Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Fundación Botín
Asociación de Ciencias Ambientales
AMPHOS 21
Cajamar Innova
Barmatec
Aganova
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Sivortex Sistemes Integrals
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
ISMedioambiente
AGENDA 21500
Consorcio de Aguas de Asturias
Red Control
Amiblu
Esri
ADECAGUA
Grupo Mejoras
EPG Salinas
Ingeteam
IRTA
ACCIONA
LACROIX
J. Huesa Water Technology
Molecor
CAF
TRANSWATER
s::can Iberia Sistemas de Medición
Agencia Vasca del Agua
ANFAGUA
DATAKORUM
Prefabricados Delta
Saint Gobain PAM
Vector Energy
MonoM by Grupo Álava
Almar Water Solutions
Gestagua
Idrica
TFS Grupo Amper
Hidroconta
EMALSA
AGS Water Solutions
LABFERRER
Siemens
Catalan Water Partnership
Hidroglobal
Lama Sistemas de Filtrado
ICEX España Exportación e Inversiones
SDG Group
Autodesk Water
Aqualia
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
Likitech
TecnoConverting
IAPsolutions
Fundación Biodiversidad
ONGAWA
ADASA
RENOLIT ALKORPLAN
ESAMUR
NTT DATA
AECID
Kamstrup
Arup
Smagua
Confederación Hidrográfica del Segura
Fundación CONAMA
FLOVAC
Global Omnium
Schneider Electric
Xylem Water Solutions España
KISTERS
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Baseform
HRS Heat Exchangers
FENACORE
Sacyr Agua
Terranova
Filtralite
SCRATS
Hach
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
GS Inima Environment
MOLEAER
Rädlinger primus line GmbH
Minsait
TEDAGUA

Se encuentra usted aquí

Una nueva investigación muestra cómo pudo Venus perder su agua

  • nueva investigación muestra cómo pudo Venus perder agua
    Venus pudo tener océanos de agua en su pasado remoto (ilustración de la izquierda), pero hoy es un mundo seco y abrasador rodeado de nubes de ácido corrosivo (derecha, imagen real captada por la nave espacial Mariner 10).
    NASA/JPL-Caltech.
  • El abrasador planeta gemelo de la Tierra está seco. Además de las altísimas temperaturas que evaporaron sus recursos hídricos, las simulaciones por ordenador apuntan a otro culpable: el ion HCO+, del que pueden salir disparados hacia el espacio los átomos de hidrógeno, uno de los dos componentes del H₂O. Futuras misiones al ‘lucero del alba’ podrían confirmarlo.​

Sobre la Entidad

Agencia Sinc
El Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) es la primera agencia pública de ámbito estatal especializada en información sobre ciencia, tecnología e innovación en español.

Los científicos sospechan que hace miles de millones de años, durante la formación de Venus, este brillante planeta que se suele ver al amanecer y al anochecer recibió tanta agua como la Tierra. Pero en algún momento se produjo una catástrofe.

Casi todo el agua de Venus se evaporó por el efecto invernadero más potente del sistema solar, pero el culpable de que se pierda la que quedó en la alta atmósfera es el ion HCO+

Las nubes de dióxido de carbono (CO2) de su atmósfera desencadenaron el efecto invernadero más potente del sistema solar, que elevó la temperatura de su superficie hasta los 482 ºC (o 900 °F). En este proceso, casi toda el agua de Venus se evaporó y la mayor parte se perdió en el espacio.

“Este escape hidrodinámico probablemente eliminó casi tanta agua como la que hay hoy en la Tierra”, explica a SINC la investigadora Eryn Cangi, del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial (LASP) de la Universidad de Colorado en Boulder, EE. UU.

Pero esa antigua evaporación no puede explicar por qué ahora Venus es tan seco, ni por qué sigue perdiendo la poca agua que le queda. “Como analogía, digamos que si vierto el agua de mi botella, aún deberían quedar algunas gotas”, comenta otro investigador del LASP, Michael Chaffin, pero en la realidad hay mucho menos: “Venus tiene 100.000 veces menos agua que la Tierra, a pesar de tener básicamente el mismo tamaño y masa”.

Venus tiene 100.000 veces menos agua que la Tierra, a pesar de tener básicamente el mismo tamaño y masa, Michael Chaffin (U. Colorado Boulder)

Si se tomara toda el agua de nuestro planeta y se esparciera como mermelada sobre una tostada, se obtendría una capa líquida de unos 3 kilómetros de profundidad. Sin embargo, si hiciéramos lo mismo en Venus, donde toda el agua está atrapada en el aire, acabaríamos con solo 3 centímetros, apenas suficiente para mojarse los dedos de los pies. Volviendo a la analogía de la botella, las gotas que quedaron dentro también desaparecieron y el planeta se secó. 

