Aqualia
Connecting Waterpeople

La sed de la ciudad eterna

243
4
(2)
  • sed ciudad eterna

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).
243

La sequía, desgraciadamente, es un fenómeno que afecta a todos los países y que causa estragos en mayor o menor medida para satisfacer las necesidades hídricas de la población. Si en España ya vivimos una situación complicada a raíz del bajo nivel de agua en las cuencas del Duero y el Tajo, este verano también es noticia la falta de agua en Roma, que puede conllevar la aplicación de cortes de suministro por horas y por barrios.

La reserva de agua estratégica

Roma se abastece de las aguas del lago Bracciano, una masa de agua de origen volcánico que se situa a unos 30 kilómetros de la capital italiana. Además de garantizar las demandas de la ciudad eterna, este lago también es un importante reclamo turístico, por lo que hay estrictas medidas de seguridad para evitar la navegación en motor. También se han llevado a cabo importantes actuaciones de saneamiento en las ciudades que están en la ribera del lago, evitando su contaminación y preservando esta reserva estratégica.

El lago Bracciano, que abastece Roma, pierde cada día un centímetro de nivel y la falta de lluvias está provocando la proliferación de algas

Falta de lluvias y proliferación de algas

El nivel de reservas del lago Bracciano se ha reducido en cerca de dos metros cuando la profundidad es de 160 metros, según informó el periódico La Stampa. Esto supone un descenso lento pero progresivo de un centímetro por día. La falta de lluvias es la principal causa de este descenso (un 60% menos de lluvias), que está favoreciendo además la proliferación de algas, que están provocando mortalidades de peces y empeorando la calidad de esta masa de agua.

Cortes en el suministro

En caso de que la situación no mejore -las previsiones no son halagüeñas ya que en verano es una época de pocas precipitaciones- se llevarán a cabo cortes de suministro para cerca de 3 millones de personas. Todo ha provocado el surgimiento de críticas y de la búsqueda de culpables. Según el gobernador del Lacio, Nicola Zingaretti, la mala gestión de la empresa Acea (empresa mixta encargada del suministro de la ciudad) por extraer más agua de la que le corresponde, está empeorando la situación. Sin embargo, la alcaldesa de Roma, Virgina Raggi, considera que esta compañía ha mejorado su gestión y que ahora se deben buscar soluciones conjuntas.

A pesar de la aplicación de cortes en el suministro como medida extrema, las autoridades tendrían que buscar soluciones paliativas y también estructurales para disponer de nuevos recursos en el futuro

El agua más cara es la que no se tiene

Desgraciadamente, en situaciones de sequía es cuando más difícil es encontrar recursos que ayuden a paliar las situaciones de falta de recurso. Según Greenfact, el 90% de los recursos hídricos proceden de aguas superficiales y el resto de aguas subterráneas. Parece que la desalinización en Italia es una medida más enfocada a pequeñas islas con escasez de recursos hídricos como Lampedusa, por citar un ejemplo.

Nos da la sensación de que la planificación hidrológica italiana necesita adaptarse a la modernidad y buscar alternativas a las fuentes de abastecimiento clásicas, ya que la falta de lluvias, el aumento de las temperaturas y las consecuencias del cambio climático generarán en el futuro nuevos ciclos de sequía, a los que se debe estar preparados.

La falta de agua como causante de la caída de los imperios

Recientemente, un estudio publicado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) apunta que la escasez de agua podría haber estado detrás de la caída del imperio romano en la península Ibérica. Precisamente los tres últimos siglos en los que el imperio estuvo en la península se registraron los periodos más secos en los que apena hubo aportaciones. También debemos tener en cuenta que las sequías parece que estuvieron detrás de la caída de los mayas, aztecas e hititas. Caprichosamente, la historia es cíclica y se repiten las mismas problemáticas. La prueba es demostrar si hemos aprendido o bien si sufriremos el mismo destino.