Aqualia
Connecting Waterpeople

Los sumilleres del agua

617
  • sumilleres agua

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua (ACA). Doctorando en Periodismo y Comunicación. Máster en Dirección de Comunicación Institucional y Empresarial.
Emasesa
· 617

No sabemos si es por salud, para evitar reventar los alcoholímetros después de las comidas o bien como una moda, pero cada vez está cogiendo más relevancia el consumo de agua en las comidas e incluso se dispone en algunos restaurantes con expertos para analizar el agua más conveniente en función de los platos que pedimos.

Hace varios años, el periódico La Vanguardia publicó una entrevista a Steven Rowe, un ciudadano británico afincado en Barcelona y que es especialista en catas de agua. Para este sumiller del básico elemento, el agua del grifo que se bebe en Chicago es la mejor que ha probado. Rowe nos permite conocer casos curiosos como la marca Cloud Juice, que recoge directamente desde el cielo cerca de 10.000 gotas de lluvia por botella, que tiene una pureza superior al agua que solemos beber.

Martín Riese es otro de los sumilleres del agua. Este alemán afincado en Los Ángeles asegura que el agua de lluvia en Tasmania tiene un sabor suave y afrutado, mientras que en Eslovenia el agua de lluvia contiene un elevado nivel de minerales, lo que le da un gusto muy salado. Riese considera que con el agua de manantial o del grifo se puede saborear el territorio. Destaca que casi todas las aguas son aptas para el consumo, pero su sabor se puede ver alterado por la presencia de cloro, que aseguran su calidad, pero alteran su sabor.


Martin Riese. Fuente: Reuters

El agua del grifo con mejor sabor

Un sumiller de nuestra tierra es Faustino Muñoz Soria. En 2009, publicó un libro sobre las aguas del mundo y hace dos años, en 2016, editó una nueva obra bajo el título Aguas de España y del mundo. Este sumiller asegura que el agua del grifo es igual de saludable que la de botella y que al no utilizar envases de plástico es una medida muy beneficiosa para el medio ambiente por qué no se generan residuos plásticos.

A principios de 2018, este experto hizo un experimento sobre el sabor del agua en función de su procedencia. Cató a ciegas agua de grandes ciudades y destacó el buen sabor del recurso que emana de los grifos de Sevilla (un sabor muy suave), la de Málaga (también ligera y sin minerales) y la de Zaragoza (neutra de sabor). Por contra, el recurso del grifo de ciudades como Mallorca (con sabor a tierra), Valencia y Madrid (con sabor a cloro) o Barcelona (con toque de humedad) no era el que tenía mejor sabor.

¿Insípida, inodora e incolora?

Es una evidencia que la cata de aguas es una profesión con cada vez más mayor proyección. No es de extrañar que se organicen cursos en este sentido, como el que llevó a cabo hace varios años la Escuela Española de Cata.

También la Escuela Alemana Doemens, especializada en consultoría para empresas cerveceras y de otros alimentos, ofrece la posibilidad de hacer cursos para somelier del agua.

Incluso en China, hace dos años, se llevó a cabo un concurso de degustación de aguas. Se probaron 70 marcas diferentes de agua e incluso se estableció un podio, tal y como informó Bloomberg.

Sea por cuestión de gustos, lo que es evidente es que el agua del grifo pasa por más controles que el agua embotellada y genera muchos menos residuos plásticos. La elección, sin embargo y como siempre, a gusto del consumidor.