Aqualia
Connecting Waterpeople
Newsletters temáticos de iAgua
Tratamiento, Digitalización, Cambio Climático, Agro, Data, LATAM, México. ¡Elige el tuyo y suscríbete!

Agua Urbana y Nuevos Desafíos Municipales (Tercera parte)

3
167
  • Agua Urbana y Nuevos Desafíos Municipales (Tercera parte)

Sobre la Entidad

AGA
AGA
La Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua Urbana (AGA) agrupa a públicas, mixtas y privadas con gran VOCACIÓN por el SERVICIO PÚBLICO
Minsait
· 167
3

La Asociación Española de Empresas Gestoras de los servicios de Agua Urbana (AGA) ha celebrado una jornada de debate sobre “Agua Urbana y Nuevos Desafíos Municipales” en la que ha reunido a algunas de las administraciones con competencias en materia de agua, expertos, grupos políticos y entidades y asociaciones relacionadas con la gestión del agua.

El objetivo de esta jornada era poner sobre la mesa los grandes temas que ocupan y preocupan en la actualidad al sector y que conformarán los nuevos modelos de gestión a corto y medio plazo.

En la segunda mesa redonda, centrada en la nueva Gobernanza del Agua en la Transferencia Hidrológica, Josefina Maestu, asesora del Ministerio de Transferencia Ecológica, apostó por dos ideas claras. En primer lugar, la flexibilidad de los modelos para la gestión de la incertidumbre pudiendo tener margen de maniobra y de respuesta efectiva en función de las diferentes situaciones que puntual o inesperadamente puedan producirse. Y en segundo lugar, la implicación de la población local y del propio conocimiento local como ventaja para la toma de decisiones concretas.

Por su parte, Gustavo Vargas, representante del sindicato UGT, reivindicó que los trabajadores de las empresas implicadas en la gestión también deberían ser parte integrante activa de la nueva gobernanza del agua, y reclamó, así mismo, la garantía de subrogación por parte de los ayuntamientos. Por otro lado, se mostró en contra de una práctica desarrollada en diferentes municipios y empresas consistente en la subcontratación de determinados servicios considerados estructurales.

Posteriormente, Rocío Algeciras, representante de la asociación de consumidores y usuarios FACUA, también reivindicó la participación de los consumidores en la gobernanza del agua, subrayando que las decisiones deben tomarse con la participación de los ciudadanos. Para que ello se produzca, la información suministrada por las empresas gestoras debe ser transparente pero, sobre todo, clara y comprensible. Por último, añadió que el usuario (que no cliente) debe ser también consultado en asuntos relacionados con la planificación y la legislación, poniendo como ejemplo el reciente proceso participativo llevado a cabo los pasados meses por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para la redacción del nuevo Reglamento del Ciclo Integral del Agua de Uso Urbana.

Ramiro Aurín, director general del Observatorio de Usos Urbanos —OSUR—, indicó que, en primer lugar, hay que tener conciencia de los problemas, y el del cambio climático lo es ya, y que hay que saber adaptarse a ellos. Se hace necesaria, desde su punto de vista, una reforma de la gobernanza, fomentando el buen uso del agua, la reutilización y la reducción de la huella hídrica entre otras medidas. Así mismo, señaló que hay que pensar en el agua disponible y, a partir de ahí, en cómo gestionar nuestras necesidades. Para ello resaltó que se hace necesario un nuevo horizonte científico y tecnológico que dé respuesta a los nuevos problemas. “El conocimiento”, concluyó, “debe estar en el centro de la nueva gobernanza del agua”.

En lo que todos los integrantes de la mesa coincidieron fue en que una de las mejores maneras de combatir el cambio climático y la consecuente escasez de recursos hídricos era contar con unas redes de abastecimiento y saneamiento en buen uso. Para ello, todos coincidieron en la necesidad de inversión. Gonzalo Delacámara, coordinador del departamento de Análisis Económico del Agua en el Instituto IMDEA Agua y director académico del Foro de Economía del Agua, abogó por abandonar los debates estériles sobre los diferentes modelos de gestión, estancados en el discurso político y partidista, para centrarnos en debates prácticos y concretos, como, por ejemplo, el reparto de la carga económica. En ese sentido, destacó la importancia de preocuparse por atraer nuevos recursos para paliar el déficit de infraestructuras y de desarrollar una financiación de mantenimiento sostenible de los recursos disponibles. Así mismo, señaló a los precios como un mecanismo de financiación, siendo conscientes y trasladando el mensaje a la ciudadanía de por qué estamos pagando, cuáles son los servicios que se prestan. De esa manera, el debate sobre el aumento de las tarifas se centra en las necesidades concretas en cada territorio.

La redacción recomienda