Aqualia
Connecting Waterpeople

Gari Villa-Landa: "Las mujeres tenemos igualdad legal, pero queda mucho para la igualdad real"

487
7
(5)
  • Gari Villa-Landa: " mujeres tenemos igualdad legal, pero queda mucho igualdad real"

Sobre la Entidad

AEAS
Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento.
487

Gari Villa-Landa, Responsable de Asuntos Internacionales en AEAS, responde a las cuestiones de Mujeres y Agua en esta ocasión. En sus respuestas, toca todos los temas que afectan profesionalmente a la mujer: diferencia salarial, conciliación, paternalismo... 

Pregunta - En primer lugar, nos gustaría conocer en detalle su trayectoria profesional hasta el puesto que ocupa actualmente.

Respuesta - Antes de empezar a responder a las preguntas de esta entrevista, quiero daros las gracias por esta iniciativa y haber contado conmigo.

Estamos en un momento en el que se está empezando a hablar mucho de la brecha y la desigualdad de género, que tiene su componente más dramática en la violencia de género, pero que cuenta con mucho más como la desigualdad de oportunidades y de salarios en el ámbito profesional, los micromachismos o los estereotipos que hacen de freno para las niñas y las mujeres.

Tenemos que aprovechar esta inercia. Las mujeres de hoy tenemos el deber y la obligación de hablar abiertamente de esta brecha de género para empezar a construir un mundo y una sociedad más igualitarios, para nosotras mismas y para las mujeres del mañana.

He tenido que demostrar que soy una buena profesional siendo mujer, no ingeniero y joven

Soy Licenciada en Biología Molecular por la Universidad Autónoma de Madrid, y tengo un máster en Gestión Medioambiental, otro en Planificación y Gestión de Intervenciones de Cooperación para el Desarrollo y el último, que terminé el año pasado, es de Derecho de Aguas.

Mi primera experiencia profesional relacionada con el agua surgió hace 10 años. Tuve la enorme suerte de empezar a trabajar para la Dirección General del Agua, en la Secretaría Técnica Permanente de la Conferencia de Directores Iberoamericanos del Agua (CODIA). Creo que puedo decir que aterricé a lo grande en el mundo del agua. Los 3 años en la CODIA fueron una gran experiencia, personal y profesional, para no sólo aprender en materia de gestión del agua, sino también para apreciar el agua como un tema transversal en el que es necesario contemplar todas las esferas que participan (local, regional, nacional y supranacional). Ahí me cautivó la esfera internacional, de la que no he salido.

Después de esa experiencia seguí trabando durante algún tiempo en otros proyectos con la Dirección General del Agua, empezando a tratar aspectos normativos, como la armonización de la parte normativa de los planes hidrológicos del segundo ciclo, ente otros.

Hace casi 3 años empecé a trabajar en AEAS como Responsable de Asuntos Internacionales. Parece que fue una evolución casi natural, tenía que acabar trabajando en asuntos internacionales.

Es complejo explicar en qué consiste mi trabajo actual en unas pocas líneas. Como representante de AEAS en EurEau, debo hacer el seguimiento de las directivas e iniciativas europeas relacionadas con el sector del agua urbana; soy miembro del Consejo de Dirección de la “Water Governance Initiative” de la OCDE, donde trabajamos por el logro de una buena gobernanza del agua; asimismo, ejerzo de representante de AEAS en IWA, de la que AEAS es miembro de la Asamblea General; y, por último, soy responsable de la coordinación y organización de las iniciativas/actividades internacionales en las que AEAS participa.

Las mujeres de hoy tenemos el deber y la obligación de hablar abiertamente de esta brecha de género para empezar a construir un mundo y una sociedad más igualitarios

P. - En el sector del agua persiste una importante brecha de género. ¿A qué cree que se debe este problema?

R. - El mundo del agua, tanto en España como en el resto del mundo, ha estado dominado por ingenieros. Y las carreras de ingeniería han sido predominantemente carreras de hombres.

