Connecting Waterpeople

"Hay intereses de negocio detrás de los trasvases". Hablamos con Plataforma en Defensa del Ebro

526
6
(4)
  • "Hay intereses negocio detrás trasvases". Hablamos Plataforma Defensa Ebro

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).

El río Ebro cruza casi toda la península ibérica a lo largo de 930 kilómetros. Considerado como el curso fluvial más caudaloso de España, pasa por un total de siete comunidades autónomas, con intereses muy variados y a menudo dispares sobre la gestión del agua, algo que conlleva muchas polémicas.

La Plataforma en Defensa del Ebre (PDE) es un movimiento social transversal surgido a partir de las diferentes propuestas sobre posibles trasvases de agua del río Ebro que se han formulado a lo largo de varias décadas. Hablamos con Manolo Tomás, portavoz y una de las caras más visibles de esta entidad, sobre cuál es la situación actual del tramo final del Ebro y analizar las posibles amenazas para este ecosistema.

“Creemos que hemos contribuido a nivel general a cuestionar determinadas formas de gestionar los ríos”

  • La PDE tiene casi 20 años de historia ¿Considera que les movilizaciones y acciones llevadas a cabo por la plataforma en todo este periodo han cambiado la percepción de la ciudadanía sobre cuál debe ser la política hidrológica del agua para el futuro?

Somos conscientes de que el tema de la gestión del agua es complejo y no hay verdades absolutas. Por esta razón siempre hemos priorizado los argumentos y alternativas sobre las problemáticas concretas porqué éstas existen.

Las movilizaciones llevadas a cabo por la PDE han sido actividades para reforzar y hacer visibles los argumentos ante diferentes instituciones que, de otra manera, estamos convencidos que hubieran ignorado.

En el ámbito del delta del Ebro ha habido un cambio notable en la percepción de la importancia del río y la defensa de los ecosistemas. También creemos que hemos contribuido a nivel general a cuestionar determinadas formas de gestionar los ríos.

  • En 20 años, el fantasma de un posible transvase del Ebro ha surgido varias veces. ¿En la actualidad sigue habiendo posibilidad de un trasvase?

Las propuestas de trasvase del Ebro vienen de lejos, en diferentes coyunturas políticas y económicas, pero coincidiendo mayoritariamente en épocas de sequía. Y ahora, con una sequía que azota gran parte de la península, estamos en lo mismo aunque con un modelo diferente. Es, por ejemplo, el modelo del Consorci d’Aigües de Tarragona (CAT), una compraventa de agua con determinadas condiciones en los derechos de uso. Estamos convencidos de que bajo el paraguas de un Pacto Nacional del Agua se esconde una nueva política de trasvases.

La actual presión que recibe el río pone en peligro a todo un ecosistema y la forma de vida de 60.000 personas que viven en el delta

  • ¿Cuáles son los riesgos para el río Ebro actuales y que se pueden agravar con un posible trasvase?

Actualmente el río soporta 980.000 hectáreas de regadíos, más de 120 embalses, 8 trasvases y tiene en la desembocadura un delta que se está deteriorando a gran velocidad. El Plan Hidrológico del Ebro ha aumentadao esta presión con 450.000 hectáreas de nuevos regadíos y 52 nuevos embalses que, en caso de que se lleguen a materializar, el delta del río no tiene futuro. De este modo se agravarían los problemas actuales como la regresión, la subsidencia y la penetración permanente de la cuña salina. Esto se traduce en todo un ecosistema singular en peligro y la forma de vida de 60.000 personas, que son las que habitan la plana deltaica.


Mapa de los trasvases en España (datos de 2008). Fuente: El País (datos Ministerio de Medio Ambiente)

  • ¿Por qué se sigue apostando desde varios territorios por un trasvase del Ebro cuando el río lleva cada vez un caudal más bajo y presenta un incremento de la salinidad en su tramo final?

Hay grandes intereses tras las propuestas de trasvase. Básicamente se pueden sintetizar en modelos de negocio basados en la construcción de infraestructuras (embalses, canales, conducciones) en la generación de energía eléctrica y en intereses económicos de determinados sectores financieros, a lo que hay que sumar los intereses políticos.

¿Cuantas elecciones ha habido con banderas pro trasvase? Como verás no hablo para nada de intereses agrícolas. Son una excusa.

  • Muchos pueden pensar que la PDE sólo defiende la parte del territorio por donde pasa el río ¿Dispone la plataforma de apoyo de otras comunidades por donde pasa el río?

La PDE no es una ONG, es un movimiento social transversal al cual se pertenece a nivel personal, sin dependencia de gobiernos y/o partidos. El ámbito territorial son las cuatro comarcas del tramo final del Ebro, pero nuestro campo de trabajo es peninsular y europeo, ya que estamos convencidos que la gestión del Ebro y del delta no son un problema local, sino que es general.

