Aqualia
Connecting Waterpeople

La principal reserva de agua de Florida, en peligro

337
4
(3)

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).
  • principal reserva agua Florida, peligro

Durante mi infancia tuve la suerte de poder viajar varias veces al estado americano de Florida, al sureste de los Estados Unidos. Es evidente que, aparte de los innumerables parques temáticos que hay en esta zona, me cautivó la belleza de su paisaje, con largas e inacabables alfombras de vegetación que crecían en medio de zonas pantanosas. El trayecto en coche desde Tampa hasta Miami, que cruzaba el Parque Nacional de los Everglades, te permitía ver la alternancia de vegetación con ríos de agua, con numerosos alligators (especie de cocodrilo típica de la zona) nadando tranquilamente.

El clima habitual de esta península de los Estados Unidos es caluroso durante gran parte del año, con frecuentes tormentas intensas, pero de corta duración. Esto provoca el crecimiento de frondosa vegetación y la recarga de las aguas subterráneas.

A pesar de que hay operativas una decena de presas en el estado, gran parte de las demandas hídricas de la zona se satisfacen con agua procedente de un sistema de acuíferos con una extensión de 260.000 km2 y que satisface las necesidades hídricas de 10 millones de habitantes, tanto del propio estado de Florida como de parte de otros estados como Alabama, Georgia, Mississippi i Carolina del Sur.

La amenaza del cambio climático

Más de 10 millones de personas de Florida se abastecen de agua subterránea

A pesar de negacionistas tan ilustres sobre el cambio climático como el propio recién estrenado presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, empiezan a surgir claras evidencias de los efectos negativos del aumento del nivel del mar en la calidad y cantidad de los acuíferos de Florida. Según un estudio del US Geological Survey llevado a cabo en el acuífero de Biscayne, al este de la península de Florida, se empieza a detectar una creciente salinización de esta masa de agua subterránea. La urbanización masiva de zonas costeras, la construcción de canales de drenaje y la construcción de nuevos pozos han provocado el descenso de nivel de las reservas, aunque el problema se está agravando con la subida del nivel del mar, haciendo que el agua de mar penetre si la cantidad de agua del acuífero es baja, sobre todo en periodos de sequía. Precisamente Florida es una de las zonas más amenazadas por el cambio climático y desde 1870 el nivel del mar ha subido más de 20 centímetros. De seguir con esta tendencia, los acuíferos costeros sufrirán una severa salinización de sus aguas.

Contaminación accidental

La incidencia del cambio climático y la contaminación puntual son las amenazas de las aguas subterráneas

Durante el último trimestre de 2016, varios medios de comunicación informaron de la contaminación por agua (algunos medios afirman que el vertido es de agua radioactiva mientras que otros aseguran que es agua residual) del principal acuífero de Florida. Un hundimiento de tierra en una planta de fertilizantes provocó el vertido al subsuelo de 980 millones de litros de agua radioactiva, a través de un agujero de unos 14 metros de diámetro. Medios como Forbes dedicaron extensos y detallados reportajes al respecto, mostrando incluso la magnitud del agujero. Los responsables del vertido, la empresa Mosaic, que es uno de los líderes mundiales de fabricación de fertilizantes, aseguró que el vertido no llegó a las aguas subterráneas y que no había ningún peligro para la población. Las autoridades locales también se dedicaron a hacer un seguimiento de la posible alteración cualitativa del agua sin detectar ninguna anomalía.

¿El futuro?

La desalinización y, sobre todo, la reutilización, pueden ser las soluciones a medio plazo

Es difícil vaticinar lo que pasará dentro de unos años. El panorama actual no es muy alentador, teniendo en cuenta que las políticas medioambientales de los Estados Unidos sufrirán un importante retroceso con la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump. El presidente republicano, decidido a dilapidar el legado de su antecesor, Barack Obama, parece no creer la amenaza que supone el cambio climático. A nivel local, sin embargo, las autoridades de Florida están llevando a cabo iniciativas como el Plan Completo de Restauración de los Everglades, que consiste en incrementar la aportación de agua al sur de este Parque Nacional, preservando su buen estado ecológico y garantizando la calidad del agua para las demandas del sur de Florida. También la autoridad local del Sur de Florida en gestión del agua está destinando cada año millones de dólares para evitar que el agua que abastece la zona de Miami acabe estando salinizada.

En situaciones así, cabría analizar la conveniencia de la desalinización o del fomento de la reutilización, para así recargar las masas de agua subterráneas.