IU pide priorizar la segunda fase del proyecto de elevación de aguas del Ebro a Andorra, que requiere una inversión de 27 millones

41
0
41
  • Andorra (Wikipedia):

El grupo de Izquierda Unida (IU) en las Cortes de Aragón ha pedido que se priorice el proyecto de elevación de aguas del Ebro a Andorra, necesario para "el desarrollo económico e industrial" de este municipio turolense, así como de los de Ariño, Alloza, Albalate y Alcorisa, del que se ha ejecutado primera fase y está pendiente la segunda, y se mantenga la encomienda de gestión para esta obra.

Así lo han explicado en rueda de prensa el diputado de IU en el Parlamento aragonés, Luis Ángel Romero, y la alcaldesa de Andorra, Sofía Ciércoles, quien también es miembro de la junta directiva de la mancomunidad creada para desarrollar este proyecto de elevación de aguas.

Ciércoles ha precisado que en 2001 se creó la mancomunidad para "garantizar agua para el desarrollo industrial en nuestra zona", donde este recurso "es difícil de obtener" porque "la tenemos en el subsuelo" y, tras un "duro camino" para conseguir la concesión de caudal, que se prolongó durante seis años, se ejecutó la primera fase de las obras, que supuso una inversión de 27 millones de euros y duró tres años.

La mancomunidad ha solicitado 150.000 euros del Fondo de Inversiones de Teruel para el mantenimiento de lo construido en la primera fase.

Ahora, debería comenzar la segunda, que ha estimado que tendrá un coste similar, de 27,1 millones de euros, y cuya financiación se contempla en el convenio suscrito entre el Gobierno de Aragón y el Ejecutivo central para realizar actuaciones de saneamiento y depuración en el periodo 2008-2015 y del ciclo integral del agua dentro del Plan Nacional de Calidad de las Aguas.

Ciércoles ha indicado que la primera fase se ejecutó "gracias a la mancomunidad" y ahora "estamos preocupados y temerosos" de que el Gobierno de Aragón "no tenga esa prioridad" y se pierdan los 27 millones de euros de la segunda fase, aunque estén "asegurados" por el convenio.

Al respecto, ha precisado que el Ejecutivo aragonés ha devuelto la encomienda de gestión para este proyecto que había recibido del Gobierno central, "sin previa información a la mancomunidad".

Mantenimiento

La alcaldesa de Andorra ha indicado que la mancomunidad ha solicitado 150.000 euros del Fondo de Inversiones de Teruel (FITE) para el mantenimiento de lo construido en la primera fase y han pedido una reunión con la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, por cuarta vez "para que nos explique qué va a pasar con la segunda fase".

Asimismo, ha manifestado la "disconformidad" de la mancomunidad sobre cómo se ha gestionado esta cuestión y por la falta de información y ha advertido de que "sin agua no tenemos futuro" y "no vamos a poder adecuar nuestros polígonos industriales".

Por eso, ha reclamado que el proyecto vuelva a estar "en manos" de la mancomunidad, que ha demostrado que "lo ha sabido gestionar en la primera fase", ha apostillado.

Obligado cumplimiento

El diputado de IU, Luis Ángel Romero, ha subrayado que el convenio firmado entre ambos gobiernos es "de obligado cumplimiento" y ha remarcado que este proyecto "siempre ha gozado de un acuerdo institucional" por lo que ha lamentado que el Gobierno de Aragón haya dejado esa encomienda de gestión.

Además, ha anunciado que han pedido la comparecencia del consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Aragón, Modesto Lobón, en las Cortes autonómicas para que "diga en voz alta, aquí, y en los cinco municipios, si, al final, el PP y el PAR quieren ser los que bloqueen" esta actuación.

Romero ha incidido en que este proyecto es necesario para "poder garantizar en el proceso de reconversión de la minería" y ha pedido "seriedad", que "se cumplan los compromisos" y, "si tienen dificultades, dar explicaciones a la mancomunidad, hablar con ellos, sortear los problemas" y "que no desaparezca un proyecto que es el futuro de estos municipios".

En este sentido, ha expuesto que "parece ser que el Gobierno de Aragón y del Estado, en la comisión mixta de coordinación del convenio, donde también están las depuradoras y otras infraestructuras del ciclo del agua, han visto una oportunidad de desprenderse de esos 27 millones para usarlos para otras actuaciones".

Sin embargo, "eso no es justo" y si el Gobierno "quiere priorizar, que lo haga, pero que no se pierda ese dinero para la elevación de aguas del Ebro", cuando ya está ejecutada la primera fase, sino que se busque financiación con cargo al FITE o por otras vías y dejen que lo gestione la mancomunidad porque se trata "del futuro de esas poblaciones".

El grupo de IU ha presentado una proposición no de ley para su debate en el pleno de las Cortes de Aragón que pide recuperar la encomienda de gestión para la segunda fase del proyecto, priorizarlo, con dotación financiera, dentro del citado convenio, y culminarlo "a la mayor brevedad posible". El plazo estimado de desarrollo de la segunda fase es de unos 30 meses.

Comentarios