¿Por qué reciclar las cápsulas Nespresso? (George Clooney no lo va a hacer por ti)

2.178
1

Sobre el blog

Xavier Marcelino de Francisco
Xavier Marcelino de Francisco es hidrogeólogo y recientemente ha finalizado un MBA. Ha trabajado durante 7 años en obras civiles (en 4 de ellas como Project Manager).
2178

Temas

  • ¿Por qué reciclar cápsulas Nespresso? (George Clooney no lo va hacer ti)

En el año 2000 (A. G. Pujadas, 2007) Nestlé sacó al mercado uno de los productos más famosos y exitosos de su portafolio: las cápsulas de café “Nespresso” (y las cafeteras correspondientes).

En Navidades del 2006 fue el “regalo estrella”, gracias al anuncio “What else?” (IPMark). Y eso desembocó en una de las decepciones colectivas mayores jamás vistas: muchos de sus compradores (y sobretodo compradoras) descubrieron, con consternación, que George Clooney en persona no venía a entregar la cafetera….

Los números de ventas de Nespresso son espectaculares: vende en 35 países, tiene 12.000 puntos de venta y factura más de 1.000 millones de dólares anuales (previsión datos 2008, A. G. Pujadas, 2007); 3.000 millones en 2011 (Expansión, 2012).

Y esto me sirve de punto de partida para este artículo, que aborda la necesidad de reciclar esas cápsulas que están hechas de aluminio. En este artículo explicaré el impacto ambiental que representa su producción. La moraleja no es “no consumamos aluminio” sino “seamos conscientes de su coste ambiental y reciclémoslo”.

El aluminio es un metal que se obtiene de la bauxita. La bauxita (AlOX(OH)3-2x) es una roca compuesta por óxidos de aluminio hidratados y que se forma por la meteorización química de feldespatos y feldespatoides en condiciones cálidas y húmedas (climas tropicales). Contiene más de un 40% de alúmina (Al2O3), por lo que es la mena del aluminio (IEC, 1997).

Las principales reservas se hallan en Guinea, Australia, Vietnam, Jamaica y Brasil. Y en la mayor parte de los casos, se hallan en zonas de selva tropical. (Wikipedia)

Extracción

La explotación de la bauxita es a cielo abierto -Stripping Mine- (Wikipedia). Este sistema tiene un gran impacto ambiental, pues implica la retirada del suelo fértil y posterior deforestación de la zona que ocupará la mina, los accesos y las zonas de tratamiento y mantenimiento de la mina. Además, a medida que se explota el mineral, la mina se mueve en lateral buscando más mena para explotar. El resultado es la deforestación de grandes extensiones de bosque tropical difícilmente recuperable, con la pérdida de fauna asociada. La pérdida de la cubierta altera irremediablemente el ciclo hidrológico, secando fuentes y ríos, provocando inundaciones y contaminando lagos y bahías. En casos de lluvias torrenciales, se dan grandes avenidas de lodos que cubren pueblos enteros. Estas se dan por arrastre de material natural que ya no está protegido por la vegetación, o bien por la rotura de las balsas de lodos de las minas. Jamaica representa un buen ejemplo de todos estos problemas combinados (http://www.ens-newswire.com/ens/oct2006/2006-10-24-02.html).

Obtención de aluminio puro

Una vez tenemos la mena del aluminio, la bauxita, hay que separarle el aluminio y posteriormente purificarlo para obtener el metal que queremos. Todo ello se obtiene en un triple proceso: 1) separación del aluminio mediante Proceso Bayer 2) purificación 3) recocido (M. C. Marín).

El Proceso Bayer se basa en la trituración de la bauxita y posterior lavado con sosa caustica caliente a presión. Posteriormente la masa resultante se precipita la alúmina y finalmente se calcina (M. C. Marín).

Posteriormente se somete a la electrólisis en hornos de fusión de aluminio. Para ello se precisan temperaturas superiores a los 2.000ºC. Finalmente, se añade a la masa fundida aditivos (tales como silicio, manganeso, etc.) para darle las propiedades mecánicas que precise el cliente. Lo que ahora tenemos es un lingote de aluminio al que le falta la última fase: el recocido (M. C. Marín).

Durante el proceso de recocido, a temperaturas de 550ºC, se consigue preparar el lingote para el posterior laminado, que es lo que le da al aluminio su aspecto y propiedades finales. Una vez terminada esta fase, tenemos una bobina de aluminio de 0,2 mm de grosor, listo para la industria (M. C. Marín).

Como se puede ver, este proceso exige de una cantidad enorme de energía (más de 15.000 Kw/h para obtener 1 Tn) a la vez que se generan unos residuos líquidos muy tóxicos (el denominado “Lodo Rojo”) y un volumen de escoria muy elevado. También se genera un elevado número de partículas volátiles, SO2 y CO (M. C. Marín).

Así pues, tenemos un material que es muy costoso de obtener y que genera un gran impacto ambiental. ¿Por qué las empresas lo utilizan? Pues por las características que presenta:

  • Ligero y resistente. Eso lo convierte en un elemento ideal para la construcción de todo tipo de transportes.
  • Ligero, protege de la luz, del oxígeno y de los microorganismos; no tiene sabor ni es tóxico. Eso lo convierte en ideal para todo tipo de envases de uso alimentario.
  • Excelente conductor y ligero lo que lo hace ideal para la industria eléctrica.

Pero además, tiene una gran propiedad que lo hace muy atractivo: es 100% reciclable de modo infinito a diferencia de la mayoría de los materiales que soportan un número finito de reciclados.

Me gustaría destacar dos datos respecto al reciclaje del aluminio: (M. C. Marín).

1. Para producir 1 Kg de aluminio se requieren 4 Kg de bauxita.

2. Reciclando 1 Kg de aluminio se ahorran 8 kg de bauxita, 4 Kg de productos químicos y 14 Kw/h de energía.

¿Qué productos de uso cotidiano contienen aluminio?

  • Cápsulas Nespresso.
  • Latas de refrescos.
  • Latas de conservas.

Nestlé parece ser muy consciente del coste del aluminio y de la posibilidad de reciclarlo indefinidamente, pues en sus tiendas hay contenedores para recoger las cápsulas usadas. Cuando alguien va a la tienda a comprar nuevas cápsulas, puede depositar las usadas en el contenedor de recogida.

No se trata de dejar de consumir el aluminio, sino comportarnos como consumidores responsables y reciclarlo, sea llevándolo a las tiendas Nespresso (para sus cápsulas), sea echando las latas a los contenedores adecuados de recogida selectiva.

Dedicatoria

Este artículo está dedicado a mis compañeras de trabajo de MP Consultors (http://www.mpconsultors.net/es/welcome), que se ríen de mí por infinidad de temas que no mencionaré y por uno que sí mencionaré: tengo la manía de pronunciar “Nexpresso” en lugar de “Nespresso”.

Bibliografía

(La imagen que ilustra este artículo es cortesía de i-ambiente.es)

Comentarios