Aprobado el inicio de las actuaciones en la zona regable de la ampliación de la primera fase del Canal de Navarra

91
0
91

(Navarra) El Gobierno de Navarra ha aprobado en su sesión de este miércoles el inicio de las actuaciones para el desarrollo de la zona regable de la ampliación de la primera fase del Canal de Navarra. Las actuaciones, que se realizarán a través de la sociedad pública INTIA, posibilitarán la adjudicación de la construcción y explotación de las infraestructuras de interés general para la puesta en riego de 15.275 nuevas hectáreas ubicadas en las riberas de los ríos Arga y Ega.

La fórmula de financiación de los trabajos se licitará en julio de 2013 - para su elección, INTIA realizará un estudio de viabilidad- y la firma del contrato tendrá lugar en diciembre. Se estima que el riego en las primeras fincas se iniciará a mediados del año 2015

De acuerdo con las previsiones, la fórmula de financiación de los trabajos se licitará en julio de 2013 - para su elección, INTIA realizará un estudio de viabilidad- y la firma del contrato tendrá lugar en diciembre. Se estima que el riego en las primeras fincas se iniciará a mediados del año 2015.

De este proyecto se beneficiarán 15 localidades: Andosilla (1.422 hectáreas), Azagra (1.245), Berbinzana (338), Cárcar (1.404), Falces (872), Funes (1.602), Larraga (2.300), Lerín (1.085), Lodosa (254), Mendigorría (302), Miranda de Arga (1.056), Oteiza (298), Peralta (1.441), San Adrián (767) y Sesma (889).

Financiación público-privada

Como se recordará, la ampliación de la zona regable del Canal de Navarra a las riberas del Arga y del Ega fue acordada por la comisión de seguimiento Navarra-Estado en julio de 2012. Dicha ampliación, unida a las modificaciones introducidas en el diseño de la segunda fase, incrementan en un 11,4%, hasta las 59.160 hectáreas, la zona regable total (53.125 ha del proyecto original), sin hacer necesario un incremento de caudal concesional, establecido en 340 hectómetros cúbicos, debido al ahorro de los consumos de agua que suponen las modernas técnicas de riego.

Esta ampliación de la primera fase se concreta en dos proyectos complementarios. Por un lado, la sociedad pública estatal Canasa construirá el ramal Arga-Ega, de 21,4 kilómetros que abastecerá la zona regable, con una inversión estimada de 42,5 millones entre 2013 y 2015. Las tuberías arrancan en el término de Artajona, atraviesan Larraga y finalizan en Lerín.

Por otro lado, se debe desarrollar la zona regable, a la que hace referencia el acuerdo de hoy. Dentro de ella, el coste de las inversiones correspondientes a las obras de interés general de la ampliación de la primera fase -financiadas en un 90% por la Administración Foral y el 10% restante por los regantes- ascienden a 128 millones de euros. Además, el Gobierno de Navarra destinará 47 millones a la subvención de la instalación en parcela por los regantes

Según las actuaciones aprobadas por el Ejecutivo, INTIA gestionará la licitación de la construcción y explotación de dicha zona regable (tuberías de sector y zona, concentración parcelaria y medidas correctoras del impacto ambiental).

A tal fin, INTIA elaborará el estudio de viabilidad que analizará la fórmula de financiación público-privada más adecuada para la ejecución de los trabajos, con un horizonte temporal de la explotación de 20 años. Para ello se valoran dos fórmulas: el sistema concesional y la creación de una sociedad de economía mixta. Estas fórmulas constituyen el único camino que marca la legislación europea para poder afrontar el nuevo escenario económico actual para la construcción de infraestructuras públicas.

Asimismo, INTIA también redactará el anteproyecto de construcción de las infraestructuras de interés general, y elaborará los pliegos de cláusulas técnicas para la construcción y explotación de las obras. Además, asumirá los trabajos de concentración parcelaria.

El convenio que deberá firmar el Gobierno de Navarra con INTIA también contempla el nombramiento de un delegado de la Administración foral en la entidad adjudicataria para la supervisión de las obras.

Por otro lado, el Gobierno de Navarra deberá abordar este año el Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal de la ampliación de la primera fase y la correspondiente declaración de impacto ambiental, cuya tramitación está ya iniciada en ambos casos.

Una vez finalizada la construcción de las obras, el Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local formulará la declaración de puesta en riego. Al término del plazo de explotación, las obras serán entregadas a las comunidades de regantes usuarias.

Optimizar la inversión en el Canal de Navarra

La ampliación de la primera fase en 15.275 hectáreas se adoptó ante la necesidad de optimizar la inversión en las márgenes derecha e izquierda del río Ebro (ahorro con las modernas técnicas de riesgo respecto a los valores previstos inicialmente, incremento de los costes energéticos, solapamiento de áreas regadas por el Canal de Lodosa o eliminación de hectáreas a cotas altas con costes de bombeos inasumibles). La actuación también permitirá, de acuerdo con los planes del Ejecutivo, elevar la competitividad de las explotaciones agrarias y su integración con la agroindustria.

La ampliación, que cuenta con manifestaciones de apoyo de ayuntamientos y comunidades de regantes, se concretó el pasado 5 de septiembre, cuando el Gobierno de Navarra acordó la inclusión de su zona regable en la relación de actuaciones del Plan de Regadíos de la Comunidad Foral de Navarra y declaró la actuación de utilidad pública e interés general.

Hasta el momento, ha finalizado la construcción de la primera fase del Canal – solo resta terminar la central hidroeléctrica de inicio del Canal- y su zona regable para la puesta en riego de 22.363 hectáreas.

Comentarios