Connecting Waterpeople

Derecho al agua y mínimo vital: experiencias del FCAS en Colombia

  • Derecho al agua y mínimo vital: experiencias FCAS Colombia
    ​Mesa redonda sobre “Derecho al agua y mínimo vital”, organizada durante el Congreso ANDESCO de prestación de servicios públicos en Colombia.
  • La Cooperación Española organiza una mesa redonda para debatir y compartir diversas iniciativas en la implementación de programas de Mínimo Vital de Agua.

Sobre la Entidad

AECID
La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) es el principal órgano de gestión de la Cooperación Española, orientada a la lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible. 

La Cooperación Española, a través del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento (FCAS), ha participado en el Congreso ANDESCO, un importante encuentro multisectorial en el que se ha debatido sobre el futuro de la prestación de servicios públicos en Colombia y que ha tenido lugar entre los días 7 y 9 de septiembre. Dentro de la programación del Congreso, el FCAS, junto con el Banco Interamericano de Desarrollo, ha moderado un evento centrado en el "Derecho al agua y mínimo vital", en el que se realizó un diálogo y posterior debate sobre las diversas experiencias nacionales en la formulación e implementación de Programas de Mínimo Vital de Agua.

El mínimo vital de agua es la a cantidad mínima de agua de la que cada persona debería disponer para atender sus necesidades más básicas dentro de su hogar. El objetivo de los programas que intentan garantizar este derecho es el de ofrecer este mínimo a la población más desfavorecida.

En el encuentro, moderado por Javier Romero Sanz por parte del Fondo del Agua, se contó con la participación de Maria del Rosario Navia en representación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Nadya Rangel Rada, Secretaria de Habitat de la Alcaldía de Bogotá, Leandro Jaramillo, gerente General de Aguas de Pereira y Diego Polanía, de la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento (CRA) de Colombia.

Por parte de la Alcaldía, Nadya Rangel Rada explicó el programa sobre Mínimo Vital de Agua potable llevado a cabo en la ciudad. Este Programa está contando con el apoyo del Fondo del Agua (FCAS) de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), a través de un programa bilateral denominado Propuesta metodológica para identificar a la población en estado de vulnerabilidad social para hacerlos beneficiarios del subsidio del mínimo vital de agua, en Bogotá D.C (COL-SECT-37). Esta intervención, que comenzó a ejecutarse en 2018, ha permitido estudiar y evaluar el impacto del programa, estableciendo una metodología de trabajo que puede ser extrapolable a otras ciudades y convertirse en un referente para su implementación. Posteriormente, desde el BID, a través del fondo multidonante Aquafund, en el que también participa España, se han llevado a cabo diversos estudios, como el titulado Prestación de Servicios de Agua y Saneamiento Asequibles para las Personas en Condición de Pobreza y Vulnerabilidad, en el que se analizan diversos estudios de caso en América Latina.

Evaluación del impacto del programa Mínimo Vital en Colombia

Por otro lado, a finales del pasado mes de agosto, tuvo lugar precisamente la primera mesa Distrital de trabajo organizada por la Secretaría del Hábitat de Bogotá para establecer los instrumentos de identificación de la población beneficiaria en el marco del Programa del Mínimo Vital de Agua potable para Bogotá, teniendo en cuenta su eficiencia e impacto fiscal.

En este encuentro, que reunió a las diferentes Secretarías de la Alcaldía de Bogotá, junto con el Fondo del Agua de la AECID, el Departamento Nacional de Planeación (DNP) y la Agencia Presidencial de Cooperación (APC), se presentaron los resultados de la consultoría de evaluación de la focalización e impacto del programa llevada a cabo con apoyo de la Cooperación Española, que generó apoyo técnico y financiero para determinar la pertinencia del programa en la selección de la población beneficiaria y los cambios que se producen en el consumo gracias al mismo, con el objetivo de focalizar el beneficio en quienes efectivamente lo necesitan.

Las conclusiones y resultados del encuentro serán utilizados para la formulación de políticas públicas para garantizar el derecho humano al agua y contribuirán, al mismo tiempo, al debate nacional sobre la pertinencia de establecer una Ley del Agua que permita adoptar el Programa del Mínimo Vital de Agua Potable a nivel nacional. 

La redacción recomienda