Connecting Waterpeople
Contenido premium

"El Departamento de Puesta en Marcha comprueba si la construcción de la planta es correcta"

De izquierda a derecha: Christian Albuerne, gerente de Puesta en Marcha de plantas convencionales, José Rafael Jorda, director del Departamento de Puesta en Marcha, y Jesús Fernandez Meseguer, gerente de Puesta en Marcha de desalación.

Dentro del complejo mundo de las plantas e instalaciones hídricas, la fase de puesta en marcha es fundamental para garantizar la correcta construcción y funcionamiento de las mismas. En ACCIONA, José Rafael Jorda lidera este departamento, donde dirige a un equipo multidisciplinar de profesionales.

En esta entrevista, charlamos sobre las funciones de esta área de trabajo dentro de ACCIONA. Así, José Rafael Jorda detalla que este departamento, con un marcado carácter polivalente, está compuesto por profesionales que abarcan varias disciplinas, y se centra en comprobar que la fase de construcción ha sido bien ejecutada y en hacer que las plantas de tratamiento funcionen y den la calidad de agua prevista en el diseño. A su actividad habitual, en estos dos últimos años se han sumado las restricciones por la COVID-19, lo que añade aún más valor a la Puesta en Marcha.

En primer lugar, nos gustaría saber cómo ha sido su trayectoria profesional y cómo llegó al mundo del agua.

Estudié Biología Ambiental en la Universidad Autónoma de Madrid, y ya antes de incorporarme a ACCIONA en 1998, había trabajado en el ámbito de la depuración y tratamiento del agua. Una vez ya en el área de agua de ACCIONA he desempeñado diferentes funciones: en el Departamento de I+D+i, como jefe de Planta de distintas zonas de España y también en el departamento de Ofertas de explotación y depuración. Posteriormente, me nombraron responsable de Procesos de Depuración en el departamento de Montaje y Puesta en Marcha, y de ahí pasé a dirigir primero el departamento de Puesta en Marcha Convencional y posteriormente, Convencional y Desalación, cargo que he compaginado en los últimos cuatro años con el de responsable de procesos en la planta de North Shore en Vancouver, en Canadá.

Publicado en iAgua Magazine 37 - Diciembre 2021
iAgua Magazine 37

Usted es actualmente director del departamento de Puesta en Marcha en ACCIONA. ¿Cuáles son los objetivos de este departamento?

En el departamento de Puesta en Marcha hacemos un poco de todo. Somos un departamento polivalente, con perfiles profesionales muy diferentes que abarcan muchas disciplinas pero que, además, están muy especializados en áreas concretas.

Por decirlo de manera sencilla, nos dedicamos a comprobar que la fase de construcción de la planta se haya ejecutado bien y, a continuación, hacer que las plantas de tratamiento funcionen y den la calidad de agua prevista en el diseño.

En muchas ocasiones, nos encargamos también de mantener en operación la planta durante el periodo de garantía, que puede suponer entre un mes y dos años.

¿Qué tipo de perfiles profesionales forman parte de él? En este sentido, ¿cómo se organiza el equipo del departamento?

Somos un equipo de aproximadamente treinta personas, además de los equipos locales de cada uno de los proyectos, que pueden suponer entre diez y cincuenta personas por proyecto.

Yo coordino directamente las dos ramas (convencional y desalación), que a su vez cuentan cada una de ellas con un responsable que da apoyo y coordina directamente a los equipos de Puesta en marcha de Desalación y Convencional. Además, contamos con un equipo de apoyo en oficina que nos da soporte documental en los distintos proyectos y apoyan a otros departamentos como Comercial, Ofertas, Ingeniería, Construcción y O&M.

Y respecto al perfil de los que trabajamos ahí, te diría que es difícil encontrar un modelo “tipo”, porque contamos con Ingenieros mecánicos, eléctricos, de instrumentación y control, químicos, biólogos, etc. Al final, se trata de tener a un equipo de personas que puedan solucionar todo tipo de problemas en un corto espacio de tiempo. Son por lo general profesionales muy proactivos que podrían entrar en cualquier fase de un proyecto aportando mucho valor debido a su experiencia. Y de hecho así suele ser, el equipo de puesta en marcha colabora tanto en las fases de ingeniería, construcción y operación.

En el departamento de Puesta en Marcha hacemos un poco de todo. Somos un departamento polivalente, con perfiles profesionales diferentes

Hace unos años, los proyectos eran principalmente nacionales y el perfil del personal de puesta en marcha podía ser un marino retirado de la mar que se desplazaba por España volviendo los fines de semana a su casa para disfrutar de su familia.

En la actualidad, esto ha cambiado sustancialmente. Los proyectos son internacionales, y la conciliación familiar no siempre es fácil. Requieren de un alto nivel de formación e idiomas para lidiar con clientes internacionales muy exigentes.

Dentro del proceso que conllevan las instalaciones de tratamiento de aguas, ¿en qué fase entra el departamento de Puesta en Marcha, y cuáles serían sus funciones?

Normalmente entramos en las fases finales de la construcción, cuando se ha terminado el montaje de los equipos, colaborando con el equipo de montaje y planificando todas las pruebas de puesta en marcha con el cliente.

Entre otras cosas, comprobamos que los equipos estén correctamente instalados de acuerdo con el diseño, que funcionen correctamente en carga y de acuerdo a las especificaciones del fabricante y que estén listos para iniciar la siguiente fase. Esta etapa es la llamada Pre-Commissioning.

La gran diferencia entre las plantas desaladoras y el resto de plantas de tratamiento de aguas es el proceso de ósmosis inversa

Seguidamente, llevamos a cabo las pruebas de operación para verificar que los sistemas de equipos funcionan correctamente con el sistema de control operativo y que puedan funcionar en modo automático, el llamado Commissioning propiamente dicho. Y finalmente, realizamos las pruebas de rendimiento y fiabilidad finales, que demuestran la calidad del agua tratada acorde a las garantías del diseño.