Creo que esto ha acarreado dos brechas, la de género y la del perfil profesional.

Afortunadamente, la visión holística que tiene el agua desde hace algunos años ha permitido que el mundo del agua requiera de otros perfiles profesionales, siendo cada vez más necesarios y frecuentes los equipos multidisciplinares.

Esto ha permitido una apertura a la inclusión de las mujeres al sector, pero muy enfocada a esos otros perfiles que no son los ingenieriles.

Por suerte, cada vez hay más mujeres en carreras tradicionalmente masculinas, lo que está favoreciendo el aumento de todo tipo de puestos ocupados por mujeres.

A estas razones más específicas del sector habría que añadir las desigualdades de género que existen en nuestra sociedad (que no sólo afectan al mundo laboral), que no hace sino incrementar la brecha en nuestro sector y en todos, lamentablemente.

Cada vez hay más mujeres en carreras tradicionalmente masculinas, lo que está favoreciendo el aumento de todo tipo de puestos ocupados por mujeres

Las mujeres siguen teniendo que soportar la mayor parte de las cargas familiares, lo que frena su inclusión en igualdad de condiciones en el mundo laboral. La conciliación familiar debería ser para hombres y mujeres, para permitir así la igualdad de responsabilidades, lo que conllevaría una mayor y real igualdad de condiciones laborales.

¿Por qué una mujer tiene que verse obligada a elegir entre ser madre y crecer como profesional? A pesar de la mayor inclusión de la mujer en el mundo laboral, sigue habiendo mucha disparidad en puestos de mayor nivel, puestos directivos, en todos los sectores, y en el del agua no iba a ser distinto.

Y no debemos olvidarnos de la brecha salarial entre hombres y mujeres. Hace poco se publicó un estudio que decía que comparando los salarios de hombres y mujeres para un mismo puesto, una mujer trabajaba sin cobrar un mes al año. Da que pensar.

En el editorial de “El País” del pasado domingo 11 de febrero “Una brecha real pero invisible” se indica que las mujeres perciben, como media, un 23% menos de salario que los hombres por desempeñar el mismo trabajo. Coincido completamente con el editorial cuando dice que no basta con denunciar esta desigualdad salarial que sufrimos las mujeres sino que hay que corregirla mediante la acción conjunta de los sindicatos, la administración y las empresas.

Las mujeres tenemos igualdad legal, pero queda mucho para lograr la igualdad real.

Las mujeres siguen teniendo que soportar la mayor parte de las cargas familiares, lo que frena su inclusión en igualdad de condiciones en el mundo laboral

P. - ¿Cuenta su entidad con programas y/o herramientas que fomenten la igualdad y se encaminen a cerrar dicha brecha?

R. - AEAS es una asociación en la que sólo trabajamos 11 personas, donde a pesar de no haber oficialmente un programa o herramientas que fomenten la igualdad, hay igualdad real en el número de mujeres y hombres trabajando: 5 mujeres y 6 hombres. Además, entre las mujeres que trabajamos en AEAS, 2 ocupamos puestos de responsabilidad, mi compañera Cristina Berasategui, como Responsable de Comunicación, y yo misma, llevando los temas internacionales.

Si nos fijamos en las comisiones técnicas, así como en los órganos de gobierno de AEAS, hay una menor representación de mujeres: no hay ninguna mujer como presidente de las Comisiones y apenas si hay mujeres en la Asamblea General y el Comité de Dirección. Me gustaría animar a todos nuestros asociados a fomentar una mayor participación de sus empleadas en los diferentes grupos de trabajo y órganos directivos de la Asociación.

P. - ¿Qué otras medidas (además de las contempladas por las empresas) serían, en su opinión, efectivas para alcanzar la paridad en el sector del agua?

R. - La paridad en el sector del agua, y en todos los sectores, pasa por un cambio de educación y de mentalidad en la sociedad. Tenemos el deber de educar a nuestros hijos (niños y niñas) de modo que ya sientan como algo natural la igualdad.

