Aqualia
Connecting Waterpeople

El Principito y el agua

4
171
  • Principito y agua

Sobre el blog

Yuri Rubio Mora
Yuri Rubio Mora es Ingeniero civil especializado en hidráulica e hidrología.
· 171
4

Una obra maestra de la literatura mundial como es El Principito (1946) de Antoine De Saint-Exupéry no podía dejar de abordar el tema del agua entre sus líneas. Quién no lo ha leído al menos una vez o conoce frases míticas del texto compartidas hasta la saciedad. Yo que me declaro un gran fan de El Principito, cada vez que lo leo encuentro alguna nueva interpretación o enseñanza oculta y creo que ello depende mucho del momento personal o profesional en el que se halle uno/a cuando lleve a cabo la lectura. Quizás ahí radique su grandeza. 

Esta semana que estoy retomando el blog de iagua lo he vuelto a leer del tirón y he encontrado varias frases y situaciones que me han hecho reflexionar nuevamente sobre el agua. La primera frase es:

-Lo que embellece al desierto es que esconde un pozo en cualquier parte...

Probablemente, que no lo sé, el autor quiso decirnos que hasta los sitios más inhóspitos y desolares también esconden belleza, solo hay que saber buscarla o apreciarla. Pues bien, esta frase a mí me llevo directamente al aula de la Universidad de La Laguna (Tenerife, Islas Canarias), allí donde mis profesores se afanaban en que entendiera que el agua; en un terreno volcánico, relativamente joven y permeable, como el de las Islas Canarias, había que buscarla en el subsuelo. Era la cultura tradicional canaria, emplear pozos y galerías para volver visible aquello que es esencial (el agua). Si habéis leído El Principito os daréis cuenta de que acabo de usar una de las enseñanzas más celebres del libro, la que hace el zorro domesticado y que El Principito ya después nunca deja de emplear en su aventura. "Lo esencial es invisible a los ojos". Una realidad cultural que a los/as isleños/as nos lleva directamente a entender la captación de agua como la búsqueda de un tesoro y que difiere mucho de la cultura que se puede tener sobre la captación del agua en terrenos sedimentarios, muchos más antiguos e impermeables como por ejemplo, los que existen en la península ibérica. Para tener un orden de magnitud, en la actualidad aproximadamente el 18% de los recursos hídricos de España son de origen subterráneo. Aunque no todo el porcentaje podemos considerarlo como un auténtico tesoro. He aquí otra de las citas para reflexionar:

 "Bebió con los ojos cerrados. Todo era bello como una fiesta. El agua no era un alimento. Había nacido de la marcha bajo las estrellas, del canto de la roldana, del esfuerzo de mis brazos. Era buena para el corazón, como un regalo". 

Beber agua que acabas de alumbrar por ti mismo, con tu esfuerzo, no parece ser lo mismo que beber directamente de agua embotellada comprada en el supermercado. La importancia de la calidad del agua también viene reflejada en El Principito. Si de proporcionarle calidad al agua se trata, el terreno volcánico digamos que funciona como un auténtico filtro natural. Si quieres saber más sobre la calidad del agua en España (Pincha aquí).


El Principito alumbrando agua.

Desde un punto de vista más ingenieril, el pozo de El Principito tiene su brocal que en cierto modo le protege de algunos contaminantes. Según el último dato facilitado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) hay 423 millones de personas que se abastecen de agua procedente de pozos y manantiales no protegidos. También se recoge esto en el texto:

El pozo al cual habíamos llegado no se parecía a los pozos del Sahara. Los pozos del Sahara son simples agujeros cavados en la arena.

No había nada que gustara más a El Principito que una buena puesta de sol, pues solo reparaba en aquello que era esencial para la vida. El Principito siempre buscó la utilidad de las cosas, se sorprendía una y otra vez con la manera de actuar del resto de personajes y de todo ello sacaba siempre un aprendizaje. Uno de los aprendizajes que recibió es que necesitaba el agua para vivir. Algo que en ocasiones se nos parece olvidar a los seres humanos (cuando hacemos un uso irresponsable porque creemos que nos sobra, por ejemplo). Él no le tenía miedo a la muerte, ni medía el peligro porque había tenido una vida plena, porque había tenido un amigo de verdad, porque no rompía el compromiso que había adquirido con su rosa, ni en la lejanía. Pero al estar tiempo sin beber agua se empezó a encontrar fatigado y comprendió que el agua es esencial. Es importante esto porque El Principito era un ser más emocional y/o espiritual que material. Al fin y al cabo el agua es tangible, material. 

Sin darme cuenta acabo de mezclarlo todo, que es un claro síntoma de envejecimiento, de persona seria, yo soy serio, incluso en mi foto de perfil voy de traje para que compartáis mi opinión. Pero por otro lado también os he dado cifras para convenceros acerca de mi texto "Las personas adultas aman las cifras". Adulto o niño todo es una cuestión de disciplina, también la cuestión del agua, cuando uno se levanta por la mañana debe ordenar las cosas de su planeta. Pues, lo único que no parece ridículo en la vida es ocuparse en algo más que en uno/a mismo/a.

Cuando uno termina de arreglarse por la mañana, debe hacer cuidadosamente la limpieza del planeta.  

Si no habéis leído El Principito os emplazo a que lo hagáis, de veras merece la pena.  

Comentarios

La redacción recomienda

03/04/2020 · Biodiversidad · 54 2

Día del agua. #AguaCanaria