La molécula HCO+ es la clave

El culpable, según el estudio que publican esta semana Chaffin, Cangi y otros científicos de las universidades de Colorado y Arizona en la revista Nature, es un escurridizo ion: HCO+, formado por un átomo de hidrógeno, otro de carbono y un tercero de oxígeno.

En las altas atmósferas planetarias, como las de Venus y Marte (donde también se ha observado el fenómeno), el agua se mezcla con el dióxido de carbono para formar ese ion. Ahora, mediante simulaciones por ordenador, los autores han descubierto que sus átomos de hidrógeno pueden salir disparados hacia el espacio a través de un proceso conocido como recombinación disociativa.

Los átomos de hidrógeno del ion HCO+ pueden salir disparados hacia el espacio, y ya no quedan disponibles para formar H₂O

El HCO+ se produce constantemente en ese medio gaseoso, pero los iones individuales no sobreviven mucho tiempo. Los electrones de la atmósfera encuentran estos iones y se recombinan para dividirlos en dos. En el proceso, los átomos de hidrógeno se desprenden y es cuando pueden escapar al espacio, privando a Venus de uno de los dos componentes del agua (H2O). De esta forma se estima que pierde aproximadamente el doble de agua al día en comparación con lo que se pensaba hasta ahora.

“La recombinación disociativa del HCO+ elimina los últimos 10-100 m de agua del planeta (tendrían esa profundidad si se dispusieran en una capa), y es muy importante para cerrar la brecha entre el estado final aún húmedo del escape hidrodinámico y la muy seca atmósfera actual”, explica Chaffin, “entender cómo funciona este proceso de escape ayudaría a comprender las fuentes actuales de agua atmosférica y la cronología de cualquier océano superficial pasado, si es que existió”.

Venus está hoy seco gracias a la pérdida de agua al espacio en forma de hidrógeno atómico. En el proceso de pérdida dominante, un ion HCO+ se recombina con un electrón, produciendo las moléculas de CO (azul) y los átomos de H (naranja) que salen disparados. / Aurore Simonnet / Laboratory for Atmospheric and Space Physics / University of Colorado Boulder

Pero el ion nunca se ha detectado

Sin embargo, este descubrimiento tiene un matiz importante: nunca se ha observado el HCO+ alrededor de Venus, seguramente porque nunca se ha contado con los instrumentos necesarios, según los autores.

Mientras que docenas de misiones han visitado Marte en las últimas décadas, muchas menos naves espaciales han viajado al gemelo de la Tierra, y ninguna llevaba sensores de esta molécula. “Una de las conclusiones sorprendentes de este trabajo es que debería encontrarse entre los iones más abundantes de la atmósfera de Venus”, afirma Chaffin.

“Sería extremadamente valioso disponer de medidas directas del HCO+ en la atmósfera superior mediante espectroscopia de masas –añade–, junto con espectroscopia ultravioleta de alta resolución sensible a los muy rápidos átomos de hidrógeno producidos por la recombinación disociativa. Estos instrumentos tendrían que transportarse en una nueva misión, aportando una perspectiva de todo el planeta que ayudaría a las actuales misiones previstas de la NASA (DAVINCI y Veritas) y la ESA (EnVision) a desentrañar la historia del agua de Venus”.

Instrumentos capaces de detectar el ion HCO+ podrían viajar en futuras misiones a Venus y confirmar lo que plantea este estudio

En el caso de la misión DAVINCI (Deep Atmosphere Venus Investigation of Noble gases, Chemistry, and Imaging) dejará caer una sonda a través de la atmósfera del planeta hasta la superficie. Su lanzamiento está previsto para finales de esta década, pero no podrá detectar HCO+.

“La recombinación de este ion es dominante en la pérdida de agua en Venus porque la gravedad del planeta, similar a la del nuestro, suprime otros mecanismos de pérdida, lo que convierte a este en el mejor laboratorio del sistema solar para el estudio de procesos que podrían limitar la habitabilidad de planetas similares a él en todo el cosmos”, concluye Chaffin.

“En trabajos anteriores, demostramos que la recombinación de este ion es responsable de alrededor del 10 % de la pérdida de agua en Marte, y en Venus hoy es el proceso dominante porque su gravedad, similar a la de la Tierra, suprime otros mecanismos de pérdida”, apunta Chaffin, “y esto convierte a Venus en el mejor laboratorio del sistema solar para estudiar procesos que podrían limitar la habitabilidad de planetas similares en todo el cosmos”. 

Por su parte, Cangi añade: “En otros planetas o lunas del sistema solar, probablemente no veríamos exactamente el mismo proceso en funcionamiento, pero es probable que también se produzca la recombinación disociativa de otras moléculas. Sin embargo, si el hidrógeno no es importante en esos planetas o lunas, es posible que entre esas moléculas no se encuentre el hidrógeno”.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda

21/06/2024 · Investigación

New Catalyst Unveils the Hidden Power of Water for Green Hydrogen Generation

25/01/2024 · Investigación

Las aguas subterráneas se agotan de forma acelerada en todo el planeta