Hay que promover el empoderamiento económico y empresarial de las mujeres, logrando la igualdad salarial y las oportunidades de promoción

Son necesarias políticas reales que permitan la conciliación, tanto para hombres como para mujeres, para superar la brecha de género en el ámbito laboral. Si la maternidad y la paternidad fueran entendidas con las mismas responsabilidades, tal como sucede en algunos países (por ejemplo, los nórdicos), la maternidad dejaría de ser un freno para la carrera profesional de las mujeres. Y además, debe haber un cambio de mentalidad a este respecto en las empresas, dejando de “ver mal” que los padres tengan y disfruten de sus permisos de paternidad.

La flexibilización de horarios, sin que ello conlleve en ningún caso la reducción de la responsabilidad de los trabajadores, o el teletrabajo, siempre que sea posible, ayudan a conciliar la vida personal y la laboral, para todos, no sólo para las mujeres.

Hay que promover el empoderamiento económico y empresarial de las mujeres, logrando la igualdad salarial y las oportunidades de promoción.

En definitiva, hace falta compromiso político, empresarial y social para cerrar la brecha de género. Todos y cada uno de nosotros tenemos un papel que jugar en este proceso.

La visión holística que tiene el agua desde hace algunos años ha permitido que el mundo del agua requiera de otros perfiles profesionales, siendo cada vez más necesarios y frecuentes los equipos multidisciplinares

P. - Hablando en primera persona, ¿qué dificultades ha enfrentado a lo largo de su carrera por el hecho de ser mujer?

R. - Puedo decir que he tenido suerte en mi carrera profesional, aunque creo profundamente que la suerte en el ámbito profesional hay que trabajársela. Si no se es un profesional responsable, entregado y serio, la suerte no llamará a tu puerta. Pero las mujeres tenemos que demostrar por duplicado que somos buenas en lo que hacemos.

Tal como comentaba antes, yo aterricé en el mundo del agua en la CODIA. Tuve que trabajar mucho en América Latina, región donde la brecha de género es infinitamente mayor. He tenido que demostrar que soy una buena profesional siendo mujer, no ingeniero y joven (mucho más joven que muchos de los hombres con los que tuve que trabajar en la Región).

El trabajo bien hecho acaba dando paso al reconocimiento y al respeto profesional, pero es duro tener que luchar por demostrarlo en mayor medida que los hombres.

Soy bióloga molecular, tengo 3 máster, voy a empezar el doctorado y hablo 4 idiomas. Tengo 16 años de experiencia profesional, 10 de ellos trabajando en el sector del agua. Pero lamentablemente, a veces todavía tengo que demostrar que soy buena profesional. Dudo que muchos hombres con una trayectoria similar tengan que demostrar nada a estas alturas de su vida profesional.

Tal como han apuntado algunas de las mujeres que participan en este ciclo de entrevistas, a mí también me han tomado por la asistente de algún jefe, o por la traductora (como me pasó con una delegación de Tayikistán que vino a Madrid hace un par de años), y me han preguntado por mis planes de futuro (no los profesionales precisamente) en una entrevista de trabajo.

P. - ¿Qué otros desafíos cree que es prioritario abordar en el sector?

R. - Aunque actualmente en España tenemos unos servicios de agua urbana muy satisfactorios, nos enfrentamos a una serie de retos que de no ser abordados, pueden poner en peligro el objetivo de progresar en la eficiencia y la universalidad de los servicios del agua, asegurando el derecho humano al agua y la satisfacción de las demandas sociales de la ciudadanía.

Es duro tener que luchar por demostrarlo en mayor medida que los hombres

Es imprescindible realizar un esfuerzo inversor para mantener y renovar el patrimonio de infraestructuras del agua. Las infraestructuras del agua están envejeciendo, lo que conlleva el riesgo de perder los niveles actuales de calidad de los servicios de abastecimiento y saneamiento. Asimismo, es necesario invertir en obra nueva, principalmente instalaciones de depuración de aguas residuales, para cumplir con las obligaciones derivadas de la Directiva de Tratamiento de Aguas Residuales Urbanas y de la Directiva Marco del Agua (DMA). Dada la coyuntura económico-financiera actual, será́ preciso progresar en los mecanismos de colaboración público-privada para alcanzar dichos objetivos.