En este sentido tenemos alianzas sólidas con el mundo del conocimiento, las organizaciones medioambientales con los colectivos que están inmersos en la lucha por la preservación de los ecosistemas o simplemente que luchan contra cualquier infraestructura que cuestiona sus posibilidades de subsistencia. Territorialmente tenemos una relación especial con la gente del Pirineo, especialmente el Aragonés.

  • En Cataluña, ¿cuáles pueden ser las soluciones para incrementar la disponibilidad de agua para usos futuros?

Tenemos dos realidades, la de las cuencas internas y las de la cuenca del Ebro. Hay una pequeña porción de la cuenca del Júcar, pero es irrelevante.

La ACA, en lo que hace referencia a las cuencas internas, hace esfuerzos por intentar hacer compatible una gestión que recupere ecosistemas y caudales y al mismo tiempo garantice el suministro de agua a la gran conurbación de Barcelona. Somos de la opinión de que junto con las depuradoras que existen no es previsible la existencia de problemas graves de abastecimiento de la población.

Hay también un espacio claro de incremento de recursos, pero nos parece que no se hacen los esfuerzos suficientes para recuperar los acuíferos de la Cataluña central que están contaminados por los purines.

Nuestro ámbito son las cuatro comarcas del tramo final del Ebro, pero nuestro campo de trabajo es peninsular y europeo, ya que la gestión del Ebro y el delta son y deben ser de interés general

  • El Ródano también se ha erigido como solución a los problemas hídricos ¿Sería partidario de este trasvase si de este modo se olvidara el del Ebro?

No estamos de acuerdo con ningún tipo de trasvase y el del Ródano tampoco. Nos parece que hay que acabar con este modelo de gestión. En este sentido, aumentar la oferta no nos parece la solución más adecuada en un contexto de cambio climático. Seríamos más partidarios por gestionar la demanda.


Proyectos de trasvase del Ródano (por tierra o por mar). Fuente: El País.

  • Y para la zona de Valencia, Murcia y norte de Andalucía, ¿qué soluciones se pueden aplicar para resolver el déficit hídrico sin recorrer a trasvases?

En el Levante peninsular hay problemas graves que creemos que hay que afrontar. No obstante, tenemos serias dudas de que haya intención real de hacerlo por parte de las instituciones que gestionan estos territorios. Habría que revisar el modelo urbanístico que, pensamos, es insostenible, revisar las perdidas en las redes de abastecimiento, los miles de hectáreas agrícolas que parece que no son muy legales, y tampoco olvidemos que están las desalinizadoras infrautilizadas.

“No estamos de acuerdo con ningún tipo de trasvases y somos más partidarios por gestionar la demanda”

  • ¿Cree que estamos en un país donde el agua sólo interesa en situaciones de crisis y que se olvida en época de bonanza?

En la cuenca mediterránea las situaciones de sequía son periódicas y casi previsibles. Se suceden cada 7-8 años y siempre aparecen propuestas de trasvase en los momentos más críticos. Es un clásico que se haga bandera política de los trasvases ya que da réditos electorales.

  • ¿El agua está demasiado politizada? ¿Cuál sería la gobernanza más adecuada para este recurso?

Todos los planes hidrológicos que se han redactado en nuestro país han tenido un alto contenido político. Han obviado argumentos y propuestas del ámbito ambientalista y básicamente se han reducido a un reparto de los caudales.

Pensamos que los procesos de participación establecidos han sido un ejercicio de imagen para poder presentar ante los organismos europeos una imagen determinada e intentar evitar una fiscalización de los resultados.

Estamos por democratizar y dar más transparencia a las confederaciones hidrográficas que nos parecen centros de decisión condicionados por intereses grupales de grandes terratenientes, hidroeléctricas y lobbys de la construcción.

Nuestros retos futuros se centran en ampliar y extender el debate sobre la gestión del agua en toda la península y que la planificación hidrológica atienda a criterios ambientales que favorezcan tanto la actividad humana como la recuperación de masas de agua

  • ¿Cuáles son los retos futuros para la PDE?

El objetivo fundamental de la PDE es la defensa del delta, ya que de seguir con el actual plan hidrológico su futuro queda altamente comprometido. El reto más inmediato que tenemos es ampliar y extender el debate sobre la gestión del agua y los ríos en la península ibérica. La planificación actual nos conduce a un agotamiento de los ríos y acuíferos. Queremos ganar el debate de las ideas y propuestas para propiciar un giro en la gestión.

En este sentido, hay que revisar, a la baja, las hectáreas de nuevos regadíos, la construcción de más embalses y acabar con los trasvases. Y sobre todo que la planificación hidrológica atienda a criterios ambientales que favorezcan tanto la actividad humana como la recuperación de ríos, acuíferos y ecosistemas. En ello nos va a todos el futuro.

Comentarios