Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Subscribe to the newsletter with the latest and most relevant news of the global water sector.

¿El plástico nos ganará la batalla?

7
187
  • ¿ plástico nos ganará batalla?

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua (ACA). Doctorando en Periodismo y Comunicación. Máster en Dirección de Comunicación Institucional y Empresarial.
Minsait
· 187
7

Temas

Hasta el 20 de abril, la Agencia Catalana del Agua (ACA) expone en el Jardín del Palau Robert de Barcelona la exposición ¡Menos plásticos, más vida!, una muestra que pretende concienciar a la ciudadanía sobre la dependencia excesiva que tenemos del plástico. En la actualidad, el 80% de los objetos que utilizamos en nuestro día a día están hechos de este material, al que recorremos por su durabilidad y por su gran variedad de usos.

El plástico se ha erigido como un producto que tiene varias aplicaciones y con una alta durabilidad, lo que provoca que mucha gente lo utilice por encima de otros materiales

Desde finales del siglo XIX el plástico se ha erigido como un material que ha cambiado la vida de las personas, facilitando el almacenamiento de líquidos, comida y muchos otros productos. Al ser un material de un coste bajo y que tiene un período de deterioro muy lento, hace que en muchos casos lo escojamos como alternativa a otros materiales.

De virtud a defecto

Precisamente esta virtud convierte actualmente al plástico en un problema, ya que está monopolizando nuestras vidas de un modo exagerado. Tengamos en cuenta que el 70% de los residuos que generamos en nuestros hogares están hechos de plástico. Por lo tanto, a no ser que hagamos una gestión casi perfecta de este producto no evitaremos que contamine muchas partes de nuestro planeta. Si tiramos los plásticos en el contenedor inadecuado, lo que es peor, lo echamos al suelo sin miramientos, es muy posible que la agresión -medioambientalmente hablando- se nos gire en contra, parafraseando la campaña con este lema que lanzó la MTV a principios de este siglo. 

Una depuradora trata las aguas residuales pero no se encarga de tratar y reciclar los objetos que le llegan, A pesar de ser una obviedad, hay gente que piensa que en las plantas de tratamiento de aguas residuales también se tratan los residuos sólidos, algo que no es cierto

Las depuradoras no comen plástico

Hoy, en el blog de la Agencia Catalana del Agua se publica un interesante post sobre la relación entre los residuos sólidos y las depuradoras. A través de un detallado análisis se confirma que las depuradoras tratan las aguas residuales y que los residuos sólidos que llegan a la planta son filtrados y recogidos antes del proceso de depuración. Sin embargo, hay muchos residuos sólidos que, en el camino entre el alcantarillado y la entrada de la depuradora quedan en el medio hídrico. Esto provoca que encontremos estos residuos en ríos y mares.


Reja de desbaste y separación de sólidos en una depuradora. Fuente: ACA

No es sólo un problema estético

En un clima mediterráneo como el nuestro, es habitual que después de largos periodos de estiaje, con falta de lluvias que se puede prolongar durante varios meses, se produzcan intensas lluvias, pero de corta duración. Éstas, revitalizan ríos y torrentes, haciendo que el caudal aumente de un modo importante en un periodo corto de tiempo. En estas situaciones, los cursos fluviales arrastran arenas, vegetación y también los residuos que están en el cauce del río.

Después, sucede una estampa típica, que estando en una playa observamos restos de toallitas, tampones, compresas y plásticos que flotan en primera línea de mar y que nos incomodan. Algo que para nosotros es molesto a nivel visual es letal para las especies que viven en el mar.

Las lluvias torrenciales provocan que los cursos fluviales transporten gran cantidad de residuos sólidos que no han sido tratados de un modo adecuado

Seguramente todos hemos visto imágenes de tortugas y aves con residuos plásticos en su cuerpo, además de noticias que en los últimos días nos han llamado la atención sobre la presencia en el estómago de una ballena de varios kilos de plásticos, que le han causado la muerte.

La amenaza más pequeña

El largo tiempo de degradación de los plásticos provoca que, con el paso del tiempo, un objeto de unas determinadas dimensiones se vaya reduciendo en pequeñas partes, lo que conocemos como microplásticos. Este residuo, al ser un de un tamaño muy pequeño, es en ocasiones confundido por las especies animales como alimento. Al ser ingerido, puede provocar severos daños en el aparato digestivo del animal que lo consume. 

El 30% de los peces que hay en el mar Mediterráneo tienen plásticos en sus intestinos

Y el problema no acaba aquí: se puede producir la transferencia a los seres humanos de estos residuos en caso de que consumamos peces que se han alimentado de estos microplásticos. Tengamos en cuenta que el 30% de los peces que hay en el mar Mediterráneo tienen plásticos en sus intestinos.

Si este post os ha hecho pensar y estáis por Barcelona, os animo a visitar la exposición. Una vez hayas terminado el recorrido y hayas consultado los seis cubos, seguro que cambiarás tus hábitos. En caso de que estos sean ya sostenibles, animarás a tu gente a que haga lo mismo.


Comentarios