El Consorci de la Costa Brava reclama asumir la gestión completa del ciclo del agua

160
0

Sobre la Entidad

Consorci de la Costa Brava
El Consorcio de la Costa Brava es un organismo autónomo creado en 1971 con personalidad jurídica propia y formado por la Diputación de Girona y los 27 ayuntamientos del litoral gerundense.
Web
  • EDAR Castelló d’Empúries, una de las fuentes de alimentación de los Aiguamolls de l’Empordà (Autor: Lluís Sala)

El Consorci de la Costa Brava fue creado en los años 70 como respuesta a las necesidades surgidas a raíz del boom turístico en la Costa Brava y para gestionar el ciclo del agua, desde el abastecimiento hasta la depuración de aguas residuales. Como entonces, el buen funcionamiento del ciclo de agua continúa siendo un objetivo capital, absolutamente necesario para el mantenimiento de la actividad turística de calidad en el conjunto de los municipios consorciados, teniendo en cuenta que es, con diferencia, el principal motor económico de la zona.

A fin de mantenerse líder en los citados servicios (abastecimiento y tratamiento) el Consorci de la Costa Brava quiere asumir la gestión completa del ciclo del agua en la treintena de municipios consorciados, incluyendo la recaudación de impuestos y la inversión en infraestructuras, con el objetivo de mantener el ritmo inversor necesario al margen de los avatares de la Agència Catalana del Agua (ACA).

Actualmente, el Consorci se encarga de gestionar el abastecimiento de agua y también se responsabiliza del tratamiento de las aguas residuales 

Los municipios han demostrado capacidad de investigación e inversión y quieren mantener su capacidad de ser líderes en un tema tan sensible para los centenares de miles de visitantes como és el medio ambiente y concretamente la calidad de las aguas marinas y la calidad de las aguas de consumo.

Actualmente, el Consorci se encarga de gestionar el abastecimiento de agua y, por delegación de la ACA, también se responsabiliza del tratamiento de las aguas residuales. En la práctica, esto quiere decir que hasta ahora el Consorci de la Costa Brava se encargaba de evaluar qué obras había que hacer en el litoral gerundense y lo comunicaba a la ACA que, por su parte, las autorizaba y financiaba. El problema, según el presidente del CCB, Carles Pàramo, es que la ACA no podrá hacer grandes inversiones como mínimo hasta el año 2018 y “la Costa Brava no puede permitirse estar tanto tiempo sin invertir en depuradoras y saneamiento”. “No nos podemos permitir el lujo de que estas instalaciones fallen porque no sólo son vitales para el medio ambiente, sino también claves para nuestra economía”, ha afirmado Pàramo.

Por ese motivo, aunque el CCB está dispuesto a adelantar de momento el dinero para pequeñas obras de mantenimiento, el objetivo a medio plazo es poder recaudar tasas y reinvertir el dinero en las obras y infraestructuras que se consideren necesarias. Así se lo hizo saber recientemente el presidente del Consorci al consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Santi Vila, quién se comprometió a buscar una solución técnica y jurídica que permita desencallar el tema.

"Estamos capacitados para realizar la gestión del día a día y también tenemos la estructura para recaudar los impuestos y tasas que acompañan el tratamiento de aguas", afirma Pàramo, que recuerda que el CCB ya había ejercido esas funciones en décadas anteriores, antes de pasar a depender de la Junta de Saneamiento primero y de la ACA después.  

Comentarios