Aqualia
Connecting Waterpeople
IIAMA
Filtralite
IAPsolutions
Agencia Vasca del Agua
Saleplas
Kurita - Fracta
Kamstrup
Elmasa Tecnología del Agua
NOVAGRIC
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Ingeteam
AECID
Blue Gold
SCRATS
NaanDanJain Ibérica
Sacyr Agua
TecnoConverting
Gestagua
Likitech
Fundación Biodiversidad
Confederación Hidrográfica del Segura
STF
LACROIX
EPG Salinas
Asociación de Ciencias Ambientales
FLOVAC
AZUD
Barmatec
CAF
GS Inima Environment
Isle Utilities
Minsait
Control Techniques
ADECAGUA
TEDAGUA
Terranova
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
CALAF GRUP
Ulbios
Red Control
Rädlinger primus line GmbH
Innovyze, an Autodesk company
Aqualia
Smagua
DuPont Water Solutions
Saint Gobain PAM
Fundación We Are Water
Cibernos
Hach
Baseform
ISMedioambiente
ITC Dosing Pumps
FENACORE
Elliot Cloud
BACCARA
DAM-Aguas
ICEX España Exportación e Inversiones
Schneider Electric
Catalan Water Partnership
Aganova
ESAMUR
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Lama Sistemas de Filtrado
Aigües Segarra Garrigues
UNOPS
ABB
Regaber
AGENDA 21500
Idrica
Grundfos
BELGICAST by TALIS
J. Huesa Water Technology
Molecor
Xylem Water Solutions España
Almar Water Solutions
VisualNAcert
Laboratorios Tecnológicos de Levante
UPM Water
s::can Iberia Sistemas de Medición
Vector Motor Control
Bentley Systems
Grupo Mejoras
Fundación CONAMA
Prefabricados Delta
Global Omnium
Redexia network
biv Innova
ACCIONA
EMALSA
Insituform
Cajamar Innova
HANNA instruments
Consorcio de Aguas de Asturias
Hidroconta
Miya Water
Fundación Botín

Cómo enseñar a las vacas a ir al baño puede ayudar a combatir el cambio climático

  • Cómo enseñar vacas ir al baño puede ayudar combatir cambio climático
  • El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero.
  • Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.

Sobre la Entidad

Agencia Sinc
El Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) es la primera agencia pública de ámbito estatal especializada en información sobre ciencia, tecnología e innovación en español.
ABB

Aunque el amoníaco de los desechos de las vacas no contribuye directamente al cambio climático, cuando se filtra en el suelo se convierte en óxido nitroso, el tercer gas de efecto invernadero más contaminante. Para evitar este daño indirecto, en una granja de Alemania han enseñado a las vacas a ir al baño.

El objetivo es simple: evitar que se acumulen y propaguen por el suelo las heces y orina de las vacas, que combinados generan este gas. Cuando se filtra, contamina el suelo y los cursos de agua locales. La agricultura es la mayor fuente de emisiones de amoníaco, y la ganadería representa más de la mitad de esa contribución.

La idea es de un equipo internacional de investigadores del Instituto de Investigación de Biología de Animales de Granja (FBN) en Alemania y de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda), cuyos resultados han sido publicados en la revista Current Biology.

El estudio ha demostrado que las vacas pueden ser entrenadas para ir al baño, lo que permite recoger y tratar los desechos, mantener el establo limpio, reducir la contaminación del aire y crear granjas más abiertas y respetuosas con los animales.

“Normalmente se asume que el ganado no es capaz de controlar la defecación o la micción, pero como muchos otros animales de granja, es bastante inteligente y puede aprender mucho. ¿Por qué no van a poder aprender a usar el retrete?”, plantea Jan Langbein, etólogo del FBN y autor principal del estudio.

Las vacas son inteligentes

Para enseñar a los terneros a hacer sus necesidades, los investigadores idearon el entrenamiento “MooLoo” que consiste en recompensar a los terneros cuando orinan en la letrina y en conseguir que asocien el hecho de hacerlo fuera de la letrina con una experiencia desagradable.

“Como disuación, primero utilizamos unos auriculares en el oído y reprodujimos un sonido muy desagradable cada vez que orinaban fuera. Pensamos que esto molestaría a los animales, pero no fue efectivo. Al final, lanzarles un chorrito de agua funcionó bien como disuasión”, explica Langbein.

A las pocas semanas, los investigadores habían entrenado a 11 de los 16 terneros de la granja que, sorprendentemente, mostraron un nivel de aprendizaje comparable al de los niños, y superior al de los niños muy pequeños.

Ahora que los científicos saben cómo entrenar a las vacas para que hagan sus necesidades, quieren trasladar sus resultados a granjas reales y explotaciones ganaderas con el ánimo de que “en unos años todas las vacas sepan ir al baño”, concluye Langbein.

Redacción iAgua

La redacción recomienda