Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Suscríbete al newsletter de Smart Water Magazine, la nueva referencia informativa global para el sector del agua.

Karachay, el lago más contaminado y nocivo del mundo

2.465
  • Karachay, lago más contaminado y nocivo mundo

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua (ACA). Doctorando en Periodismo y Comunicación. Máster en Dirección de Comunicación Institucional y Empresarial.
Minsait
· 2465

Temas

En las preferencias de la gente viajera seguro que no está en su mente visitar esta masa de agua ubicada en la actual Rusia, cerca de la cordillera de los Urales. Leyendo muchas referencias del lago Karachay en Internet sorprende una máxima que se repite en la mayoría de las páginas web: "aquel que pase una hora seguida en la orilla de este lago acabará muriendo".

Depósito de residuos nucleares

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, empezó una pugna entre las dos mayores potencias mundiales del momento, Estados Unidos y la Unión Soviética, para evidenciar quien tenía mayor capacidad bélica. La URSS, para demostrar al mundo entero su potencial energético y su capacidad para desarrollar la bomba atómica, empezó a construir centrales nucleares por toda su geografía.

Los niveles de radioactividad en la orilla del lago Karachay superan en 200.000 veces los valores considerados normales

Entre 1945 y 1948, se llevó a cabo la construcción de la planta nuclear de Mayak, situada unos 150 kilómetros al sur de Ekaterimburgo –una localidad con cerca de 1,5 millones de habitantes-, con cinco reactores y con plena capacidad para desarrollar armamento nuclear.

En 1957 se produjo el primero de los accidentes nucleares más graves de la historia de la Unión Soviética, antes del mundialmente conocido de Chernobyl. La planta de Mayak sufrió un accidente en el sistema de refrigeración que provocó la liberación de varias toneladas de desechos nucleares. El incidente, según varias fuentes, afectó un área de unos 14.400 km2, con más de 270.000 ciudadanos/as. Pasados unos 60 años del accidente, aún en 2017 se registraron elevados niveles de radiación en la zona.


Mapa de la zona, con la central nuclear de Mayak, los lagos de Karachay y Kyzyltash y el río Techa. Fuente; Wikipedia/NASA/Jan Rieke

Un lago como depósito nuclear

Al lado de la central nuclear de Mayak se encuentra el lago Karachay, muy cerca de la ciudad de Ozyorsk. En 1951 se empezó a utilizar esta masa de agua como depósito de residuos radioactivos. El problema empezó a ser notorio a partir de la década de los 60, cuando los niveles de agua del lago empezaron a bajar de un modo considerable, debido a varios periodos de sequía. Quedó entonces al descubierto mucho polvo radioactivo que mediante la acción del viento dispersó la muerte y la enfermedad en varios kilómetros a la redonda. Según el WorldWatch Institute, el lago Karachay es el lugar más contaminado del mundo, aunque actualmente dispone de muy poca agua.

La contaminación nuclear ha afectado a los lagos Karachay y Kyzyltash, así como el río Techa

Medidas paliativas insuficientes

Si tenemos en cuenta que las autoridades soviéticas han ocultado sistemáticamente los accidentes nucleares y sus consecuencias, nos podemos imaginar que las primeras tareas para paliar los efectos de la contaminación del lago se han llevado a cabo con bastante tardanza. Entre 1978 y 1986 se han aportado unos 10.000 bloques para evitar la dispersión de los sedimentos. Estos trabajos terminaron en 2016 pero algunas fuentes aún estiman la presencia de radionúclidos en las aguas subterráneas de la zona y gran parte del terreno cercando siendo inhabitable. Un reportaje de National Geographic muestra algunos edificios abandonados a causa de los elevados niveles de contaminación.

Hay que tener en cuenta que durante la década de los 90, estando una hora en la orilla del lago, te podía exponer a una dosis radioactiva de 600 roentgen, tal y como informó el Daily Mail. Esta cifra es 200.000 veces superior a los niveles considerados normales de radiación.

Los casos de cáncer en esta zona han aumentado más de un 21% y las malformaciones de nacimiento en un 25%

Otros lagos afectados

En la misma zona nos encontramos con el lago Kyzyltash, de mayores dimensiones que el de Karachay, y situado al lado de la central de Mayak. Su agua se utilizó para refrigerar los reactores, algo que provocó una rápida contaminación del agua. Hay una tesis que analiza las consecuencias de la contaminación nuclear en el lago Kyzyltash a lo largo de muchos años, evidenciando la alteración del desarrollo de algunas especies de fitoplancton, acelerando su crecimiento, que era la forma de vida predominante en este lago.

Contaminación no confinada

Los lagos no son masas de aguas cerradas y herméticas y pueden estar comunicadas con acuíferos y con ríos. En la zona de estos lagos con contaminación nuclear transcurre el río Techa, con una longitud de 240 kilómetros y que precisamente nace en las inmediaciones de la ciudad de Ozyorsk. Sus aguas desembocan al río Iset y este acaba llegando hasta el río Tobol, con 1.600 kilómetros y considerado uno de los ríos más grandes de Siberia.

Hay que tener en cuenta que en 1949, ya con la central nuclear en funcionamiento y vertiendo agua contaminada en el Kyzyltash, el río, que comunica con este lago, era la principal y única fuente de abastecimiento de agua en la zona. Por si esto fuera poco, en 1951 se registraron importantes inundaciones en la zona, provocando la contaminación radioactiva del suelo cercano al río. A pesar de que hay tesis que aseguran que las concentraciones disminuyen con la distancia, no hay evidencia de la afectación de la radioactividad en todo el ecosistema.

El National Cancer Institute ha hecho un seguimiento de unas 30.000 personas que han vivido cerca del río Techa durante 50 años para cuantificar casos de cáncer relacionados con la contaminación del agua. Precisamente se estima que un 65% de la población de la zona sufrió afectaciones en su salud debido a la radioactividad. Precisamente en la región se detectó un incremento del 21% de los casos de cáncer, un 25% de aumento en los defectos de nacimiento, 41% de más casos de leucemia, así como el incremento de la esterilidad.

La redacción recomienda