Presentación iAgua Magazine 15

Lo que el turismo no ve. La contaminación de los ríos de Bali

2
218

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Periodista y responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Licenciado en Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación Empresarial e Institucional (UAB) y Máster en Periodismo Ambiental (IIFA).
  • Lo que turismo no ve. contaminación ríos Bali

Hace más de veinte años estuve en la paradisiaca isla de Bali, en Indonesia. Después de un largo peregrinaje de más de 32 horas entre aviones y aeropuertos, llegué a esta bella isla del océano Índico, con playas de ensueño. Mi decepción, sin embargo, llegó el día que a mi padre se lo ocurrió la idea de visitar la capital de la isla, Denpasar.

La ciudad, en esa época, era caótica y ruidosa, ofreciendo un claro contraste con el resto de la isla, que era verde, tranquila y mística. Lo más decepcionante fue ver a los ríos que transcurren por la capital, Tukad Badung y Tukad Ayung, que presentaban un estado bastante dejado. Pasadas estas dos décadas, no he tenido la suerte de volver a la isla, por lo que me dedicado a investigar si la situación ha cambiado, pero, desgraciadamente, estos dos ríos siguen estando muy contaminados.

Mientras te bañas en las paradisíacas playas de Bali, los ríos de la isla tienen elevados niveles de contaminación

En Indonesia se aplican cuatro calificaciones para determinar el buen estado del agua: la clase I se aplica al recurso que es apto para el consumo humano; la clase II es el agua cruda que se puede potabilizar para usos domésticos; la clase II es aquella agua que se puede usar para usos recreativos y para usos agrícolas. Por último, está la clase IV, que es agua para usos urbanos, riego de jardines, industria y generación de energía. El agua de los ríos de Bali excedería los límites de la clase III debido, en gran parte, a las lavanderías comerciales que se extienden a lo largo de las riberas de los ríos.

La agresión vuelve hacia nosotros

Este mal estado ecológico de los principales ríos de Bali afecta al buen estado de las playas, como por ejemplo las de Kuta o de Sanur, con una gran afluencia de turistas. Llegan a este punto, además de restos de residuos urbanos, elevadas concentraciones de metales pesados como el zinc o el cobre. Precisamente en 2011, y debido a la contaminación de las aguas de baño, se prohibió durante el mes de marzo cualquier actividad en el agua debido a la contaminación bacteriana, tal y como informa el blog Pollution in Bali from Space.

Desarrollo turístico insostenible

El creciente número de turistas y la mala gestión de las aguas residuales son el principal problema que deben afrontar las autoridades

En 2016, el número de turistas que llegaron a Bali sobrepasó el límite máximo aconsejable. El objetivo de la isla es poder asumir un total de 4,4 millones de turistas, pero esta cifra se superó ligeramente con la llegada de 4,48 millones de visitantes. Este aumento pone de relevancia la necesidad de adoptar medidas para un turismo sostenible, que permita, por un lado, fomentar el turismo con el respeto por el medioambiente y evitar la sobreexplotación de recursos naturales. A pesar de que la mayoría de visitantes se quedan sólo con lo que hay en los resorts, en caso de no aplicar medidas, la contaminación podría llegar a otras zonas. Por lo tanto, las autoridades deben aplicar medidas efectivas para el saneamiento (algunas apuntadas en una noticia del The Bali Times), y al mismo tiempo que el turismo sea sostenible. Que la avaricia no rompa el saco.

Comentarios