Muy relacionada está la necesidad de avanzar en la gestión de activos para asegurar unos servicios del agua eficaces, efectivos y resilientes.

Según establece la DMA, y para colaborar en el cumplimiento del anterior objetivo, es necesario que se implemente, efectiva y eficazmente, el principio de recuperación de costes.

Es necesaria la figura de un organismo o ente regulador independiente para disponer del soporte normativo que requerirán las demandas citadas. Entre sus objetivos deben estar el armonizar los niveles de prestación de los servicios y las estructuras tarifarias y fomentar la transparencia, el compromiso y la rendición de cuentas por parte de los prestadores de los servicios del agua, así como la participación de la ciudadanía. Asimismo, contribuirá́ a la seguridad jurídica de los actores involucrados. Esta figura asegura la continuidad de las ventajas del actual equilibrio competencial, a la vez que introducirá́ elementos de optimización de la eficacia y la eficiencia, de la sostenibilidad de la sensibilidad social.

A mí también me han tomado por la asistente de algún jefe, o por la traductora, y me han preguntado por mis planes de futuro (no los profesionales precisamente) en una entrevista de trabajo

Esta serie de demandas técnicas deberían ser englobadas en un pacto político entre las diferentes fuerzas parlamentarias.

Otro de los principales retos de nuestro sector es la comunicación con el usuario. Hay demasiada gente que todavía no sabe por qué tiene agua al abrir el grifo, agua que es completamente segura para su consumo, ni sabe qué pasa una vez las aguas residuales salen de sus casas. Creo que un buen ejemplo de ello es el problema ocasionado con las toallitas. Debemos de hacer de los ciudadanos los principales protectores y garantes de un bien tan necesario y escaso como el agua, entendedores de que lo que pagamos son los servicios del agua, y para ello debemos informar, educar y concienciar al ciudadano sobre el ciclo integral del agua.

Además de estos retos del sector urbano del agua, hay algunos que afectan al sector del agua entendido en su sentido más amplio.

Debemos evolucionar de la gestión del agua a la gobernanza del agua. Sólo mediante una buena gobernanza, en la que todos los actores estén realmente implicados y comprometidos, conseguiremos mitigar o superar la crisis de la seguridad del agua en la que nos encontramos, entendiendo por tal "la disponibilidad de una cantidad y calidad aceptables de agua para la salud, la vida, los ecosistemas y la producción, junto con un nivel aceptable de riesgos relacionados con el agua para las personas, el medio ambiente y la economía.

P. - En contraposición, ¿cuáles cree que son los mayores logros alcanzados en el sector?

R. - Sin lugar a dudas, España es un referente mundial en materia de agua.

Fuimos el primer país en gestionar el agua por cuencas, modelo que ha sido replicado a nivel mundial. La falta de agua nos ha hecho ser innovadores, no sólo en materia de tecnología, sino en modelos de gestión del agua, en modelos de negocio y en el desarrollo de las políticas de agua.

En poco más de 30 años se ha pasado a tener una cobertura total de acceso a agua potable y a unos servicios de saneamiento que permiten asegurar la salud humana y favorecer la protección del medio ambiente.

Somos país puntero en materia de desalación y reutilización.

Y nuestras empresas son las abanderadas de todo el conocimiento y experiencia en materia de agua en todo el mundo.

Creo que sólo nos falta terminar de creernos lo que muchos otros ya saben, que somos un ejemplo en materia de agua en el mundo (y eso no es arrogancia).

La redacción recomienda

17/07/2018 · Eventos · 123 3

Conclusiones sobre economía circular en el 8º Foro Mundial del Agua

16/05/2018 · Vídeos · 131 1

Gari Villa-Landa: "Los operadores del agua desde siempre han aplicado la economía circular"