Connecting Waterpeople

¿Se deben descolmatar los ríos?

1.932
3
(2)

Sobre el blog

Yoel  Esleiter Cordova Elera
Consultor independiente en proyectos hidráulicos, manejo de programas aplicados a la hidraulica, hidrologia y Gestión de los recursos hídricos. Administrador de página Ish ingenieria.
1932

Temas

  • ¿Se deben descolmatar ríos?

Técnicamente descolmatar un rio es aumentar la sección hidráulica y reducir la rugosidad, con la finalidad de que los caudales máximos circulen sin desbordarse y con una mayor velocidad, pero para esto se modifica y altera la morfología construida por el propio rio, rompiendo su equilibrio dinámico. Se diría entonces que el río enferma geomorfológicamente (Horacio, 2015).

Y no cabe ya ninguna duda de que dragar cauces cuesta más dinero que indemnizar las pérdidas agrarias. es tirar el dinero, es un despilfarro que no puede admitirse en estos tiempos. En segundo lugar, son contraproducentes, ya que pueden provocar numerosos efectos secundarios muy negativos. (Ollero, 2013)

Debemos tener claro que el rio se limpia solo en las crecidas y que este sirve para transportar material sólido y líquido y seres vivos y que la vegetación en las riberas le ayuda a regular sus excesos en eventos extraordinarios. (Ollero, 2013)

Hay que tener en cuenta que podemos ayudar al río en sus labores de limpieza, eliminando la vegetación ubicada dentro del cauce y en las llanuras de inundación que el rio no puede transportar, además de la eliminación y retiro de estructuras y obstrucciones que generen riesgo.

En el norte del Perú, el rio Piura posee una cuenca con área mayor a 12 000 km2, es uno de los dos grandes ríos en el área de influencia de la región Piura, y que atraviesa la ciudad con el mismo nombre.

A lo largo del tiempo y el paso de los diferentes fenómenos del niño en los años 1982,1983, 1997,1998, han significado la destrucción de la infraestructura de defensas ribereñas, puentes además de pérdida de vías humanas, infraestructura social y agrícola.

Para mitigar el riesgo a inundaciones se han realizado actividades de descolmatación periódicamente a lo largo de los años hasta la actualidad con deficientes estudios de impacto ambiental o actividades para mitigar los efectos generados al medio ambiente, pero el problema es continuo y aun somos vulnerables a inundaciones.

El fenómeno del niño costero del 2017 inundo la ciudad de Piura, Castilla y Catacaos. Por lo que debemos ser conscientes que los efectos de erosión de la cuenca alta debido a la eliminación de cubierta vegetal, ha generado fenómenos de agradación y avulsión a lo largo del rio Piura, lo que significa tener que adoptar medidas de mitigación para contrarrestar los cambios en los niveles de fondo del cauce y llanuras de inundación en el tramo encauzado.

Es por ello la necesidad de la concientización y educación a las autoridades y la población de la importancia de tratamiento integral de la cuenca del rio Piura, y que es muy necesario la forestación y reforestación de la cuenca alta, con el fin de reducir el aporte excesivo de sedimentos, además de que no se debe intervenir en el cauce sin haberlo estudiando y analizado antes, con el fin de no alterar ni modificar bruscamente su morfología fluvial, simplemente se deben realizar el mantenimiento periódico del rio a través de la limpieza de cauces, cuyas actividades consisten en el retiro de toda la vegetación, obstrucciones y obstáculos que se encuentra dentro del cauce principal, y también en las llanuras de inundación, con ello se disminuye a un mínimo la rugosidad y a la vez se aumenta la capacidad de trasporte del cauce.

Además, se recomienda la reparación de espigones existentes en el tramo encausado que se encuentran deteriorados como también protección con infraestructura de defensa ribereña a las zonas con alto riesgo a inundaciones, construcción de cauces de alivio y rectificación de cauces.

Bibliografía:

  • Horacio, J. (2015) Medicina fluvial. Un nuevo paradigma en la conservación y restauración de ríos bajo el enfoque de la geomorfología. Editorial Jolube, 129 p., Jaca.
  • Ollero O. (2013). ¿Por qué no hay que limpiar los ríos?

Comentarios