Récord de agua embalsada en la Cuenca del Segura en 2014

172
0
172
  • Imagen del Pantano de Fuensanta, en la cuenca del Segura
  • Las aportaciones acumuladas desde el 1 de octubre de 2012 al 30 de septiembre de 2013, alcanzaron los 825 hm3

Las aportaciones acumuladas en la cuenca del Segura el pasado año hidrológico gracias a las lluvias y el deshielo en la cabecera, esto es, desde el 1 de octubre de 2012 al 30 de septiembre de 2013, alcanzaron los 825 hm3, siendo el "noveno mejor año de la serie histórica", formada por el acumulado de 83 años y constituyendo todo un "récord".

2012-2013 ha sido el noveno mejor año en su historia en aportaciones

Igualmente, el balance del primer semestre del actual año hidrológico, a fecha de 10 de marzo, también es positivo, por cuanto la cuenca consigue de nuevo récord en cuanto a existencias se refiere en los embalses, con 723 hm3, una cifra que no lograba alcanzarse "desde hace muchos años".

Actualmente, los pantanos acumulan 846 hm3, frente a los 768 hm3 de marzo de 2013. La cuenca está al 74 por ciento de su capacidad, si bien los embalses de cabecera (Fuensanta y Cenajo) alcanzan el 90 por ciento, lo que supone una buena noticia teniendo en cuenta que son los más grandes y pueden distribuir sus caudales por toda la cuenca.

Así lo ha adelantado a Europa Press José María Ruiz, ingeniero de la CHS, quien remarca que a pesar de que las aportaciones han registrado un descenso de casi 83 hm3 en los diez primeros días de marzo en comparación con el mismo periodo del año hidrológico anterior, al pasar de 354,7 a 271,7 hm3, gracias a las existencias que se almacenaban en los embalses, "las ahorramos y las supimos administrar bien".

Hay que tener en cuenta el aumento extraordinario en 50 hm3 recogidos en los primeros diez días y 13 hm3 sólo el día 2 de marzo, "una cantidad importante", gracias al agua procedente de la Sierra como consecuencia de las precipitaciones que el primer fin de semana de marzo cayeron.

Todo ello con el consiguiente hecho de que no está lloviendo, pero sí que lo ha hecho en la sierra, del orden de 65/70 litros por m2 en la cabecera, que provocó desbordamientos en el Guadalquivir. Si se compara con los primeros días de marzo del pasado año, "este año es relativamente menor el agua que se recogió, ya que el anterior fue excepcional".

Recuerda, al hilo, que el acumulado del pasado año hidrológico era del orden de 354 hm3 en los primeros días de marzo frente a los 271 actuales, con lo que hay un descenso de 83 hm3 menos recogido, aunque, recalca Ruiz, "sigue habiendo mucha agua en los embalses debido a las existencias abundantes que teníamos".

En concreto, a final de febrero las existencias eran de 723 hm3 frente a los 576 hm3 del año pasado, con lo que "habiendo menos aportaciones hay más existencias".

El agua, advierte, "se administró bien, se gastó la necesaria y quedaban existencias y esto ha permitido tener más agua embalsada este año con respecto al anterior en la misma fecha, pese a que ha entrado menos agua".

"Llenamos los embalses y este año, con menos existencias, los tenemos más llenos que el año pasado", ha destacado el ingeniero, quien ha mandado un mensaje de tranquilidad a los regantes, ya "en caso de que se produjese una sequía súbita y no cayese ni una gota de agua y se cortasen las aportaciones, con los ahorros en los embalses somos capaces de darle agua en la cuenca como mínimo los dos próximos años". "Hay existencias capaces de suministrar agua a todas las necesidades de la cuenca", insiste.

El año pasado, comenta, "llovió mucho y nevó en la sierra y en la Vega Baja y Media, lo que alimentaba a los embalses y caía también en zonas de cultivo". "Este año no ha llovido tanto ni ha nevado en la Vega Baja y Media pero con la precipitación en la sierra y lo almacenado del año pasado, que se conservaba, se han vuelto a cargar mucho los embalses", explica a Europa Press.

El segundo trimestre se ha comportado mejor

Un balance positivo también se extrae de los comportamientos del primer y segundo trimestre del actual año hidrológico (a punto de terminar, ya que finaliza en marzo). La CHS considera que la situación "es óptima, cómoda a efectos de suministrar agua a riego, abastecer y administrar".

En concreto, en octubre hubo una aportación de 24 hm3, en noviembre 23 hm3 y en diciembre 33 hm3; frente a los 50 hm3 de enero, los 93 hm3 de febrero y los 50 hm3 recogidos en los diez primeros días de marzo. De ahí que prevé que en cuanto a existencias se refiere "vamos a estar muy bien, ya que las tenemos guardadas".

El reparto de las lluvias ha sido desigual en el territorio de la cuenca. Casi no ha llovido nada en Murcia, Alicante y Almería y, sin embargo, ha llovido y nevado mucho en la cabecera de la cuenca, Albacete, Jaén y Granada, que propiciará que el agua que ha caído se pueda guardar en los embalses más grandes, que están precisamente allí.

Esto ha provocado que el ritmo de desagüe para riego haya sido muy grande este año, pues había mucha agua disponible en los embalses y las zonas de cultivo estaban secas por no haber recibido agua directamente del cielo.

Comentarios