Aqualia
Connecting Waterpeople

Día Mundial del Medioambiente 2019: agua y contaminación del aire, una relación bidireccional

5
722
  • Día Mundial Medioambiente 2019: agua y contaminación aire, relación bidireccional
  • El Día Mundial del Medio Ambiente 2019 se centra en la contaminación del aire.

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
Minsait
· 722
5

Cada año, Naciones Unidas escoge una temática para el 5 de junio, designado Día Mundial del Medio Ambiente, con la que concienciar al público sobre un asunto ambiental particularmente apremiante. El tema del Día Mundial del Medio Ambiente 2019 se centra en la contaminación del aire (#SinContaminaciónDelAire), una llamada a la acción con la que ayudar a combatir un problema mundial de primer orden que se cobra 7 millones de vidas cada año, ocasiona problemas de salud a largo plazo y frena el desarrollo cognitivo de los niños. Además, según el Banco Mundial, la contaminación del aire cuesta a la sociedad más de 5 billones de dólares de los Estados Unidos cada año. (ONU Medioambiente).

 

Vídeo: ONU Medio Ambiente.

Día Mundial del Medio Ambiente 2019: Cifras y causas de la contaminación del aire 

Según la OMS, 9 de cada 10 personas en todo el mundo están expuestas a niveles de contaminación que superan los niveles de seguridad señalados. Aunque sabemos que la contaminación atmosférica existe y está en todas partes, suele ser invisible. Entender los diferentes tipos de contaminación y de dónde provienen, ayudará a tomar medidas para mejorar el aire que respiramos. Según la ONU, estas son las principales causas de la contaminación del aire:

  • La principal fuente de contaminación en el ambiente de las casas es la quema en interiores de combustibles fósiles, madera y otros combustibles de biomasa para cocinar, calentar y encender fuegos. La consecuencia de esto es que alrededor de 3,8 millones de muertes prematuras son causadas por la contaminación del aire interior cada año, la gran mayoría en países en desarrollo.
  • En muchos países la producción de energía es una fuente importante de contaminación del aire. De hecho, las centrales eléctricas que queman carbón son un emisor importante, mientras que los generadores diésel suponen una preocupación creciente en áreas desconectadas de la red eléctrica.
  • El sector del transporte mundial representa casi un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, una proporción que va en aumento. En este sentido, las emisiones del transporte se han relacionado con casi 400.000 muertes prematuras.
  • Hay dos fuentes principales de contaminación del aire proveniente de la agricultura: el ganado, que produce metano y amoníaco, y la quema de residuos agrícolas. Alrededor del 24 % de todos los gases de efecto invernadero emitidos en todo el mundo provienen de la agricultura, la silvicultura y otros usos del suelo.
  • La quema de residuos a cielo abierto y los desechos orgánicos en los vertederos liberan a la atmósfera dioxinas nocivas, furanos, metano y carbono negro. A nivel mundial, se estima que 40 % de los residuos se quema al aire libre.

No obstante, no toda la contaminación del aire proviene de la actividad humana. Las erupciones volcánicas, las tormentas de polvo y otros procesos naturales también causan problemas. Pero lo que sí debemos tener claro, es que muchos de los contaminantes atmosféricos mencionandos anteriormente contribuyen también al calentamiento del planeta.

China, el país anfitrión. #SinContaminaciónDelAire

De los 7 millones de vidas anuales que la contaminación del aire causa prematuramente, casi 4 millones de estas ocurren en la región de Asia y el Pacífico. Así que, que mejor elección que el país asiático como el país anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente, donde tienen lugar las celebraciones oficiales, varía anualmente. Con ello su elección, China invita a considerar los cambios que podemos hacer en nuestro día a día para reducir la contaminación del aire que generamos en nuestra vida cotidiana. El objetivo es, según Naciones Unidas, eliminar de forma progresiva la contribución individual al calentamiento global.

China ha iniciado en 2019 su sexto año de guerra contra la contaminación del aire con una inversión de 25.000 millones de yuanes (3.290 millones de euros) para prevenir y controlar la contaminación atmosférica este año, lo que supone un aumento del 25 % con respecto 2018, su mejor año en términos de “aire limpio”. Con ello, ha demostrado un liderazgo para abordar la contaminación del aire a nivel nacional que el resto de países del mundo debería seguir. Sus acciones lo han convertido en un líder de la acción climática, con un creciente sector de energía limpia (posee la mitad de los vehículos eléctricos del mundo y 99 % de los autobuses eléctricos).

