Aqualia
Connecting Waterpeople
Newsletters temáticos de iAgua
Tratamiento, Digitalización, Cambio Climático, Agro, Data, LATAM, México. ¡Elige el tuyo y suscríbete!

Nuevos escenarios para la gestión del agua urbana

1
142
  • Nuevos escenarios gestión agua urbana
  • Fotografías: Pablo González-Cebrián/iAgua.

Sobre la Entidad

AGA
AGA
Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua Urbana
Web

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
Minsait
· 142
1

El pasado mes de febrero, y dentro de la programación de la Feria SIGA, nuestra Asociación organizó una jornada sobre “Agua Urbana y los Nuevos Desafíos Municipales”. Con ella pretendíamos poner sobre la mesa los grandes temas que ocupan y preocupan en la actualidad al sector, y que conformarán los nuevos modelos de gestión a corto y medio plazo.

AGA representa a las principales entidades del sector en nuestro país, tanto públicas como mixtas y privadas. Dichas entidades asociadas abastecen al 70 % de la población española, prestando servicio a más de 32 millones de habitantes. Todo ello supone una responsabilidad y un esfuerzo en la búsqueda de acuerdos, consensos y políticas a aplicar de manera conjunta en todos los asuntos que nos son comunes. En ese sentido, AGA pretende ser una figura dinamizadora y aglutinadora de este tipo de debates y puestas en común de ideas y soluciones.

El agua es un bien común y su importancia para el desarrollo de las personas queda patente con el reconocimiento por parte de la ONU del “derecho al agua potable y el saneamiento” como un derecho humano esencial.

En línea con este concepto, los operadores españoles han tenido siempre un acentuado sentido de servicio público. Además, han demostrado una sensibilidad especial hacia los colectivos más desfavorecidos, que se ha acentuado en los momentos más duros de la crisis económica. Esta sensibilidad se ha materializado a través de estructuras tarifarias específicas y los denominados Fondos de Solidaridad.

El sector del agua está pretendiendo transformar los nuevos problemas a los que debe enfrentarse en retos y oportunidades de mejora

Nuevos retos

Precisamente por ese sentido de servicio público, el sector del agua está pretendiendo transformar los nuevos problemas a los que debe enfrentarse en retos y oportunidades de mejora, con el fin último de ofrecer a los usuarios unas prestaciones de mayor garantía y calidad.

Y entre esos aspectos se encuentran la lucha contra el cambio climático, la nueva gobernanza del agua desde el punto de vista de la transición hidrológica y la necesidad de realizar una gestión participativa basada en la transparencia.

El cambio climático ya no es un asunto a tratar entre científicos y revistas especializadas. Se trata de una realidad a la que debemos adaptarnos. Tenemos que prepararnos para afrontar periodos de una extremosidad climática cada vez mayor y más frecuente. El sector del agua está comprometido con la lucha contra el cambio climático y con la adopción en su gestión de los retos de los ODS y la agenda 2030. Por ello, trabajamos en ajustar las demandas y las necesidades a los recursos disponibles, procurando la contención y la racionalidad en el gasto por un lado y, por otro, la búsqueda de alternativas para la reutilización de dichos recursos. La tecnología es nuestra mejor aliada para la detección y reparación de las fugas existentes en las redes. Asimismo, la puesta en marcha de periódicas campañas de concienciación de la ciudadanía ya sabemos que tiene un resultado muy positivo en lo que a ahorro se refiere. Es algo ya muy extendido en las grandes ciudades que, a pesar de aumentar su población, el consumo global se mantiene estable o incluso disminuye.

También hemos de abordar de manera plena y global el proceso de descarbonización. Nuestros modelos de producción deben someterse a una profunda transición aprovechando todos los avances que la tecnología nos ofrece. El agua es, por un lado, un bien muy pesado. Por otro, tiene el inconveniente de que debe ser transportado a lo largo de muchos kilómetros. Ese traslado continuo, en muchas ocasiones a través de bombeos, requiere de mucha energía. Lo mismo sucede con la depuración y la reutilización.