En todos los proyectos, la planta debe de ser operada en continuo durante un periodo de tiempo acordado con el cliente, cumpliendo con la calidad de efluente prevista. Si esto se consigue, se obtiene el certificado final de obra, y comienza el periodo de operación en garantía cuya duración varía dependiendo del contrato.

"El personal de Puesta en Marcha siempre trabaja con la presión de finalizar en plazo y recuperar los posibles retrasos de etapas anteriores"

¿Cuáles son los principales desafíos y retos a los que se enfrenta en su área de trabajo?

Cualquiera podría pensar en dificultades técnicas, eléctricas o mecánicas, pero si lo pensamos bien, el personal de Puesta en Marcha siempre trabaja con la presión de finalizar en plazo y recuperar los posibles retrasos de las etapas anteriores de construcción.

Esto obliga, sobre todo en los periodos de pruebas, a jornadas muy largas día tras día. Sin ir más lejos, en los últimos dos meses octubre ha habido responsables trabajando más de treinta horas seguidas. Todos ellos se merecen un reconocimiento especial que desde aquí quisiera dar.

La puesta en marcha de las infraestructuras de desalación y depuración son dos de las áreas más importantes dentro de su dirección en el área de Agua de ACCIONA. ¿Qué diferencias y similitudes existen entre estos dos ámbitos de trabajo?

La gran diferencia entre las plantas desaladoras y el resto de plantas de tratamiento de aguas es el proceso de ósmosis inversa (OI). En desalación, se utilizan las membranas de OI y en potabilización y depuración generalmente no. Las plantas desaladoras, además, disponen normalmente de muchos más señales e instrumentación, que las plantas de tratamiento de aguas convencionales no tienen. Esto hace que la carga de trabajo y cantidad de recursos necesarios para ponerlas en marcha sea más elevada que en otras plantas de tamaños similares. Esto hace también que la automatización de la planta sea más compleja y exigente. 

Estos dos últimos años han sido especialmente difíciles porque a nuestra actividad se han sumado la pandemia y las restricciones de movilidad

Pero además de la ósmosis inversa, otra de las diferencias entre ambas, la encontramos en la línea de fangos. En desalación prácticamente se resume en un rechazo de salmuera, mientras que en convencional se cuenta con todo un tratamiento de fangos (espesamiento, flotación, deshidratación, etc.) previo a la retirada final de planta.

Por otro lado, ¿cómo influye la transformación digital y tecnológica en los procesos implicados en las plantas?

Estos dos últimos años en concreto han sido especialmente difíciles porque a nuestra actividad se han sumado la pandemia y las restricciones de movilidad derivadas de la COVID-19, que nos ha obligado a buscar nuevas alternativas.

Por ejemplo, a mediados del pasado año iniciamos las pruebas de proceso y puesta en marcha del sistema de control de la desaladora de Al Khobar 1, en Arabia Saudí, de manera remota.

Para ello se estableció una conexión remota segura con el sistema de control de la planta. Gracias a ella, un equipo de especialistas distribuido en varias localizaciones de España pudo iniciar de forma remota las pruebas del sistema de control y ajuste del proceso. Así pudimos arrancar los primeros bastidores de ósmosis inversa e iniciar el envío de agua potable al sistema de distribución a pesar de las restricciones de movilidad impuestas por la pandemia.

Por último, ¿tiene ACCIONA en marcha alguna iniciativa para recudir la huella ambiental de las desaladoras y depuradoras?

Actualmente, ACCIONA tiene un ambicioso Plan Director de Sostenibilidad 2025 que se puso en marcha en el 2020, en el que por supuesto se incluyen numerosas acciones que llevan a la reducción de la huella de carbono.

Sus principales palancas de transformación y objetivos son:

  • Inversión de más del 90% del CAPEX expuesto en actividades taxonómicas.
  • Identificación de alternativas cero carbono en todas las categorías de compras.
  • Uso de energías renovables en el 100% de los proyectos en los que haya disponibilidad.
  • Aplicar Soluciones Basadas en la Naturaleza (NBS) iguales o equivalentes a la plantación y monitorización del crecimiento de un millón de árboles en cinco años, capaces de neutralizar la huella de carbono de ACCIONA en 2025.
  • Doblar el consumo de recursos renovables y reciclados y reducir a la mitad la cantidad de residuos destinados a vertederos.
  • Proyectos positivos en agua en el 100% de los proyectos en zonas de estrés híbrido.

El uso cada vez más habitual del lodo y el agua en la agricultura reduce el uso de fertilizantes, y con ello, la huella de carbono

A nivel grupo ACCIONA, la lista de acciones es enorme y, de hecho, así logró ACCIONA evitar entre 2016 y 2020 setenta millones de toneladas de CO2e: mediante edificación eficiente, servicios de movilidad, economía circular y ecosistemas urbanos.

En la línea de Agua, tenemos algunos ejemplos como es la IDAM Jebel Ali, en Dubai, recientemente puesta en marcha, que se enmarca en la Estrategia de Energía Limpia de Dubái 2050, y pretende reducir la huella de carbono para ser la menor del mundo en dicho año.

De forma genérica, en las depuradoras, el uso cada vez más habitual del lodo y el agua en la agricultura reduce el uso de fertilizantes, y con ello la huella de carbono.

En nuestras oficinas y proyectos, el paperless es una iniciativa enfocada a la reducción del consumo de papel en todos nuestros procesos.

Como ves, en ACCIONA estamos muy comprometidos con el medioambiente, estando presente en cada una de nuestras acciones.