El nuevo depósito de Los Leones en Zaragoza garantiza el abastecimiento a la zona norte

65
0

Sobre la Entidad

Ayuntamiento de Zaragoza
El Ayuntamiento de Zaragoza es la entidad encargada del gobierno de la ciudad y el municipio de Zaragoza
  • La obra, valorada en 3,6 millones de euros, cuenta con financiación de la Unión Europea.
  • El edificio aglutina el depósito y las bombas de impulsión de última tecnología, y ha conllevado renovación de casi cuatro kilómetros de tuberías.

El nuevo depósito de Los Leones, un edificio monolítico y compacto, que integra también las bombas de impulsión, funciona ya, elevando el agua hasta el depósito de la Academia General Militar, desde donde se distribuye a San Gregorio, San Juan de Mozarrifar, Juslibol, las dependencias militares y otros enclaves de la carretera de Huesca. Esta obra, de 3,6 millones de euros, que ha contado con fondos europeos (Programa Operativo Fondos de Cohesión FEDER 2007-2013), ha permitido levantar una nueva infraestructura que sustituye a la puesta en servicio, en esa misma zona, en los años 60 del siglo pasado, que estaba notablemente afectada por una dolina muy activa. De la misma manera, se han instalado casi 4 kilómetros de tuberías en el subsuelo que logran nuevas garantías para el abastecimiento del norte de la ciudad.

El agua de boca llega a la zona norte de la ciudad desde los depósitos de Casablanca, pero a la altura del de Los Leones, situado junto a la carretera de Huesca, debe impulsarse con equipos de presión hasta los depósitos de Academia General Militar (23.000 m3 de capacidad) para salvar la diferencia de cota de los barrios del norte. Por eso, esta infraestructura es clave para el abastecimiento de una parte de los vecinos de la capital aragonesa.

Los depósitos de Los Leones, que entraron en funcionamiento en la década de los 60 del siglo pasado, han sufrido desde su entrada en funcionamiento severos hundimientos

Sin embargo, los depósitos de Los Leones, que entraron en funcionamiento en la década de los 60 del siglo pasado, han sufrido desde su entrada en funcionamiento severos hundimientos, que se han sucedido hasta 2005, cuando se produjo un asentamiento que dejó fuera de servicio un vaso y con filtraciones el segundo de ellos.

La solución técnica no se decantó por un emplazamiento diferente, ya que toda la zona está constituida por suelos calizos, afectados por disoluciones en profundidad que generan oquedades, pero sí obligó a redactar un proyecto menos convencional.

La nueva infraestructura hidráulica está más pensada para el bombeo y la circulación de caudales que para el almacenamiento. Así, se ha concebido un único edificio monolítico que incorpora elementos que impiden el desplazamiento o la deformación del mismo, de manera que los efectos de la dolina no supongan roturas del mismo.

Equipamientos superpuestos

El nuevo depósito es de hormigón armado, con una superficie en planta de 17,60 x 18,10 metros y 5 metros de profundidad. El depósito es doble porque hay un muro intermedio que lo divide en dos recintos, de manera que aunque funciona como una unidad, se puede individualizar en caso de avería. Sobre esta construcción se apoya el edificio de equipos, donde se alojan cuatro bombas de impulsión de 2.400 kilos cada una. Esta nave tiene una altura de 8,40 metros e incorpora un puente grúa, necesario para el montaje (o eventual desmontaje, ante una contingencia) de los equipos, además de las oficinas, los vestuarios y la sala de cloración, convenientemente aislada por una mampara.

Los equipos de bombeo (132 kw) penetran hasta la solera del depósito y tienen capacidad para elevar un caudal de 125 litros por segundo a 62,5 metros de altura. Estas máquinas de fabricación española y de última generación garantizan la máxima eficiencia, además de automatizar todas las operaciones, de manera que desde la potabilizadora de Casablanca se puede conocer cualquier anomalía o variación y solventarlo al instante.

La construcción de este nuevo edificio de depósito y estación de bombeo ha conllevado además el saneamiento del terreno y la sustitución de los limos existentes por hormigón. De esta manera, el tratamiento del suelo y la nueva concepción del edificio han evitado una cimentación demasiado profunda.

Además del nuevo depósito de Los Leones, Zaragoza dispone de otras doce instalaciones similares

Pero si importante es este edificio, donde desde septiembre se han ido ajustando los procesos, no menos determinante es la red de nuevas tuberías que se ha modernizado con esta intervención. Así, se ha instalado 3,8 kilómetros de nuevas conducciones (1.050 metros de tubería de impulsión de 500 mm de diámetro, de fundición dúctil; 1.700 metros de de tubería de suministro de 600 mm de diámetro, de fundición dúctil; 1.115 metros de tuberías de drenaje de hormigón de 500 mm de diámetro y de 1.500 mm – estas últimas incluyen el desagüe del depósito superior y la renovación de 115 metros de colector de la zona norte).

Las nuevas conducciones se han completado con un drenaje alrededor del depósito, mediante una zanja filtrante de una profundidad de cinco metros, que evita posibles deterioros del suelo. De la misma manera, se ha procedido al entubado de un tramo de 150 metros de la acequia del Cascajo. La obra ha durado 14 meses y ha precisado el soterramiento de una línea eléctrica.

Además, se han realizado 39.000 m3 de excavación, se han utilizado 12.200 m3 de hormigón, se han renovado 35 válvulas y se han empleado 274 unidades de piezas especiales.

Hasta que no se hubo comprobado el correcto funcionamiento de la nueva infraestructura no se procedió a la demolición de los viejos equipos. Desde el mes de septiembre en que terminaron los trabajos de la nueva planta se ha avanzado realizando ajustes y abordando la urbanización del entorno del edificio.

Además del nuevo depósito de Los Leones, Zaragoza dispone de otras doce instalaciones similares, así como estaciones de cloración y puntos intermedios de cloración, repartidos por toda la ciudad, que permiten que los zaragozanos consumamos agua potable con todas las garantías en nuestros domicilios.

Comentarios