Connecting Waterpeople

"Hasta 2018, el FCAS ha beneficiado de forma inmediata a más de dos millones y medio de personas"

2
462
  • " 2018, FCAS ha beneficiado forma inmediata más dos millones y medio personas"
    Aina Calvo, directora de AECID.
  • Fotos: Miguel Lizana/AECID.

Sobre la Entidad

AECID
La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) es el principal órgano de gestión de la Cooperación Española, orientada a la lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible. 

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
· 462
2

Uno de los mayores retos de nuestro tiempo es alcanzar la cobertura universal para el acceso al agua potable y al saneamiento. En muchas geografías, supone un desafío casi inalcanzable por falta de disponibilidad de las inversiones necesarias y/o conocimiento técnico. En estos casos, la cooperación resulta imprescindible para dotar de recursos y conocimientos técnicos que permitan construir y mantener sistemas de abastecimiento y saneamiento para la población más vulnerable.

Desde España, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) ha liderado este ambicioso objetivo. La implicación en este ámbito ha ido creciendo históricamente hasta culminar en el año 2007 en la creación del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento, con una dotación de 1.500 millones de dólares.

Entrevistamos a Aina Calvo, directora de AECID, para conocer la posición del agua en la estrategia de la Agencia y hacer balance del Fondo tras 12 años de su anuncio por José Luis Rodríguez Zapatero en la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile.

Pregunta: Sra. Calvo, ¿cuál ha sido su relación con el agua a lo largo de su carrera profesional?

Respuesta: Para una persona nacida en Palma de Mallorca, como es mi caso, el agua se convierte en una referencia vital que produce nostalgia cuando no se está cerca del Mediterráneo. También te compromete políticamente cuando se tienen responsabilidades públicas como las que yo ostenté siendo diputada al Parlamento de las Islas Baleares y posteriormente alcaldesa de Palma. Mi sensibilidad siempre ha estado cerca de la promoción de los derechos humanos y la cohesión social, y como derechos humanos que son, el agua y el saneamiento han sido por tanto una de mis preocupaciones. También lo han sido el consumo responsable y la gestión integral del agua.

Aina Calvo

P.- ¿Cuál es la situación del acceso al agua y al saneamiento en el mundo?

R.- El agua libre de impurezas y accesible para todos es parte esencial del mundo en el que queremos vivir. Sin embargo, aproximadamente 1.800 millones de personas en todo el mundo utilizan una fuente de agua potable contaminada y más del 80% de las aguas residuales resultantes de la actividad humana se vierte en los ríos o en el mar sin ningún tratamiento. Por otro lado, a pesar de que existe suficiente agua dulce en el planeta, actualmente su reparto no es el adecuado. Para el año 2050 se espera que al menos un 25% de la población mundial viva en un país afectado por escasez crónica y reiterada de agua dulce. Esto repercute en la seguridad alimentaria, los medios de subsistencia y la oportunidad de educación para las familias más desfavorecidas en todo el mundo.

Aunque afortunadamente se han hecho algunos avances en la última década, algunas de las cifras son estremecedoras: 2.400 millones de personas carecen de acceso a servicios básicos de saneamiento, como retretes y letrinas; 3 de cada 10 personas carecen de acceso a servicios de agua potable seguros y 6 de cada 10 carecen de acceso a instalaciones de saneamiento gestionadas de forma segura. Y también es un problema de género: las mujeres y las niñas son las encargadas de recolectar agua en el 80% de los hogares sin acceso a agua corriente.

Por ello, es necesario apoyar la Agenda 2030. La Agenda incluye como uno de sus objetivos prioritarios, en concreto el ODS 6, “garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”.

P.- ¿Qué papel tiene el agua en el Plan Director de la AECID?

R.- La Agenda 2030 es nuestro marco estratégico y el referente de la Cooperación Española para contribuir a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible (ODS). El V Plan Director, con vigencia hasta 2021, aborda la paulatina incorporación de la Agenda 2030 en la Cooperación Española. En relación al ODS 6, el Plan Director reafirma que el acceso al agua y saneamiento son derechos humanos y ayudan a la consecución de otros derechos.

Como objetivos principales nos planteamos lograr el acceso universal al agua potable, ampliando la red de servicios a través de la construcción de infraestructuras, así como la ampliación de la cobertura de servicios básicos de saneamiento e higiene y la mejora de la gestión integrada del agua, apoyando la gestión comunitaria y el fortalecimiento de las instituciones con las que trabajamos.

P.- ¿Qué temáticas y geografías tiene la AECID como prioridad en relación con el agua?

R.- La AECID es la institución veterana de la Cooperación Española. Estamos celebrando nuestro 30 aniversario y adaptando nuestra organización para seguir impulsando el desarrollo sostenible sin dejar a nadie atrás.