Concienciados plenamente con todo lo que conlleva el cambio climático, desde el sector llevamos años esforzándonos porque dicha energía sea lo más verde posible. Muchas empresas están alcanzando cuotas realmente significativas en lo que a autosuficiencia energética se refiere gracias a sus aprovechamientos hidroeléctricos, utilización de biogás, microturbinas, etc… De manera paralela, el uso del viento y del sol como fuentes de energía debe ser una medida alternativa a tener en cuenta en nuestros procesos productivos.

Los distintos operadores del ciclo urbano del agua ofrecen un servicio cualificado, tecnificado y, en definitiva, muy satisfactorio

En este sentido, AGA pide insistentemente a las autoridades competentes la modificación o eliminación de los impuestos que obstaculicen el aprovechamiento energético de las instalaciones. Desde la asociación se defiende que el sistema impositivo ha de ir siempre orientado a fomentar la autosuficiencia energética. Solo de esta manera se alcanzará un desarrollo basado realmente en una economía verde.

Un tercer reto, ligado a todo lo comentado anteriormente, es el de desarrollar plenamente la economía circular, dándole una segunda vida tanto al agua que utilizamos (a través de la reutilización) como a los desechos resultantes de la depuración, convirtiéndolos en abonos y fertilizantes, por poner un ejemplo. Cada vez nuestros sistemas de depuración logran una mayor calidad en el agua regenerada. Se trata por tanto de un agua que, una vez devuelto al cauce el volumen necesario para mantener su buen estado ecológico, todo el sobrante puede ser reutilizado para diferentes y variados usos, favoreciendo así a otros sectores productivos. De hecho, nuestras depuradoras están empezando a convertirse en biofactorías para usos posteriores de sus subproductos obtenidos.

De manera paralela, hablando de economía, debemos resaltar la importancia que en este sector tiene la economía de escala. El hecho de que diferentes municipios cercanos en el territorio aúnen sus esfuerzos e inversiones para una gestión compartida supone una gran ventaja y un ahorro importante. Baste citar el caso del Canal de Isabel II, de gestión supramunicipal y un modelo único en el mundo al que los municipios madrileños se adhieren libremente, y un modelo que está siendo copiado en numerosos países.

Por último, debemos saber dar respuesta a las nuevas demandas de la ciudadanía, la cual está mucho más preparada que la de hace décadas, requiere tener conocimiento de lo que hacen sus administraciones y quiere formar parte de la toma de decisiones. Para ello deberemos fomentar una gestión más participativa basada, en primer lugar, en ofrecer una información clara, transparente y precisa; y, en segundo lugar, abrir nuestros órganos de decisión a diferentes colectivos (asociaciones de usuarios, expertos, Universidad, etc.) que con sus diferentes demandas y sensibilidades pueden hacer que la gestión revierta en mayores beneficios para la ciudadanía.

Reclamaciones

Los distintos operadores del ciclo urbano del agua ofrecen un servicio cualificado, tecnificado y, en definitiva, muy satisfactorio. Y además lo hacen a un precio muy bajo. Para que la situación se mantenga en este buen estado, hay una serie de reclamaciones que pueden considerarse ya como históricas del sector y que han de acometerse a la mayor brevedad posible por parte de las autoridades competentes.

En primer lugar, aumentar la inversión y hacerlo de forma sostenida, tanto en el mantenimiento y renovación de las infraestructuras existentes como en la construcción de las nuevas y necesarias. También, apoyándose en los mecanismos tarifarios oportunos, avanzar en la recuperación de costes contemplada en la Directiva Marco del Agua. En tercer lugar, establecer un órgano regulador independiente para la armonización de los niveles de prestación de servicios y estructuras tarifarias. Con ello se conseguirá un servicio aún mejor para el conjunto de la sociedad. Y, por último, alcanzar un pacto político a nivel nacional entre las distintas fuerzas parlamentarias que aúne las reclamaciones anteriores, establezca un marco de estabilidad en materia de agua con un horizonte a largo plazo y que de impulso definitivo a la tecnología y la innovación.

Las empresas que forman parte de AGA gozan de liderazgo empresarial reconocido a nivel mundial en el sector. La asociación seguirá trabajando para que este liderazgo se mantenga y se siga prestando así un servicio óptimo a todos los usuarios.

La redacción recomienda

14/03/2019 · Información · 34 1

Jornada AGA en SIGA (26 de febrero de 2019)