Aqualia
Connecting Waterpeople
Blue Gold
AECID
IAPsolutions
Minsait
Bentley Systems
Elliot Cloud
Catalan Water Partnership
s::can Iberia Sistemas de Medición
Aganova
BACCARA
Terranova
NOVAGRIC
Sacyr Agua
Grupo Mejoras
ISMedioambiente
UPM Water
ITC Dosing Pumps
Miya Water
ABB
Saint Gobain PAM
Barmatec
TEDAGUA
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
STF
FENACORE
Hidroconta
Ingeteam
BELGICAST by TALIS
FLOVAC
Schneider Electric
biv Innova
Lama Sistemas de Filtrado
Redexia network
DAM-Aguas
Cajamar Innova
Cibernos
ICEX España Exportación e Inversiones
Smagua
Hach
Fundación We Are Water
Idrica
Asociación de Ciencias Ambientales
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Xylem Water Solutions España
TecnoConverting
Global Omnium
Isle Utilities
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Agencia Vasca del Agua
Gestagua
LACROIX
Insituform
Almar Water Solutions
Fundación Biodiversidad
VisualNAcert
Kurita - Fracta
NaanDanJain Ibérica
Molecor
Aigües Segarra Garrigues
ADECAGUA
Baseform
Prefabricados Delta
Fundación CONAMA
AZUD
Innovyze, an Autodesk company
Elmasa Tecnología del Agua
Regaber
J. Huesa Water Technology
ACCIONA
Red Control
Aqualia
Filtralite
Vector Motor Control
Grundfos
Consorcio de Aguas de Asturias
Rädlinger primus line GmbH
Fundación Botín
IIAMA
CAF
AGENDA 21500
Ulbios
GS Inima Environment
SCRATS
CALAF GRUP
EMALSA
DuPont Water Solutions
Likitech
HANNA instruments
UNOPS
ESAMUR
Saleplas
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Control Techniques
Confederación Hidrográfica del Segura
Kamstrup
EPG Salinas

La genética de los lagos de Aigüestortes supera a la de la superficie de los océanos

  • Estany de Bergús (2.449 metros de altitud) con aguas frías, extremadamente pobres en alimento y sometidas a elevadas dosis de radiación ultravioleta. / JC Auguet
    Estany de Bergús (2.449 metros de altitud) con aguas frías, extremadamente pobres en alimento y sometidas a elevadas dosis de radiación ultravioleta. / JC Auguet

Sobre la Entidad

Agencia Sinc
El Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) es la primera agencia pública de ámbito estatal especializada en información sobre ciencia, tecnología e innovación en español.

Los investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han podido abordar por primera vez el estudio de comunidades microbianas sin necesidad de catalogar o identificar de forma individual las especies gracias a la información genética que han recuperado directamente de los ambientes naturales.

“Esto nos permite caracterizar de manera sinóptica, como un todo, los sistemas microbianos y observar, mediante una herramienta objetiva, cómo se organizan y funcionan las comunidades biológicas y si merecen o no de ser explotados o conservados”, explica Emilio Casamayor, investigador en el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CSIC).

Además, “es una aproximación muy útil para avanzar en el conocimiento de la ecología y evolución del mundo microbiano pero también tiene aplicaciones en estudios de bioprospección o de conservación”, añade el experto.

El estudio, realizado en los lagos de alta montaña de Aigüestortes, ha permitido comparar los datos obtenidos a través de la nueva herramienta con estudios previos sobre la microbiota de la parte más superficial (hasta cinco metros de profundidad) de los océanos.

Los resultados, publicados en la revista Molecular Ecology, muestran que mientras la variabilidad química y geológica de los océanos es muy homogénea en superficie a lo largo de miles de kilómetros, en los lagos alpinos protegidos de Aigüestortes esta variabilidad es muy alta en distancias cortas (pocos kilómetros).

“Es una zona de contacto de tres tipos de sustratos geológicos, y esto la hace peculiar respecto a otras zonas alpinas. Todos estos factores permiten que se desarrollen especies muy distintas en distancias muy cortas, acumulando en conjunto una gran riqueza genética. También nos permite plantearnos por primera vez la posibilidad de desarrollar estudios de conservación con seres microscópicos”, señala Casamayor.

Microorganismos que trabajan en cadena

Los microorganismos fueron los primeros seres vivos en aparecer en la Tierra hace más de 3.000 millones de años. Desde entonces han estado interaccionando con la química y la geología del planeta y han aprendido a utilizar un amplísimo repertorio de fuentes de energía y de alimento para su supervivencia.

“Su diversidad no se encuentra en su forma o tamaño, sino que se esconde en su metabolismo que se encuentra codificado bajo una amplísima variabilidad genética. Ese metabolismo, que se combina como un trabajo en cadena en las comunidades microbianas, es el que mantiene viable la biosfera”, concluye el investigador del CSIC.

Redacción iAgua

La redacción recomienda