IFEMA
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Suscríbete al newsletter de la nueva referencia informativa global para los profesionales del sector del agua.

Las grandes conducciones de agua debajo de la montaña

324

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua (ACA). Doctorando en Periodismo y Comunicación. Máster en Dirección de Comunicación Institucional y Empresarial.
Sofrel
Bentley Systems
· 324
  • grandes conducciones agua debajo montaña

La sierra de Collserola es el pulmón verde de la ciudad de Barcelona. Con una altura ligeramente superior a los 500 metros sobre el nivel del mar, esta cordillera del prelitoral barcelonés dispone de extensos bosques y varios caminos por los que hacer excursiones, caminatas, así como otros atractivos como fuentes, restos arqueológicos e incluso un parque de atracciones con maravillosas vistas a la ciudad.

Sierra de Collserola. Fuente: Wikipedia

Todos estos activos son la parte visible de la montaña y los que, mayoritariamente, todo el mundo conoce. Sin embargo, en sus entrañas se esconden varias infraestructuras hidráulicas que garantizan el abastecimiento de agua para Barcelona y gran parte de su área metropolitana, con más de dos millones de habitantes.

La sierra de Collserola tiene una superficie de 11.000 hectáreas y nueve municipios del área de Barcelona tienen parte de su término municipal en esta zona natural

Un túnel de 12 km que une dos cuencas

Durante la sequía de 2007 y 2008 empezaron los trabajos para conectar las cuencas de los ríos Llobregat y Ter mediante un túnel de más de 12 kilómetros por debajo de la sierra de Collserola. Esta conducción de cerca de dos metros de diámetro, que tiene una capacidad máxima para transportar hasta 4.000 litros de agua por segundo, permite conectar las estaciones distribuidoras de agua de Fontsanta (oeste de Barcelona) y Trinitat (este de la ciudad). Hay que tener en cuenta que en la estación de la Fontsanta se distribuye el agua que llega del río Llobregat (y también de la desalinizadora del Prat), mientras que desde Trinitat se impulsa el recurso que procede del río Ter.

Un túnel de 12 kilómetros transcurre por las entrañas de la montaña, haciendo posible una distribución más eficiente y flexible de los recursos hídricos de los ríos Ter y Llobregat

Durante la ejecución de los trabajos, se barajó la posibilidad que en el túnel pudiera pasar también una línea de muy alta tensión (lo que se conoce como MAT), pero finalmente se desestimó esta opción.


Trazado de la conducción Fontsanta Trinitat. Fuente: ATLL

Dos ríos, dos aguas, dos sabores

Antes de la existencia del túnel que pasa por debajo de Collserola, la estación de Fontsanta distribuía el agua del río Llobregat al sector oeste de la ciudad, mientras que la distribuidora de Trinitat aportaba el agua del Ter (procedente de la potabilizadora de Cardedeu y conducida a través de un acueducto de varias decenas de kilómetros) al sector este de la capital catalana.

A pesar de que la red de suministro en baja está interconectada, era técnicamente imposible hacer llegar el agua del río Llobregat al este de la ciudad. Lo mismo pasaba con el recurso procedente del Ter para abastecer la parte oriental de Barcelona. De ahí que se considerara, en lo que respecta al sabor, que la parte este de la ciudad tuviera el agua con mejor gusto (el río Ter tiene unas mejoras condiciones) que la de la parte oeste, con un río Llobregat con una mayor salinidad del agua.

Antes de la construcción del túnel, la parte oeste de la ciudad recibía agua del Llobregat y la este del Ter. No era posible aportar agua del Llobregat hacia el otro extremo de la ciudad y viceversa.

Mayor flexibilidad en la gestión

La situación cambió en 2011, con la activación del túnel, que permitió desarrollar una gestión más flexible del agua disponible en los embalses del Ter y el Llobregat. Con la conducción del túnel de Trinitat Fontsanta, si los embalses del Llobregat disponen de un mayor volumen de reservas que los del Ter, se puede así incrementar la captación de agua y preservando más recurso en el Ter. De este modo se pueden equilibrar los reservorios, garantizando todas las demandas. Además, se incrementa también la garantía al poder impulsar agua de la desalinizadora del Llobregat hasta la parte este de Barcelona y otras ciudades más al norte, como Badalona.

La conexión entre las distribuidoras de Fontsanta (Llobregat) y Trinitat (Ter) permite gestionar mejor los recursos e intensificar el agua de los embalses que se encuentran en una mejor situación de reservas: si los embalses del Llobregat están más altos se puede utilizar más agua en detrimento del Ter.

La carretera de las Aguas: por algo se llamará así

Uno de los puntos de mayor interés para los y las habitantes de la ciudad en la sierra de Collserola es la Carretera de las Aguas, un itinerario que se eleva unos 450 metros por encima del nivel del mar y que permite la práctica de varios deportes (running, ciclismo, paseos, entre otros) con unas maravillosas vistas de Barcelona y su entorno. Es un camino llano, fácilmente transitable y que recorre horizontalmente gran parte de la montaña, que te permite conectar con otras rutas y caminos.


Carretera de las Aguas. Fuente: BarcelonaTurisme

El nombre que recibe esta ruta no es casual y refleja la existencia de una conducción de agua de principios del siglo XX que recogía el recurso de esta zona alta de la ciudad (fuentes y torrentes) y que la distribuía a varias zonas de la capital catalana. A pesar de que muchos piensan que estas conducciones no están en servicio, en realidad sí se distribuye agua por conducciones que se sitúan debajo de esta ruta.

A lo largo de los 9 kilómetros que recorren este camino transcurre una conducción con una capacidad de 6.000 m3/día (el equivalente a tres piscinas olímpicas) que aporta agua a unas 4.000 viviendas y comercios del barrio de Sarriá-Sant Gervasi.De este modo, se aporta una cantidad de agua que se complementa que con el resto de recurso que procede de otros puntos, como el citado anteriormente de la tubería entre Fontsanta y Trinitat.

Detrás del simple gesto de abrir el grifo se esconde un largo y complejo proceso para hacer llegar el agua hasta los hogares. Para muestra las conducciones que acabo de analizar en este post.

Comentarios