Aqualia
Connecting Waterpeople
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Elmasa Tecnología del Agua
NOVAGRIC
Control Techniques
HANNA instruments
NaanDanJain Ibérica
Consorcio de Aguas de Asturias
Fundación We Are Water
UPM Water
Fundación CONAMA
AECID
Grupo Mejoras
STF
Ingeteam
Aqualia
TecnoConverting
Lama Sistemas de Filtrado
Saint Gobain PAM
Prefabricados Delta
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
biv Innova
IIAMA
Blue Gold
Kamstrup
ITC Dosing Pumps
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
SCRATS
Schneider Electric
Isle Utilities
Likitech
Sacyr Agua
J. Huesa Water Technology
CAF
Saleplas
Ulbios
VisualNAcert
ICEX España Exportación e Inversiones
Insituform
ESAMUR
ISMedioambiente
Redexia network
LACROIX
Fundación Biodiversidad
FLOVAC
Rädlinger primus line GmbH
TEDAGUA
Asociación de Ciencias Ambientales
BACCARA
UNOPS
AZUD
ADECAGUA
Hach
ACCIONA
FENACORE
Barmatec
Regaber
AGENDA 21500
Baseform
Red Control
Hidroconta
Aganova
GS Inima Environment
Cajamar Innova
Miya Water
Laboratorios Tecnológicos de Levante
EPG Salinas
Filtralite
Elliot Cloud
Aigües Segarra Garrigues
Cibernos
Global Omnium
Xylem Water Solutions España
Almar Water Solutions
Minsait
Agencia Vasca del Agua
BELGICAST by TALIS
DuPont Water Solutions
EMALSA
s::can Iberia Sistemas de Medición
Molecor
Confederación Hidrográfica del Segura
Fundación Botín
Idrica
IAPsolutions
Vector Motor Control
Grundfos
Gestagua
Bentley Systems
ABB
Catalan Water Partnership
DAM-Aguas

Prácticas eficientes de conservación del suelo y el agua, claves del misterio de la ciudad maya de Tikal

  • La plaza principal de Tikal (Wikipedia/CC).
    La plaza principal de Tikal (Wikipedia/CC).
  • Tikal fue uno de los núcleos urbanos más importantes del reino Maya, pero hasta ahora los científicos no han sabido cómo lograron subsistir sus habitantes en un ambiente de bosque tropical.
  • Según un nuevo estudio, la clave estuvo en practicar formas intensivas de agricultura, como el riego, la construcción de terrazas y el cultivo de quema y roza, junto con técnicas agroforestales y de conservación de agua cuidadosamente controladas.

Sobre la Entidad

Agencia Sinc
El Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) es la primera agencia pública de ámbito estatal especializada en información sobre ciencia, tecnología e innovación en español.
Molecor

Prácticas eficientes en el uso del suelo permitieron sostener a lo largo de varios siglos a la población de la importante ciudad maya de Tikal, asentada en un bosque tropical de la actual Guatemala, según un estudio publicado recientemente por científicos de Estados Unidos, México y Guatemala en la revista científica PNAS.

El surgimiento de sociedades complejas y el uso sostenible de la tierra asociado a los centros urbanos ha sido un foco de investigación para antropólogos, geógrafos y ecólogos. Tikal se considera una de las principales organizaciones políticas del antiguo reino Maya y, sin embargo, cómo la ciudad fue capaz de mantener a su población sustancial en medio de un ambiente de bosque tropical ha sido un tema de debate no resuelto entre los investigadores durante décadas.

Los investigadores encabezados por David L. Lentz presentan en este trabajo una evaluación cuantitativa de las estrategias de agricultura, agroforestería y manejo de agua que utilizaron los habitantes de esta ciudad maya. Tal y como detallan, “los habitantes de Tikal practicaron formas intensivas de agricultura, incluyendo el riego, la construcción de terrazas y el cultivo de quema y roza, junto con técnicas agroforestales y de conservación de agua cuidadosamente controladas”.

La zona productiva circundante a Tikal no tenía la capacidad de resistencia para soportar las sequías del siglo noveno.

Así, la evidencia empírica sugiere que estos mayas optimizaron el paisaje para proporcionar el sustento a una población relativamente grande en una comunidad urbana preindustrial.

Publicidad

De la sequía al abandono

Esta optimización de la productividad del paisaje, sin embargo, supuso un alto coste, un ambiente menos resistente que se basó en una confianza completa en la precipitación anual. A partir del uso de depósitos minerales recopilados en cuevas de la región, los investigadores han podido deducir que se produjeron episodios persistentes de bajas precipitaciones durante la segunda mitad del siglo noveno, lo que coincide “sorprendentemente” con el levantamiento del último monumento de la ciudad, en el año 869, y su abandono final.

De este modo, a pesar del cuidadoso manejo del terreno, esta población maya “pudo haber exacerbado las condiciones de sequía a través de actividades de tala de bosques”, según los autores.

Los resultados de la investigación también revelan que la zona productiva circundante a Tikal no tenía la capacidad de resistencia para soportar las sequías del siglo noveno. Así, la estrategia de gestión de recursos utilizada cesó para proporcionar una alimentación adecuada, combustible y agua potable a la población del periodo Clásico Tardío de cara a los períodos prolongados de sequía. Como resultado, se produjo un desorden social y el abandono.

Como detallan los investigadores, “estos resultados ofrecen perspectivas esenciales para abordar la cuestión de por qué algunas ciudades prosperan mientras que otras se reducen”.

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda