Connecting Waterpeople

Participación ciudadana: una herramienta imprescindible para el éxito de los programas de agua

1
131

Sobre la Entidad

AECID
La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) es el principal órgano de gestión de la Cooperación Española, orientada a la lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible. 
· 131
1
  • Participación ciudadana: herramienta imprescindible éxito programas agua

El enfoque de trabajo de la Cooperación Española en las diversas comunidades periurbanas y rurales impulsa la participación de la ciudadanía para la mejora de la gestión de recursos hídricos.

En muchas de las operaciones, los proyectos se presentan a las personas beneficiarias que participan activamente en las mismas. Esta se traduce de diversas maneras, por ejemplo, creando veedurías ciudadanas o vecinales como es el caso de Colombia, El Salvador o México, comités de apoyo a la construcción como en algunos programas rurales o a través de la consulta previa e informada como requiere el Convenio 169 de la OIT en programas realizados en comunidades indígenas de Paraguay. ​La población también recibe formaciones en higiene y uso del recurso durante la vida de los proyectos para incrementar la apropiación y efectividad de los sistemas. 

El ejemplo de Bolivia

En el Distrito 8 de El Alto (Bolivia), el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, con el apoyo del BID y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID),  pusieron en marcha la campaña comunicacional Conéctate a la ciudad que queremos. Esta buscaba promover la conectividad al alcantarillado sanitario dentro de las viviendas y el compromiso de las personas con el cuidado del agua y el ambiente.

Si bien la campaña incluyó la difusión de mensajes por medios masivos (radio y televisión), se estima que el mayor impacto se logró gracias a herramientas educativo-comunicacionales como presentaciones de teatro comunitario, ferias lúdicas, talleres de capacitación y visitas domiciliarias. Con ellas, los habitantes del Distrito 8 conocieron e interiorizaron la importancia del alcantarillado para la calidad de vida, a la vez que pudieron ver, experimentar y aprender de manera didáctica cómo llevar a cabo conexiones de bajo costo a corto plazo.

Uruguay

El Programa de Abastecimiento de Agua Potable a Pequeñas Comunidades y Escuelas Rurales, implementado en Uruguay por Obras Sanitarias del Estado (OSE) con el apoyo del BID y la AECID, se enfocó en la dotación de agua y saneamiento para unidades educativas en zonas dispersas.

Dentro del programa, se desarrolló un manual para la promoción del manejo responsable del agua[3] , a fin de concienciar a la población sobre los beneficios del agua limpia y dar a conocer las medidas de control de la calidad del recurso. El documento parte de la base de que todo buen servicio de agua potable debe cumplir con los "requisitos de las siete C": calidad, cobertura, cantidad, continuidad, condición, costo y cultura hídrica; pero también agrega un factor adicional, el cuidado responsable.

A través del manual y del material didáctico utilizado en los talleres de capacitación a la comunidad, se logró la aplicación de principios fundamentales de higiene personal y buen uso del agua, como el adecuado lavado de manos, en la totalidad de asistentes. Cabe mencionar que los participantes de los talleres eran, sobre todo, escolares de las unidades educativas de las zonas dispersas, potenciales agentes del cambio de comportamiento en sus hogares.

Organizaciones comunitarias

Como se puede observar, el desarrollo comunitario es un pilar fundamental de los programas que la Cooperación Española impulsa junto con el BID en Latinoamérica. En este sentido, la creación y fortalecimiento de organizaciones comunit​arias de servicios de agua, más de medio millar reportadas en los últimos diez años, es un paso fundamental para la sostenibilidad de los sistemas. No hay que olvidar que en toda América Latina existen más de 80.000 organizaciones comunitarias que llegan allí donde los estados no llegan y favorecen de forma autogestionada los servicios de agua y saneamiento para más de 70 millones de personas. Las intervenciones financiadas por el Fondo del Agua favorecen la conformación de estas organizaciones, su fortalecimiento, consolidación y apoyo técnico y legal  sobre el uso de los sistemas, la formación en fontanería, en cobro o la democracia interna de las Juntas. Las acciones se abordan teniendo en cuenta la perspectiva de género. Más de mil mujeres se han incorporado a los órganos de gestión en el marco de los sistemas que el Fondo ha desarrollado en los últimos diez años.

Las experiencias permiten demostrar que, más allá de las obras de infraestructura, las estrategias de comunicación creativa y desarrollo comunitario que incluyen el trabajo directo con las comunidades son un factor decisivo en la implementación y mejora de servicios de agua y saneamiento en América Latina. No hay que olvidar que los derechos al agua y al saneamiento requieren una atención explícita a las personas más desfavorecidas y marginadas, así como un énfasis en la participación, el empoderamiento, la responsabilidad y la transparencia.

La redacción recomienda

13/03/2020 · Cooperación Española · 28 1

Lideresas del agua en Bolivia

11/03/2020 · Cooperación Española · 41 1

Equidad de género y agua: experiencias de la Cooperación Española en Nicaragua