lo que respecta la depuración de las aguas residuales, se aconseja la construcción de letrinas en zonas alejadas de las fuentes de agua para consumo, aunque también se deben construir estas instalaciones lo más cercanas posibles a las zonas donde se encuentran los refugiados, para favorecer que se usen estos lavabos.


Diseño de las letrinas. Fuente: Organización Panamericana de la Salud. 

De media, se aconseja que haya una letrina por familia y, en caso de que esta cifra no sea posible, lo recomendable es una letrina para unas 20 personas. Además de estas cifras, el saneamiento debe tener en cuenta las costumbres y factores sociales de los refugiados, ya que algunas culturas no aceptan hacer sus necesidades con la posibilidad de que la gente les vea.

Se pretende garantizar el saneamiento de las aguas residuades con una letrina por familia o bien una letrina para 20 personas

El litro de luz

Uno de los grandes inconvenientes de los campos de refugiados es la garantía del suministro de energía para tener luz y para calentarse. Uno de los grandes problemas es provocar la deforestación de las zonas cercanas al campo. Por este motivo, desde Naciones Unidas se han fomentado iniciativas para evitar estas soluciones. Una de las más destacadas es la conocida como el Litro de Luz.


Fuente: ACNUR

Ésta consiste en la construcción de bombillas de 55 vatios a partir de botellas de agua de plástico. Se hace una lámpara led con un circuito eléctrico y sensor de luz con una batería que es un panel solar dentro de la botella de plástico. Con un coste de 9 euros para construir dos unidades, esta solución abre una vía a la gestión sostenible de los recursos, aunque la mejor -y al mismo tiempo utópica- solución es el fin de los conflictos armados en el mundo y acabar con el desplazamiento de miles de personas.

ACCIONA

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua (ACA). Doctorando en Periodismo y Comunicación. Máster en Dirección de Comunicación Institucional y Empresarial.