Connecting Waterpeople

Barcelona deja de usar el glifosato

111
0
(0)

Sobre el blog

Xavier Marcelino de Francisco
Xavier Marcelino de Francisco es hidrogeólogo y recientemente ha finalizado un MBA. Ha trabajado durante 7 años en obras civiles (en 4 de ellas como Project Manager).
111
  • Barcelona deja usar glifosato

El Ayuntamiento de Barcelona, a través de la Comisión de Ecología Urbana y Movilidad, ha decidido poner fin al uso del glifosato en parques y jardines.

El glifosato es el principio activo de herbicidas de amplio espectro que se absorbe por las hojas (pero no por las raíces) pensado para combatir la maleza de tipo perenne. Es un herbicida muy utilizado en las ciudades para pulverizar aceras y pavimentos (y evitar así el crecimiento de malas hierbas en las grietas). También se usa ampliamente en las zonas verdes para combatir la maleza no deseada.

El motivo por el que el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido tomar esta decisión es doble: por un lado se plantea un cambio de visión de las zonas verdes, que se considera que deben tratarse de un modo más “natural”, potenciando la biodiversidad. Así, las denominadas “malas hierbas” dejan de ser un problema para convertirse en un elemento más de biodiversidad y refugio de fauna. Por otro lado, el glifosato ha sido considerado por la Agencia Internacional sobre el Cáncer (IARC) como “probablemente cancerígena para el ser humano (2015)”, de modo que se opta por proteger a los empleados de Parques y Jardines y a los ciudadanos en general que son usuarios de las zonas verdes, haciendo especial hincapié en los más vulnerables: gente mayor, mujeres embarazadas, niños/as y gente con sensibilidad química.

Miquel Porta, investigador del Instituto Municipal de Investigación Médica (IMIM), aplaude esta medida, pues existen estudios que han hallado este compuesto en la orina de las personas y se ha demostrado que actúa como perturbador de las hormonas (humanas). En la misma dirección apunta Jordina Belmonte, directora del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental (ICTA), que constata que el glifosato provoca parte de la contaminación ambiental actual.

El glifosato está acusado de ser un gran contaminante de suelos y aguas (tanto superficiales como subterráneas) debido a su alta resistencia a la degradación. Se considera que llega al consumo humano a través de los alimentos vegetales tratados y mediante el agua que bebemos. Al ser un herbicida elimina de manera no específica flora pero también fauna, sobretodo anfibios.

Pero los defensores del glifosato (las empresas que lo comercializan, principalmente) desmienten estos puntos.

El problema con el glifosato es que es un enorme negocio ya que se trata del herbicida más vendido en el mundo. Por este motivo ninguna empresa comercializadora quiere perder este negocio. De modo que estamos en una guerra para convencer a la opinión pública de sus bondades/peligros en función de quién hable. Existen infinidad de webs e informes en los que se defiende sus bondades o donde lo demonizan. Y se ha demostrado que empresas comercializadoras falsearon informes y encargaron informes “a medida” para vender las bondades de este producto.

Esta situación recuerda la batalla de “desinformación” del tabaco y todos sabemos cómo terminó.

Referencias

  • La fotografía que aparece en el artículo es de Bernard Gagnon.
  • Benavides, Luís (21/04/2017). Salud pública y ecología van de la mano en BCN. El Periódico, 21/04/2017, 46-47.
  • Parques más ecológicos. La Vanguardia, 21/04/2017, 22-23.
  • Wikipedia. El glifosato. Recuperado el 25/04/2017
  • Red Universitaria de Ambiente y Salud. Glifosato contamina fuentes de aguas subterráneas. Recuperado el 07/01/2012.
  • Greenpeace España. El Glifosato. Recuperado el 24/04/2017.
  • Os presento esta web, de un consorcio de empresas comercializadoras de glifosato que presenta su versión sobre dicho producto y cuyo objetivo es conseguir continuar comercializándolo: http://www.glifosato.es/aviso-legal