Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Confederación Hidrográfica del Segura
Almar Water Solutions
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
SCRATS
Catalan Water Partnership
IAPsolutions
ESAMUR
HRS Heat Exchangers
Schneider Electric
Fundación Botín
Idrica
Likitech
Grupo Mejoras
RENOLIT ALKORPLAN
Rädlinger primus line GmbH
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
FLOVAC
Saint Gobain PAM
Kamstrup
Global Omnium
ADASA
ISMedioambiente
Filtralite
ACCIONA
Barmatec
IRTA
ICEX España Exportación e Inversiones
Hidroconta
AECID
Asociación de Ciencias Ambientales
Baseform
KISTERS
Hach
TEDAGUA
TRANSWATER
Sacyr Agua
Cajamar Innova
EPG Salinas
ONGAWA
Ingeteam
TecnoConverting
GS Inima Environment
Red Control
Amiblu
AMPHOS 21
Agencia Vasca del Agua
s::can Iberia Sistemas de Medición
CAF
Minsait
Innovyze, an Autodesk company
DATAKORUM
Molecor
Aqualia
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Sivortex Sistemes Integrals
FENACORE
Xylem Water Solutions España
Fundación Biodiversidad
LACROIX
AGS Water Solutions
ADECAGUA
Lama Sistemas de Filtrado
Fundación CONAMA
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Vector Energy
J. Huesa Water Technology

Se encuentra usted aquí

Argentina, preocupada por la contaminación de sus aguas por los restos de viagra

  • Argentina, preocupada contaminación aguas restos viagra
    Los autores del estudio Alberto Capparelli, Nasly Delgado, Damián Marino y Agustín Navarro, científicos de la Universidad Nacional de La Plata.
  • Junto con un antiepiléptico, es uno de los dos principales fármacos que se detectan en aguas superficiales, lo que podría tener consecuencias ambientales y sobre la salud humana. Ahora, científicos de La Plata desarrollaron un método para removerlos.

Los efectos del sildenafil, el principio activo del Viagra y de otras 22 marcas de medicamentos para la disfunción eréctil que se comercializan en Argentina, quizás no terminen en la cama. Informes del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIM), dependiente de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), revelan que, junto a una droga para la epilepsia, es uno de los dos fármacos con más presencia en las aguas superficiales de Argentina, incluyendo ríos, arroyos y lagos, lo que podría tener consecuencias negativas sobre el ecosistema y la salud humana.

“En estudios ecotoxicológicos realizados en efluentes de aguas residuales en Argentina, en las que se detectaron estos contaminantes emergentes, se observó estrés oxidativo en las branquias y el hígado de peces, así como cambios metabólicos, daño histológicos y neurológicos”, indicó a la Agencia CyTA-Leloir Nasly Delgado, becaria doctoral del CONICET en el grupo del doctor Damián Marino en el CIM.

Delgado agregó: “Por esta razón, y pensando en posibles consecuencias también para la salud humana, es preciso proteger los cuerpos de agua de nuestro país y del mundo”.

Con ese objetivo en mente, los investigadores del centro platense ensayaron y presentaron una tecnología capaz de remover de las aguas ambos contaminantes. “Aunque se han obtenido resultados muy satisfactorios en escala piloto, hacen falta algunos experimentos en periodos de tiempo más prolongados antes de que pueda transferirse al mercado”, sostuvo Delgado, una ingeniera ambiental graduada en la Universidad del Cauca, en Colombia.

Según describe la revista “Journal of Environmental Management”, los científicos probaron un método basado en el uso de carbón activado en polvo (CAP), que logró remover más del 85% de las trazas de sildenafil y carbamazepina después de 8 horas de contacto. En contraposición, la tecnología habitual con carbón activado granulado o CAG adsorbió y extrajo menos del 10% de ambos contaminantes en ese mismo lapso.

Desde hace alrededor de tres años, los investigadores de La Plata vienen desarrollando esta tecnología para aplicarla en las plantas de tratamiento de aguas residuales domésticas como un proceso terciario o de “pulimiento”, aunque no descartan su aplicación como filtro en aguas potables.

“De todos modos, lo ideal sería poder remover estos contaminantes antes de que ingresen a los cuerpos de agua y causen efectos negativos en el ecosistema”, subrayó Delgado. Se estima que, en países como Argentina, menos del 20% de las aguas residuales reciben un tratamiento previo antes de ser descargadas a ríos, arroyos y otros cuerpos de agua.

Del avance también participan Marino, Alberto Capparelli y Agustín Navarro, directores del estudio y también investigadores de la UNLP.