El Presidente de Senegal pide una auditoría sobre el sistema de suministro de agua en Dakar tras una interrupción en el servicio

167
0
167
  • Dakar (Wikipedia).

El presidente senegalés, Macky Sall, ha pedido a la primera ministra, Aminata Touré, y a su gabinete que adopten iniciativas para mejorar rápidamente el suministro de agua potable en las ciudades del país, al tiempo que ha reclamado una auditoría sobre este servicio, después de que la interrupción del mismo en Dakar desde hace dos semanas haya provocado protestas.

En un comunicado, el Gobierno ha informado de que Sall, que adelantó su regreso de Nueva York donde participó en la Asamblea General de la ONU para atender esta crisis, les ha pedido un "papel proactivo" en el sistema de producción y distribución de agua potable, según informa este viernes la agencia oficial SPS.

Sall adelantó su regreso de Nueva York donde participó en la Asamblea General de la ONU para atender esta crisis.

En concreto, el presidente pidió ayer "la puesta en marcha de una auditoría de garantía-calidad de las obras hidráulicas (fábricas y canalizaciones) realizadas por SONES, así como una auditoría organizativa, técnica y financiera de esta empresa nacional, cuyos informes preliminares deberían estar disponibles antes de finales de octubre".

A este respecto, la primera ministra advirtió de que "cualquier nuevo contrato firmado" con las empresas que distribuyen el agua "deberá incluir necesariamente cláusulas que garanticen la protección óptima del Estado y los usuarios".

Según Touré, "la escasez de agua vivida en Dakar pone de manifiesto los graves errores en la explotación y la distribución del agua por la Sociedad de Aguas de Senegal (SDE) y por la Sociedad Nacional de Explotación de Aguas de Senegal (SONES), que garantiza la financiación de las infraestructuras de base en el sector".

Agradecimiento a la población

Por otra parte, el presidente también agradeció la "paciencia y el sentido elevado de la responsabilidad de la población" ante la falta de agua potable en la capital desde hace dos semanas. Esto se debe a una avería en la red de distribución en la central de Keur Momar Sarr, a 200 kilómetros de Dakar.

Sin embargo, tal como reconoce la agencia oficial, desde hace tres días se suceden todas las tardes manifestaciones espontáneas en algunos barrios de Dakar en protesta por la falta de suministro.

A las críticas al Gobierno también se han sumado grupos de defensa de los Derechos Humanos. "La Liga Senegalesa de Derechos Humanos (LSDH) y Amnistía Internacional Senegal piden al Gobierno que adopte todas las medidas posibles para garantizar el derecho al agua potable de la población de la región de Dakar, enfrentada desde hace dos semanas a una falta de agua", han reclamado en un comunicado conjunto.

También ha denunciado la situación el movimiento contestatario 'Yen a marre' (estoy harto). "La población de Dakar tiene sed (...) las autoridades competentes parecen desbordadas y son incapaces de dar una explicación clara a los ciudadanos, la situación es grave", ha asegurado.

Heridos en la reparación

Cinco técnicos resultaron heridos en un incidente ocurrido durante la reparación de la fábrica de Keur Momar Sarr, según ha informado el portavoz de la empresa Senegalesa de Aguas (SDE), Cheij Tidiane Fall.

Según el responsable, las vidas de los heridos no corren peligro y las obras de reparación seguirán "con el objetivo de restablecer la producción en el menor plazo posible".

Comentarios