Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Fundación CONAMA
HRS Heat Exchangers
GS Inima Environment
J. Huesa Water Technology
Red Control
Agencia Vasca del Agua
ACCIONA
RENOLIT ALKORPLAN
AMPHOS 21
s::can Iberia Sistemas de Medición
Hidroconta
Grupo Mejoras
Almar Water Solutions
AGS Water Solutions
ONGAWA
Global Omnium
FENACORE
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Sacyr Agua
ICEX España Exportación e Inversiones
LACROIX
IRTA
TecnoConverting
Confederación Hidrográfica del Segura
Saint Gobain PAM
Lama Sistemas de Filtrado
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Barmatec
Schneider Electric
IAPsolutions
Rädlinger primus line GmbH
Fundación Botín
Hach
ESAMUR
Baseform
Catalan Water Partnership
SCRATS
Filtralite
CAF
Sivortex Sistemes Integrals
ADECAGUA
Molecor
Minsait
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Amiblu
EPG Salinas
ISMedioambiente
ADASA
Idrica
Xylem Water Solutions España
AECID
TEDAGUA
Cajamar Innova
FLOVAC
DATAKORUM
Fundación Biodiversidad
Innovyze, an Autodesk company
Aqualia
Vector Energy
KISTERS
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Ingeteam
TRANSWATER
Kamstrup
Asociación de Ciencias Ambientales
Likitech

Se encuentra usted aquí

De Ruien: una red de alcantarillado como reclamo turístico

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua (ACA). Doctorando en Periodismo y Comunicación. Máster en Dirección de Comunicación Institucional y Empresarial.
  • Ruien: red alcantarillado como reclamo turístico

La ciudad belga de Amberes era conocida en la Edad Media como la ciudad del agua por disponer de un río y un lago que garantizaba las necesidades de la población. A partir del siglo XI, la ciudad empieza a crecer y esto conlleva la construcción de un canal bajo tierra, conocido como De Ruien, con un triple objetivo: el transporte de las aguas residuales al río Escalda, la protección de la ciudad y disponer de una vía de transporte con fines comerciales.

Este canal, con una red de canales de más de 8 kilómetros (un registro que supera los canales de ciudades cercanas como Ámsterdam o Brujas), llegó a posibilitar la navegación de barcos comerciales. Sin embargo, con el paso de los años y el incremento de las aguas residuales ligado al crecimiento de la población, convierten esta infraestructura como la red de alcantarillado a partir del siglo XIX.

De Ruien está compuesta de una red de canales subterráneos de 8 km, superando en longitud a los canales de Ámsterdam o Brujas

Rutas en barco

Desde 2005 esta red de túneles se puede visitar por dos vías: a través de una visita a pie o bien cogiendo un barco para recorrer parte de estas canalizaciones. A pesar de que en las visitas te tienes que vestir para la ocasión (botas y trajes protectores) y que en algunas ocasiones puedes notar malos olores, el transporte de las aguas residuales se hace a través de tuberías cerradas. En este sentido, el agua que ves procede de la lluvia y de procesos de lavado domésticos.

Su finalidad tenía un triple objetivo: elemento de defensa, canalización de las aguas residuales y transporte para el comercio

En caso de registrarse lluvias en la zona, las visitas de cancelan, ya que se pueden registrar incrementos de nivel de unos 30 centímetros. Además, las temperaturas suelen ser bajas, oscilando entre los 13 y los 16ºC, por lo que se recomienda ir abrigado.

Vía de escape durante la Segunda Guerra Mundial

Esta red de canales también sirvió, según algunos testigos, como vía de escape de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Los alemanes, durante su segunda ocupación de la ciudad, cerraron y controlaron los accesos a esta red de alcantarillado.