Smog en la ciudad de Shanghai.

El papel del agua en la contaminación del aire

El recurso hídrico también juega un papel fundamental en el estado del aire que respiramos. Si bien es algo que en un primer instante no somos capaces de apreciar, el agua influye en la contaminación atmosférica más de lo que se cree.

El nexo agua-energía

Como se ha mencionado antes, la producción de energía es una de las principales causas de la contaminación del aire. El agua y la energía están tan intrínsecamente interconectadas de tal forma que ambos se retroalimentan: todas de energía (incluida la electricidad) requieren del agua en sus procesos de producción y se requiere de la energía para que se pueda disponer de agua para uso y consumo humano a través del bombeo, transporte, tratamiento y desalación.

De esta manera, el agua resulta clave para el desarrollo de las infraestructuras energéticas y sigue siendo fundamental en todo el ciclo de vida de estas y el desarrollo de dichos recursos, desde la extracción de combustibles, su purificación, lavado y tratamiento, como refrigerante en las centrales nucleares o térmicas, o para las plantas de energía hidroeléctrica (como “combustible”) o en la producción de biocombustibles (agua de riego).

Además, según la ONU, para 2035 el consumo de energía habrá aumentado en un 35 %, lo que conllevará a que el consumo de agua por parte del sector aumente en un 85 %.

Contaminación por olores

La contaminación ambiental por olores es uno de los problemas más recurrentes y extendidos en núcleos de población; un problema que se da especialmente en las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR). Los malos olores se producen durante las fases anaerobias del proceso de depuración, generándose sulfuro de hidrógeno (H2S) principalmente, aunque existen otros compuestos que también contribuyen al mal olor, como el amoniaco, NH3. A menudo, la falta de legislación hace que muchos ciudadanos tengan que soportar condiciones ambientalmente inaceptables y, de hecho, los malos olores producidos por las EDAR son cada vez más una preocupación creciente en aquellos lugares que acogen estas instalaciones, además de estar consideradas por los ciudadanos la principal causa de la percepción de la contaminación, junto con el polvo y el ruido.

¿Cómo afecta la contaminación del aire al agua?

Pese al papel del agua en la producción energética y en la consecuente contaminación del aire, una atmósfera contaminada también tiene efectos adversos sobre el agua. 

Aerosoles

Un estudio publicado en 2014 por la revista Nature Geoscience en 2014 demostró que la contaminación del aire por aerosoles provoca el aumento del caudal de los ríos en el hemisferio norte. Las causas se deben a que, al bloquear el sol, estos contaminantes desaceleran la evaporación, dejando más agua en el suelo para llenar las cuencas fluviales. Los investigadores del estudio afirmaron que cuando en la década de 1990 Europa mejoró notablemente la calidad del aire, la contribución de los aerosoles cayó en más de un tercio y como se sigue limpiando el aire desde entonces, la cantidad de agua dulce disponible en las cuencas fluviales podría caer aún más.

Lluvia ácida

Cuando la humedad del aire se combina con óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre o trióxido de azufre emitidos por fábricas, centrales eléctricas, calderas de calefacción y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo que contengan azufre, se produce la lluvia ácida. En interacción con el agua de la lluvia, estos gases forman ácido nítrico, ácido sulfuroso y ácido sulfúrico, que caen a la tierra acompañando a las precipitaciones.

Su principal efecto es la acidificación de las aguas de lagos, ríos y mares, dificultando el desarrollo de vida acuática y aumentando en gran medida la mortalidad de peces. Igualmente, afecta directamente a la vegetación, por lo que produce daños importantes en las zonas forestales, y acaba con los microorganismos fijadores de nitrógeno.

Efectos de La lluvia ácida en un bosque de la República Checa (Wikipedia/CC).

Conscientes de que la protección y la mejora del medio humano es una cuestión fundamental que afecta al bienestar y al desarrollo económico del mundo, la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente brinda, según la ONU, la oportunidad de ampliar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la conservación y la mejora del medio. ¿Cuándo podremos celebrar un Día Mundial del Medio Ambiente porque el medio ambiente esté sano?

Comentarios