Hemos acumulado una gran experiencia en proyectos de agua y saneamiento en América Latina y Caribe a través del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento (FCAS). Este Fondo contempla esencialmente programas destinados a la dotación de servicios sostenibles a través de infraestructuras que garanticen el acceso al agua y saneamiento, al fortalecimiento de unos sistemas de gestión pública eficiente, transparente y participativa de los servicios, y al fortalecimiento de las instituciones y organismos públicos de los países receptores.

Las actuaciones más recientes alcanzan también a países del norte de África. Se ha diseñado un nuevo programa, el programa MASAR, orientado al sector del agua en Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Palestina, Jordania y Líbano. A través de este programa pretendemos capitalizar la experiencia y el prestigio de las administraciones españolas en la gestión del agua, así como la capacidad técnica acumulada por la Cooperación Española en América Latina y Caribe, y el trabajo previo en el ámbito medioambiental y agua en la región que desarrolló el programa Azahar.

El FCAS tiene una voluntad articuladora e inclusiva con los diversos actores en agua y saneamiento, tanto españoles como locales y multilaterales, con un claro liderazgo en las mesas de donantes de agua en varios países

P.- ¿Con qué actores trabaja AECID en la consecución de los ODS relativos al agua y al saneamiento?

R.- Para contestar esta pregunta, quiero recordar la prioridad que la Agencia otorga a facilitar el trabajo en alianza con diversos actores, que vertebra nuestra actuación y tiene, por tanto, su reflejo en nuestro trabajo en agua y saneamiento.

En primer lugar, quiero recordar la labor que venimos realizando en el Fondo del Agua y Saneamiento, pues lo consideramos una buena práctica en cuanto a la inclusión paulatina y sistematizada de diversos actores e instrumentos.

En 10 años de andadura, la labor de este Fondo ha fomentado las sinergias con otros actores del sector y, gracias a las alianzas, ha impulsado actuaciones complementarias en aspectos a los que el Fondo no llegaba inicialmente. Actualmente se denomina Gran Fondo a la suma de todas las iniciativas sobre agua y saneamiento de la AECID en América Latina y el Caribe, que multiplican el impacto a través de iniciativas como la cooperación técnica, la cooperación reembolsable, la delegación de fondos de la UE o la coordinación de otros instrumentos de la Cooperación Española que complementan políticas de agua, como la cooperación triangular, las subvenciones bilaterales o los canjes de deuda.

A través de la Cooperación Delegada se financian, por poner solo un par de ejemplos, proyectos como LAIF Nicaragua, donde AECID gestiona 50 millones de la UE en un programa global de 259 millones de euros para promover sistemas de agua y saneamiento en 19 ciudades del país; o el programa CIMAS, creado para favorecer la gestión del conocimiento e innovación en el sector del agua en Bolivia y que contempla la cooperación técnica de la UE y de España.

Asimismo, colaboramos con Aquafund, un fondo multidonante de cooperación técnica creado en 2008 y gestionado por el Banco Interamericano de Desarrollo, al que la AECID ha contribuido con más de 6 millones de euros, que desarrolla productos y plataformas de divulgación de conocimientos, aumentando la capacidad institucional de los países y brindando soporte a distintos estudios técnicos.

Por último, quiero recordar nuestro compromiso con la labor de promoción de los derechos al agua y al saneamiento que se lleva a cabo desde instancias multilaterales. En este sentido, hemos colaborado con la “Global Water Operators Partnership Alliance” (GWOPA) que es una entidad creada bajo ONU-HABITAT y que agrupa a organizaciones empresariales, públicas y público-privadas, relacionadas con la gestión del agua y saneamiento. Durante una serie de años hemos financiando su secretariado, situado en Barcelona, y es nuestro deseo seguir colaborando a través de otro tipo de proyectos con este mecanismo global creado para promover y apoyar a los operadores de agua en todo el mundo.

P.- En 2007, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero anuncia en la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado la creación de un Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento con una dotación de 1.500 millones de dólares. 12 años después, en grandes números, ¿qué objetivos se han conseguido?

R.- El Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento (FCAS) inició sus actividades en octubre de 2009. Algunas cifras sobre la magnitud de las operaciones hablan por sí solas: hasta la fecha se han desembolsado más de 790 millones de euros que han logrado atraer un aporte local total de 876 millones de euros, como contrapartida local para la ejecución de los programas, alcanzándose una inversión total de 1.656 millones de euros.

A través de la Cooperación Delegada de la UE, los programas del FCAS han servido para aportar fondos procedentes de la UE por un importe de casi 100 M €, que probablemente se amplíen con la preparación de dos operaciones más por 25 M€. Estos fondos promueven programas por un monto total de 403 M€.

Más allá de las cifras, este fondo ha tenido impactos clarísimos para el desarrollo en los países de destino. Hasta el año 2018, el FCAS ha beneficiado de forma inmediata a más de 2,5 millones personas. Además, se ha conseguido que casi 1.000 escuelas o casi 20 centros de salud dispongan de acceso nuevo o rehabilitado a agua potable, y casi 100 escuelas y 27 centros de salud tengan acceso nuevo o rehabilitado a saneamiento.

