Aqualia
Connecting Waterpeople

Acuerdo entre la ACA y la AMB para activar el terciario de la depuradora del Llobregat

394
1
(1)
  • Acuerdo ACA y AMB activar terciario depuradora Llobregat
    Imagen de la rueda de prensa.
  • Esta medida permitirá incrementar las reservas estratégicas en situación de sequía, aportando agua de calidad en el río en lugar de verterla al mar, y creando una barrera contra la infiltración salina, entre otros usos ambientales.
  • El convenio de colaboración entre la Agencia Catalana del Agua (ACA) y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) que se someterá el jueves a la aprobación del Consejo de Administración de la ACA garantiza la financiación para la explotación del sistema terciario del Llobregat.
  • La ACA aportará la financiación hasta un máximo de 4,5 millones de euros (en función de los volúmenes de agua atraque) para garantizar su explotación, así como la adecuación de las instalaciones.
  • El acuerdo contempla también la creación de un grupo de expertos para analizar y consolidar los usos del agua del sistema terciario del Llobregat de manera continua y no sólo en sequía.

Sobre la Entidad

Agencia Catalana del Agua
Agencia Catalana del Agua, empresa pública de la Generalitat de Cataluña encargada de su administración hidráulica que actúa como organismo de sus cuencas internas.
Sofrel

La Agencia Catalana del Agua (ACA) y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) han cerrado el acuerdo para incorporar al ciclo hidrológico las aguas tratadas en el sistema terciario de la depuradora del Llobregat.

Este acuerdo, que ha sido presentado por la secretaria de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Marta Subirà y el vicepresidente del Área de Medio Ambiente del AMB, Eloi Badia, -acompañados del director de la ACA, Jordi Agustí; el director general de Políticas Ambientales y Medio Natural, Ferran Miralles; el gerente de la ACA, Luis Ridao, y el director del Servicios del Ciclo del Agua de la AMB, Juan R. Vázquez-, será sometido el jueves a la aprobación del Consejo de Administración de la ACA y se articulará mediante la firma del correspondiente convenio de colaboración por parte de ambas administraciones, con el objetivo de garantizar la financiación para la explotación del sistema terciario del Baix Llobregat y el resto de instalaciones asociadas.

La necesidad de garantizar unas reservas de agua mínimas el máximo tiempo posible en los embalses, especialmente en situación de sequía como la actual, requiere tener 100% operativas las instalaciones del sistema terciario de la depuradora del Llobregat que se construyeron en su momento para poder aumentar los caudales que circulan por el río y, también, contribuir a la recarga de los acuíferos -ya que son reservas estratégicas- así como también a aportar caudales ambientales en las lagunas del Valle Bajo y Delta del Llobregat o frenar la intrusión salina del mar.

Esta medida permitirá cerrar el ciclo hidrológico y dar nuevos usos a una parte de los caudales de la depuradora del Bajo Llobregat que actualmente se vierten al mar.

Estas instalaciones -de titularidad de la Generalitat de Cataluña- consisten en la planta de tratamiento terciario del efluente de la depuradora de El Prat del Llobregat, los pozos contra la intrusión salina, la planta desalobradora de Sant Boi, las balsas de recarga del Valle Bajo del Llobregat y las tuberías de bombeo al río (hasta el azud de Molins de Rei) que se construyeron durante la última sequía con aportación de fondos de cohesión (85%) y de la Generalitat de Cataluña 15%). 

Esta medida permitirá cerrar el ciclo hidrológico en dar nuevos usos a una parte de los caudales de la depuradora del Bajo Llobregat que actualmente se vierten al mar

La planta de tratamiento terciario de la depuradora del Llobregat tiene una parte que funciona por sistema de ósmosis inversa. La instalación puede llegar a producir hasta 2 m3/s, que es el consumo equivalente de agua para una población cercana al millón de habitantes (el equivalente del 25% de la demanda del Área Metropolitana de Barcelona).

Las condiciones cualitativas del agua para realizar estos usos, de acuerdo con la autorización de vertido de 28 de noviembre de 2017 de la ACA, son más exigentes que las de vertido a mar, razón por la que hay someter el agua de la depuradora a un tratamiento adicional (sistema terciario), antes de ser transportada hasta los nuevos puntos de vertido, ya sea en el río, en las lagunas o los pozos contra la intrusión salina.

La ACA garantiza la financiación hasta 4,5 millones de euros

La ACA, a través de este convenio de saneamiento, financiará los costes de explotación de la planta de postratamiento terciario de la depuradora del Llobregat, cuantificados en 2,5 millones de euros, con la posibilidad de incorporar 1 millón de euros más en caso de que hubiera de incrementar la producción de agua para aportar mayor caudal en el río o en el resto de usos en situación de la sequía. Adicionalmente, se dispondrá de otro millón de euros en caso de que se tengan que llevar a cabo actuaciones de mejora y adecuación de las instalaciones existentes.

En cuanto a su producción, se determinan tres modelos de funcionamiento:

Normalidad: Con las reservas en situación de normalidad se activaría el agua del postratamiento (sistema terciario) para crear una barrera contra la intrusión salina y garantizar la calidad de esta masa de agua estratégica. Cabe recordar que los acuíferos del Valle Bajo del Llobregat pueden aportar en situación de sequía tanta agua como la desalinizadora.

Prealerta y alerta (entre el 70 y el 35% de reservas): las aportaciones del sistema terciario de la depuradora del Llobregat servirían para frenar la intrusión salina y el resto de usos como los usos agrícolas, ambientales o municipales.

Excepcionalidad (25%) y Emergencia (20%): Aportación como agua de cabecera, aguas arriba del azud de Molins de Rei para disponer de más recursos en el río para volver a ser captados y potabilizados, cerrando así el ciclo hidrológico, en lugar de verterlos al mar.

En cualquier caso, el volumen de agua a producir será variable según el estado hidrológico y será establecido mensualmente por la Agencia Catalana del Agua . Los cambios de régimen serán comunicados al Área Metropolitana de Barcelona con una antelación de 2 meses y esta se encargará de hacer el seguimiento de los niveles del agua tratada de acuerdo con la autorización de de vertido de la ACA para cada uno de los diferentes usos.

El acuerdo entre la ACA y la AMB contempla también la creación de un grupo de expertos (ACA, Departamento de Salud y AMB) con el objetivo de planificar la hoja de ruta que determine el funcionamiento de la planta y por analizar la posibilidad de adelantar la aportación de agua en el tramo final del río Llobregat en continuo y no únicamente en los periodos de excepcionalidad de la sequía.

La redacción recomienda