Los países con más riesgo de sequía pagan el agua más barata

701
5
(3)
  • países más riesgo sequía pagan agua más barata

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).

En los últimos meses hemos visto como los países del sur de Europa están sufriendo los efectos de una prolongada y larga sequía. Primero fue Italia, que temió que su capital, Roma, se quedara sin agua al registrarse varios meses sin agua y el agotamiento de su fuente de abastecimiento principal. Después hemos visto el caso de Portugal, con una alarmante falta de lluvias (la sequía más grave en los últimos 100 años) que ha provocado desastrosos incendios y una falta de agua que incluso ha comportado la aplicación de restricciones en los cementerios, según informa hoy El País.

Portugal está viviendo la peor sequía en los últimos 100 años y España no registraba desde hace 22 años unos volúmenes tan bajos en los embalses

España es por todos y todas conocido el problema de falta de agua y que, según algunas fuentes, con los peores registros de los últimos 20 años. Las perspectivas no son muy alentadoras y más cuando la ministra de Agricultura asegura que, en caso de no registrarse lluvias, sólo queda agua hasta finales de año. Todas las cuencas están por debajo de la media de los últimos diez años y, hasta el momento, los frentes no parecen tener mucho interés en visitarnos.

Hoy, el diario económico Expansión publica una amplia noticia sobre el precio del agua en varios países europeos. Sorprende que el precio más bajo se registra precisamente en los países con mayor riesgo de sequía. Italia es donde se paga el agua más barata, con un precio unitario del agua (con impuestos y gastos incluidos) de 31,05 euros. España es el segundo país que paga el agua más barata (70,96 euros) y Portugal la tercera de la clasificación por la cola (75,61 euros). Por contra, los países que pagan más cara el agua son los del norte de Europa y donde históricamente hay un menor riesgo de falta de agua. Encabeza el ranking Dinamarca (191,71 euros), seguido de Países Bajos (132, 92 euros). Los datos los publica hoy Expansión y para estas cifras el medio cita como fuente a Funcas, a partir de la International Water Association y Eurostat.

Viajamos a Dinamarca

Impresionado por estas cifras, me he decidido investigar cómo se gestiona el agua en este país del norte de Europa. La principal fuente de abastecimiento son las aguas subterráneas y en los últimos 30 años se ha reducido en un 40% el consumo, teniendo en cuenta que la población global del país ha crecido en un 75% en este mismo periodo. Hace un par de semanas escribí un post sobre las pérdidas de agua en las redes de suministro españolas, a raíz de datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, con volúmenes que podrían llenar varios embalses. En Dinamarca, la eficiencia en la red de suministro es muy elevada, con pérdidas que no superan el 7%. Los datos provienen de State of Green, una colaboración público-privada creada por el gobierno danés. Se intuye que los ciudadanos pagan para tener garantía en el suministro y una red de distribución avanzada y moderna.

La eficiencia en la red de suministro de Dinamarca es muy alta, con pérdidas que no superan el 7%

País de desalinizadoras

Sorprenden, en cambio, los bajos costes medios del agua en España cuando hay un gran número de desalinizadoras a lo largo de todo el territorio, precisamente una tecnología que tiene como principal handicap el elevado coste energético y que actualmente está cifrado alrededor de los 2,9 kwh/m3. Una inadecuada repercusión de los costes puede provocar el constante endeudamiento de las administraciones públicas y, a la larga, una mala gestión del servicio.

La Directiva marco del agua europea establece como uno de sus principios la recuperación de costes del servicio de agua y la adecuada repercusión de sus costes. Si tanto empresas suministradoras como ecologistas coinciden en revisar el precio del agua, será que el tema debe ser abordado, pero no en el actual contexto de sequía, cuando las sensibilidades están a flor de piel. El debate, una vez la falta de agua se haya superado, se debe hacer de un modo acordado y con la participación de todos los implicados. Si la información fluye y se explican bien las problemáticas, será más posible llegar a un acuerdo que nos beneficiará a todos y, por descontado, a nuestras masas de agua.

Comentarios