Connecting Waterpeople

La Unión Europea impulsa el consumo del agua del grifo

1.046
9
(5)
  • Unión Europea impulsa consumo agua grifo

Sobre el blog

Xavi Duran Ramírez
Responsable de prensa en la Agencia Catalana del Agua. Periodismo (UAB) y Humanidades (UPF). Máster en Dirección de Comunicación (UAB), Máster en Periodismo Ambiental (IIFA) y Máster en Gestión Hotelera y Turismo (ENEB/Ui1).

A principios del mes de febrero, la Comisión Europea presentó una serie de propuestas para modificar la vigente Directiva europea sobre agua de consumo. El principal propósito de esta revisión se centra en garantizar el acceso al agua potable y al saneamiento de toda la población, apostando por los principios de la economía circular.

En este sentido, la Comisión hace una clara apuesta para incentivar el consumo de agua del grifo en detrimento del agua embotellada. De este modo se reduciría el impacto sobre el medio ambiente (teniendo en cuenta la elevada presencia de plásticos en nuestros ríos y mares) y también favorecería la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

Se pretende elevar el agua del grifo a la categoría de alimento, incrementando así los controles, favorecer su consumo y reducir la ingesta de agua embotellada

Categoría de alimento

Una de las medidas propuestas en la revisión de la directiva es elevar el agua a la categoría de alimento. Por esta razón, se propone revisar la inclusión de nuevos controles para la detección y el control de determinadas sustancias. Según la propia Comisión, con esta nueva condición y con las medidas que se adopten, se reducirían los riesgos de salud asociados al consumo de agua del 4 al 1%. 


Fuente: International Scholarly and Scientific Research and Innovation.

Los cloratos y los cloritos se tendrán que analizar para que el agua tenga mayores garantías sanitarias. Estos productos, que se suelen utilizar para la desinfección, pueden ser nocivos para los niños y para las personas mayores. De ahí que la propuesta regule este tipo de sustancias.

Estas medidas impulsadas por la Comisión Europea también suponen una decidida lucha para reducir el uso del plástico

Los compuestos perfluorados (PFCs), que en algunas ocasiones se ha alertado de su presencia en el agua del grifo y en algunos alimentos, también se controlarán. Estas sustancias, consideradas tóxicas, se encuentran habitualmente en aguas subterráneas, procedentes en gran parte de productos destinados a la extinción de incendios.

Finalmente, los compuestos que alteran el sistema endocrino, como el bisphenol y el nonylphenol, a pesar de que no hay evidencia científica de los daños que puedan causar, se decide adoptar medidas de precaución y controlar así estos compuestos.

Se incrementará el control sobre determinados compuestos que pueden tener un efecto sobre la salud de las personas como los compuestos perfluorados (PFCs)

Mejorar la transparencia

Para garantizar la salud de las personas en relación con el consumo de agua, se pretende potenciar un nuevo sistema más efectivo para informar de incidentes, determinar las causas y aportar las soluciones adoptadas. También se deberá disponer de amplios estudios (a largo plazo) que identifiquen los posibles impactos en la salud asociados al consumo de agua que no cumpla con los requisitos fijados por ley.

La transparencia también será uno de los ejes en las políticas hidráulicas de los países miembros. Por lo tanto, debe ser público el acceso a una mínima información sobre el rendimiento de las redes de suministro y las posibles pérdidas. De este modo se facilitará un mejor análisis de los objetivos marcados. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), y con datos de 2014, se contabilizaron más de 1.000 hm3 de agua no registrada, lo que supone un tercio del total del agua suministrada.

¿Nos podemos fiar del agua del grifo?

El 99,5% del agua que sale de los grifos en España es apta para el consumo y cumple con todos los requisitos sanitarios, según Tapp Water. Otra cosa es que el sabor no nos acabe de convencer. No se debe confundir, por lo tanto, la calidad con el gusto. 

El agua que sale de nuestros grifos es de calidad, pero esta percepción no llega a la ciudadanía. Es necesario ser más transparentes y fomentar la pedagogía y la información en el sector del agua

Asociaciones para la defensa del consumidor como Facua también defienden el consumo de agua del grifo en detrimento del agua embotellada. Esta entidad alerta que España es el tercer país que más agua embotellada consume y defiende que el agua del grifo pasa por exhaustivos controles, aclarando que el único producto no sano que puede contener el agua del grifo es el cloro, algo que se elimina con un filtro, mientras que el agua embotellada puede contener plásticos y componentes nocivos como el Bisfenol A

También la OCU hizo un exhaustivo análisis del agua que nos llega a través del grifo, evidenciando que el 90% es de calidad, según una noticia publicada por ABC. A pesar de estos datos tan buenos, la percepción de la ciudadanía es que la calidad del agua no es buena y por eso se recurre al agua embotellada. Con esta situación, da la sensación que a nivel técnico se ha hecho una gran labor para garantizar la calidad del agua del grifo, pero ahora queda la asignatura pendiente para informar que el agua del grifo es buena, saludable, más barata que la embotellada, además que nos permite reducir de un modo considerable la producción y uso de plásticos.

Comentarios