La inteligencia artificial en la gestión del agua

406
5
(4)

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).
406
  • inteligencia artificial gestión agua

Hace unos meses, el diario británico The Guardian publicaba una interesante noticia sobre el impacto de la inteligencia artificial en el mercado laboral británico. El titular ya invitaba poco al optimismo, alertando que millones de puestos de trabajo podrían estar en riesgo debido a los avances tecnológicos.

10 millones de trabajadores británicos podrían ser sustituidos por robots en los próximos 15 años

La gestión del agua, el de mayor riesgo

La noticia, que recogía un estudio elaborado por Price Waterhouse Coopers, también publicaba una tabla donde se evaluaba cuales eran los sectores con un mayor riesgo potencial de sufrir una progresiva sustitución de las personas por robots o procesos de automatización. La gestión del agua encabezaba este particular ranking, con un porcentaje superior al 60% con un riesgo potencial de la automatización de tareas. El siguiente sector con mayor riesgo de automatización es el transporte y el almacenaje, seguido por la manufacturación. Por contra, los sectores con menos riesgo son las tareas domésticas, la educación, la salud y el trabajo social. Estos datos han sido proporcionados por North Shore Workforce Investment Board (NSWIB), una entidad del norte de Inglaterra dedicada al análisis del mercado laboral.

Otro estudio elaborado por Deloitte y la Universidad de Oxford va en la misma línea, asegurando que en los próximos 20 años, un 35% de los trabajos actuales será automatizado.

Robots para evitar fugas de agua

El uso de robots podría evitar roturas en el 80-90% de las tuberías

En Estados Unidos se calcula que, anualmente, 240.000 fugas de agua en las redes de suministro, con tuberías que en algunos casos tienen más de 160 años de antigüedad. La empresa HiBot USA ha diseñado robots para trabajar en lugares extremos, como la inspección del estado de las conducciones de agua, teniendo en cuenta factores como el estado de la red y las dinámicas del suelo. El robot se adentra en la tubería y analiza su estado. Con esta nueva tecnología se prevé que se puedan anticipar roturas en un 80-90%.

Búsqueda del equilibrio

Personalmente estoy en contra de este avance imparable del poder de las máquinas. La raza humana peca en ocasiones de inconsciencia y generalmente desarrolla proyectos e iniciativas que parecen un gran avance y a la larga se demuestra que son contraproducentes e, incluso, nocivos, como por ejemplo la invención de bombas nucleares. La tecnología debe estar al servicio de las personas -y no a la inversa-, ser un complemento y contribuir a un desarrollo cada vez más eficiente de las tareas. Sustituir una persona por un robot puede generar la pérdida de puestos de trabajo y contribuir al empobrecimiento de la raza humana. Hay casos que son preocupantes como la creación de robots para fines sexuales, por citar un ejemplo. Otro tema que me preocupa es que la inteligencia artificial pueda llegar un día a llevar la iniciativa y ser más poderosa que las personas. Películas como Tron o Terminator muestran esta evolución que esperemos que se quede en la ficción.

La inteligencia artificial debe ser un complemento, no un substituto  

Sin embargo, quiero ser optimista y citaré dos ejemplos, además del que acabo de narrar, que considero que deben ser el camino a seguir. La Universidad Politécnica de Madrid publicó en Iagua hace unos meses la creación de peces robot para monitorizar la calidad del agua en piscifactorías, con el fin de detectar de un modo rápido las posibles alteraciones de la calidad. Otro ejemplo es el uso de robots para tareas que las personas no pueden llevar a cabo, como trabajos en los reactores nucleares de Fukushima. A pesar de la excelente iniciativa, parece que las inteligencias tampoco están a salvo de los altos niveles de radioactividad porqué una vez dentro del reactor han dejado de enviar señales.

ATLL Concesionaria de la Generalitat S.A., organiza este jueves una jornada técnica sobre la aplicación de las nuevas tecnologías en la gestión del agua, y donde habrá ponencias sobre la inteligencia artificial para mejorar la eficiencia del nexo agua-energía, a cargo del Grupo Inclam, o realidad virtual y aumentada en la operación de plantas a cargo de Acciona. 

Hay que avanzar, pero siempre teniendo en cuenta todos los condicionantes. Que la inconsciencia y las ganas de crecer no nos jueguen una mala pasada.

Comentarios