El FCAS, además, tiene como prioridad el trabajo con la población más vulnerable, que es aquella que vive en el ámbito rural y periurbano, y trabaja con el enfoque de la transversalización de género y la atención a la diversidad cultural.

P.- ¿Qué proyectos considera emblemáticos?

R.- Más que emblemáticos, me gustaría compartir las miradas integrales que en agua y saneamiento estamos realizando en tres países.

El primero es Bolivia, uno de los países de la región con más carencias respecto al agua y al saneamiento y uno de los más vulnerables al cambio climático, lo que provoca crisis cíclicas del agua con recurrentes sequías e inundaciones. La Cooperación Española apoya la gobernanza en el país echando una mano en la elaboración de la Estrategia Nacional de agua y Saneamiento para el área rural y pequeñas localidades, y también en la elaboración de la Estrategia Nacional de tratamiento de aguas residuales. Además, actualmente hay 4 programas de infraestructuras en marcha que pretenden dar acceso al agua y saneamiento a más de 470.000 personas, casi un 5% de la población y, en los últimos años, se ha dado un fuerte impulso al programa CIMAS de gestión de conocimiento en el ámbito de agua y saneamiento.

En República Dominicana, el FCAS pretende conseguir una mejora sustancial de los índices de cobertura y calidad de los servicios de agua y saneamiento en áreas rurales y periurbanas. Hasta ahora, este instrumento de la Cooperación Española ha aprobado una cartera global de 4 intervenciones en el país por un importe total de 59 millones de euros, de los cuales 33 millones son donaciones de España y el resto aporte local.

Un ejemplo de estos proyectos son las instalaciones de abastecimiento de agua potable en la comunidad de Nueva Esperanza, en la provincia de Monte Plata, a unos 55 kilómetros de Santo Domingo. La intervención entró en servicio hace 4 años para favorecer a un millar de vecinos, que hasta entonces solo disponían del agua potable que las autoridades locales les vendían dos veces al mes. Recientemente se ha revisado su nivel de funcionamiento para asegurar un seguimiento de su sostenibilidad, obteniendo resultados muy satisfactorios.

Por último, en Honduras un millón de personas no tiene acceso a agua limpia. Gran parte de las aguas servidas en las zonas más alejadas o vulnerables de Honduras no reciben ningún tipo de tratamiento y se descargan a los cauces naturales de las quebradas o barrancos o por las calles de las comunidades, generando contaminación ambiental y problemas de salud. El FCAS ha aprobado hasta el momento 6 intervenciones en Honduras por un importe total de 46,8 millones de euros, de los cuales 41,4 millones se corresponden con donaciones españolas.

Además, en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con el Gobierno hondureño, hemos impulsado 76 proyectos de agua y saneamiento que mejoran la vida de 75.000 personas en pequeñas localidades de Honduras.  

P.- ¿Cuál es el papel de la participación privada en el Fondo?

R.- El FCAS tiene una voluntad articuladora e inclusiva con los diversos actores en agua y saneamiento, tanto españoles como locales y multilaterales, con un claro liderazgo en las mesas de donantes de agua en varios países. A la vez, es reconocida la capacidad de este instrumento de la Cooperación Española para alinearse y utilizar procedimientos nacionales de los países socios. Aunque los fondos no son ligados y favorecen la concurrencia libre de corporaciones de todos los países, ha permitido sumar la participación de las empresas españolas del sector y su implicación en proyectos de desarrollo. Casi el 20% de los fondos han sido adjudicados a empresas españolas, destacando su presencia en países como Colombia, Nicaragua, Haití, Bolivia o Guatemala.

P.- La comunicación tiene un papel relevante en la sensibilización de la problemática relativa a la falta de acceso a agua y saneamiento. ¿Cuál es el enfoque de la AECID al respecto?

R.- Hace tiempo que tenemos la convicción de que la comunicación debe ser parte integral de todos nuestros proyectos, también en los relativos al agua y al saneamiento. Por ello, todas nuestras iniciativas prevén un plan de difusión. Explicar que sin acceso al agua potable no puede haber una vida digna es un objetivo primordial de AECID.

P.- España afronta un momento importante con la celebración de elecciones generales, autonómicas y municipales. ¿Qué mensaje le gustaría trasladar a los responsables políticos actuales y futuros respecto a la cooperación en la esfera del agua?

R.- Como responsable política en un organismo público en la actualidad, me permitirá que esta pregunta la traslade al nuevo gobierno que salga de las urnas. Pero, sin duda, la consecución de los derechos humanos al agua y al saneamiento y el cumplimiento del ODS 6 será una prioridad política y referente de la acción para cualquier nuevo equipo de Gobierno. Sin agua no hay vida ni hay desarrollo sostenible.

La redacción recomienda