41 municipios y URA se reúnen para coordinarse en las labores de mantenimiento de ríos

37
0
  • 41 municipios y URA se reúnen coordinarse labores mantenimiento ríos
    Vitoria-Gasteiz.20.10.2015. Foto: Willy Casero.

Sobre la Entidad

Agencia Vasca del Agua
Agencia Vasca del Agua, organismo dependiente del Gobierno Vasco y encargado de la gestión hidráulica ejerciendo de organismo de cuenca en las Cuencas Internas del País Vasco.

La Agencia Vasca del Agua y 41 municipios de Euskadi se han reunido hoy en Vitoria-Gasteiz para sentar las bases para la coordinación de las labores de mantenimiento de cauces de los ríos y arroyos mediante la firma de convenios de colaboración.

El objetivo no es otro que el de aunar esfuerzos, concretar una planificación conjunta y acometer actuaciones coordinadas que permitan una mejora ambiental de los cauces, márgenes y riberas; preeminentemente en los entornos urbanos de los ríos.

Los municipios convocados a la reunión son aquellos que se mostraron interesados en iniciar esa colaboración propuesta por parte de URA a todos los municipios de la CAPV: Asparrena, San Millan/Donemiliaga, Zalduondo, Barrundia, Agurain/Salvatierra, Arrazua/Ubarrundia, Elburgo/Burgelu, Iruraiz-Gauna, Alegria-Dulantzi, Iruña Oka/Iruña de Oca, Erriberagoitia/Ribera Alta, Lanciego/Lantziego, Villabuena de Alava/Eskuernaga, Leza, Amurrio, Laudio/Llodio, Bilbao, Balmaseda, Zalla, Mungia, Maruri-Jatabe, Gatika, Amorebieta-Etxano, Bermeo, Busturia, Ea, Donostia/San Sebastián, Errenteria,Legorreta, Andoain,Tolosa, Legazpi.

La reunión ha permitido a los municipios conocer de primera mano cómo se procederá a coordinar las labores en los diferentes grupos de trabajo y la interlocución con los municipios que se requerirá.

Concertación institucional para la puesta en valor de un espacio público

Como cabe esperar, es en los tramos urbanos donde la ciudadanía más demanda una actuación de mantenimiento de cauces. En este entorno la realización de estas labores competen tanto a la administración local como a la administración autonómica —en virtud de las competencias en materia de ordenación territorial que detenta— y compete a la administración hidráulica otorgar las autorizaciones y los condicionados a los Ayuntamientos, Asociaciones o particulares para acometer estas labores.

De ahí que se hayan comenzado a formalizar convenios de colaboración que redunden tanto en la conservación, recuperación, restauración y mejora ambiental en los tramos urbanos, como en el mantenimiento de la capacidad hidráulica de las infraestructuras sobre los cauces, dando respuesta a una extendida preocupación entre la ciudadanía.

Asimismo, la reunión ha permitido compartir una reflexión sobre un entorno cuyo buen estado no conoce de límites competenciales: la concepción del río como espacio público urbano al que como sociedad hemos de dejar de dar la espalda y ver en él un espacio de gran valor ambiental, paisajístico; y que requiere concitar esfuerzos para su cuidado y mejora.

URA ha recordado que la vegetación de ribera adecuada es condición imprescindible para conseguir el buen estado ecológico de los ríos, y que el servicio de mantenimiento de cauces ha de emplearse preeminentemente en su recuperación y consolidación.

Por último, URA ha puntualizado que el servicio de mantenimiento de cauces nunca solucionará las potenciales afecciones de las inundaciones; éstas se producen porque las aguas altas no caben en el cauce de aguas bajas, y por tanto reclaman el territorio que en demasiadas ocasiones hemos ocupado: de ahí la necesidad de preservar las zonas inundables de usos sensibles que podrían verse afectados por las crecidas.

Asimismo, la reunión sirvió para recordar que:

  • Los cauces de aguas bajas no pueden acoger los caudales de las aguas altas, que recurrentemente reclaman su territorio.
  • El mantenimiento de cauces reduce las afecciones de las inundaciones en puntos localizados, pero no resuelve por sí mismo las inundaciones.
  • A mayor ocupación de zonas inundables, menor umbral de seguridad y mayor afección ambiental del territorio y el ecosistema fluvial.

Comentarios